viernes, 30 de septiembre de 2016

Influencias reales en Harry Potter



Cartel promocional de la película Harry Potter y las Reliquias de la Muerte Parte 2.
Harry Potter es una de las series de libros más famosas de las últimas décadas. Creada por J. K Rowling, la cual la ambientó en su Gran Bretaña natal, narra la vida de un joven mago, Harry Potter, huérfano desde que tenía un año por la maldad de Lord Voldemort, un mago malvado que desea hacerse con el poder en el mundo de los magos. Lo interesante de Rowling es cómo integró ese ficticio mundo mágico en un contexto de normalidad, ya que los magos viven con sus propios gobiernos al margen de los no mágicos (a los que llaman muggles), quienes no saben nada de los magos gracias a la discreción de estos y a su capacidad mágica. 

Así, Rowling trata en sus libros principalmente a los magos pero siempre teniendo en cuenta a los no mágicos, puesto que Harry vive en verano con sus tíos maternos, muggles. El resto del año acude a un colegio interno presumiblemente en la región de Escocia, Hogwarts, que es en donde se desarrolla la mayor parte de las tramas de los libros. 

Rowling, además de tomar como referencias a otros libros de temática fantástica  y modificarlos levemente, incorpora elementos mitológicos y mágicos tradicionales (por ejemplo, en Harry Potter hay criaturas mágicas del folklore europeo como duendes, centauros, etc). Sin embargo, en este post nos vamos a centrar especialmente en los elementos inspirados por situaciones reales y que ella reflejó particularmente en sus novelas haciendo a Harry Potter una serie mucho más que fantástica. Ni qué decir tiene que este post incluye spoilers para quienes no hayan leído los libros ni visto las películas. 

Comencemos por el tema del racismo. En Harry Potter se inicia este tema prácticamente desde el principio. En Harry Potter y la Piedra Filosofal, se menciona muy brevemente, pero Draco Malfoy, rival de Harry en los libros,  menciona que a Hogwarts solo deberían acudir los hijos de magos, impidiendo el acceso a los hijos de muggles. Rowling profundiza en esto en el segundo libro, Harry Potter y la Cámara Secreta, en donde es el tema principal: de los cuatro fundadores de Hogwarts, Slytherin se negó a acoger a los hijos de muggles porque los consideraba unos traidores y creó una cámara secreta en el colegio, en donde vivía un monstruo que controlaría su descendiente para expulsar a los hijos de muggles del castillo. Por tanto, hay un tema de sangre y legitimidad para ser mago muy interesante. Se abre la cámara secreta en ese segundo libro y el monstruo comienza, efectivamente, a atacar por orden del heredero de Slytherin a los que considera tienen “sangre sucia”: una limpieza étnica que nos suena real por los nazis, que consideraban que si las personas de raza aria se mezclasen con los judíos y otros “inferiores” estarían abocados a la extinción.  Así, el racismo está presente en Harry Potter hasta el final en base a la persecución e incluso asesinato de hijos de muggles y de no mágicos por parte de los que creen que los magos son una raza superior. 
Mensaje tenebroso contra los hijos de muggles: "La cámara de los secretos ha sido abierta, enemigos del heredero...temed".
 

Otro aspecto interesante en los libros de Harry Potter es el tema de los hombres lobo y su enfermedad. No es una idea original de Rowling ya que los llamados licántropos son parte de la mitología escandinava. En la misma, son hombres que han sido mordidos por un hombre lobo y a partir de ahí cada luna llena se convierten en lobos agresivos que no responden ante nada ni nadie y no pueden controlar sus impulsos asesinos. Este tema aparece por primera vez en Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. En este tercer tomo llega un nuevo profesor a Hogwarts, Lupin, que finalmente resulta que es un hombre lobo pero controlado gracias a una poción que le vuelve inofensivo aunque no impide su conversión en lobo. Así el profesor puede impartir clases en el colegio sin peligro. Nadie sabe que es un hombre lobo porque en el mundo mágico esa categoría es defenestrada y rechazada por miedo al contagio de la enfermedad. Así, los hombres lobo difícilmente tienen trabajo estable, como es el caso de Lupin, que acaba dimitiendo al final del libro. Esto recuerda un poco a personas con enfermedades reales que son injustamente discriminadas y por ello deben vivir con su enfermedad en silencio, como es el caso de la Hepatitis o del VIH. 

El actor David Thewlis interpreta a Remus Lupin en las películas. 


En Harry Potter también aparecen aspectos políticos. Conforme los libros se van haciendo más para adultos (los dos primeros son claramente para un público más infantil y el tercero es intermedio) especialmente a partir del cuarto, Harry Potter y el Cáliz de Fuego, Rowling va incluyendo estos principios. El terrorismo aparece en el mismo con la aparición de los mortífagos, grupo que apoyaba a Voldemort antes de su momentánea derrota pero que comienza a dar signos de vida de nuevo en el libro conforme Voldemort recupera su antiguo poder. Así, los mortífagos atacan a una familia de muggles ante la impotencia de las autoridades mágicas. Estas están dirigidas por el Ministerio de Magia, máximo órgano de gobierno de los magos en cada país. Luego existe la Confederación Internacional de Magos, una ONU mágica que pone de acuerdo a los magos de todo el planeta. Esta colaboración entre magos a nivel global se ve bien en este cuarto libro con eventos multinacionales como la Copa del Mundo de Quidditch (el deporte más popular de los magos, sobre escobas voladoras, y comparable al fútbol y baloncesto) y el Torneo de los Tres Magos. 

En el quinto libro, Harry Potter y la Órden del Fénix, Rowling ahonda en el aspecto político, siendo este volumen el que más se centra en ello. Voldemort ha vuelto y Harry y sus apoyos denuncian su retorno pero el Ministerio de Magia se niega a aceptar la temible verdad y descalifica a Harry y sus amigos mediante el control de la prensa, la censura, etc. Así, se incluye la represión en el mundo de Potter. La mano del Ministerio llega hasta el colegio Hogwarts, imponiendo a una nueva profesora afín al ministro de magia, Umbridge, para garantizar el control en el centro mediante concesiones de poder por decreto cada vez mayores. El director, Dumbledore, gran mago y soporte de Harry, se ve con cada vez menos competencias a favor de esa profesora. Ante esta situación, Harry y sus amigos organizan un grupo clandestino, el Ejército de Dumbledore, para formarse en defensa mágica como rechazo a las políticas represivas de Umbridge. A esta organización dentro de Hogwarts, se suma la Orden del Fénix, amparada por Dumbledore, que intenta frenar a los mortífagos ante la ceguera del gobierno mágico. Este libro tan político acaba en la misma sede del Ministerio con un combate magnífico entre los dos grandes brujos del momento, Dumbledore y Voldemort. Finalmente, el Ministerio debe aceptar el retorno del Señor Tenebroso y que ha vuelto la guerra 14 años después. Harry a partir de ahí deja de ser vilipendiado por los medios mágicos para ser reconocido. Algo muy habitual a veces en la vida real. 
 Fotograma de la película Harry Potter y la Orden del Fénix. En el periódico se lee: Fudge: todo va bien. Un ejemplo del control de los medios de comunicación por los gobiernos.

En el sexto libro, Harry Potter y el Misterio del Príncipe (en el original Príncipe Mestizo), se continúan con temas ya vistos: el racismo y la política pero ya con la guerra abierta entre el bando tenebroso de Voldemort y el bueno con la Orden del Fénix y el Ministerio de Magia, aunque con desavenencias aún entre los dos últimos. Es significativo aquí ver el cambio en la postura del Ministerio que recuerda a un hecho histórico. Hemos visto cómo el Ministerio en el libro anterior, dirigido por Fudge, hacía todo lo posible por mostrar que no pasaba nada y que aún había paz. Esto se asemeja mucho a la política de apaciguamiento del primer ministro británico Neville Chamberlain a finales de los años 30 con respecto a los nazis. Al comienzo del Misterio del Príncipe hay un nuevo ministro tras la dimisión de Fudge, Scrimgeour, que apuesta por la guerra total contra Voldemort y los suyos para defender el mundo mágico y el muggle, en una postura que recuerda a la del sucesor de Chamberlain, Churchill, en la Segunda Guerra Mundial contra los nazis. 




Inicio de la sexta película de Harry Potter con un ataque terrorista de los mortífagos.
El último aspecto que vamos a ver es el de la sexualidad. Rowling incluye los inevitables momentos de romance de todo adolescente, sobre todo en los libros cuarto y sexto (exagerados por las películas, a propósito). Sin embargo, es de destacar la inclusión de la homosexualidad en su último libro, Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Este libro es el más tenebroso ya que Voldemort se hace con el poder e inicia una fuerte represión contra todos los que se le opongan y contra los hijos de muggles, que nos recuerda de nuevo a tristes sucesos históricos como el Holocausto. Sin embargo, el tema de la homosexualidad se incluye por sucesos muy anteriores a los de la historia del séptimo libro y a través de un personaje que ya ha fallecido: Dumbledore. Siendo este joven, tuvo una estrecha relación con otro gran mago, Grindelwald, e hicieron muchos planes juntos, muy ambiciosos. En el libro nunca se menciona, pero esa estrecha relación entre ambos fue algo más que amistad, lo cual ha sido reconocido por la misma Rowling, que asegura que Dumbledore es homosexual. Y del amor al odio, una vez más, Grindelwald pasa finalmente al lado tenebroso y Dumbledore debe enfrentarse a él, derrotándolo. Todo ello se narra en el séptimo libro intercalado con la historia de Harry, que acaba derrotando a Voldemort y devolviendo al mundo mágico la libertad y tolerancia perdidas con el gobierno mortífago. 
 Respuesta de Rowling a una fan que cuestionó la homosexualidad de Dumbledore:
- Muchas gracias por escribir Harry Potter. Me pregunto por qué dijiste que Dumbledore es gay, porque no le puedo ver de esa manera. 
*Quizá porque las personas gays simplemente parecen...¿personas? 
 
En conclusión, hemos visto cómo Harry Potter es mucho más que una saga de fantasía para ser algo más: una historia en donde se incluyen influencias de la realidad y de la Historia con un importante componente político y social realmente interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario