lunes, 26 de septiembre de 2016

Balance elecciones gallegas y vascas



Ayer se celebraron comicios autonómicos al Parlamento de Galicia (75 escaños) y al Parlamento Vasco (también 75 escaños). La participación ha sido más alta en Galicia (63.7 %) y ligeramente más baja en Euskadi (62.2 %). 

Los resultados fueron los siguientes:

Galicia
1.      PARTIDO POPULAR: 41 (=)
2.      EN MAREA: 14 (+5)*
3.      PARTIDO DOS SOCIALISTAS DE GALICIA-PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL: 14 (-4)
4.      BLOQUE NACIONALISTA GALEGO: 6 (-1)

*Respecto a los resultados de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) en 2012.

Euskadi
1.      EUZKO ALDERDI JELTZALEA-PARTIDO NACIONALISTA VASCO: 29 (+2)
2.      EUSKAL HERRIA BILDU: 17 (-4)
3.      ELKARREKIN PODEMOS: 11 (+11)
4.      PARTIDO SOCIALISTA DE EUSKADI-EUSKADIKO EZKERRA-PSOE: 9 (-7)
5.      PARTIDO POPULAR: 9 (-1)

Los resultados permiten extraer una serie de conclusiones teniendo en cuenta la situación de bloqueo político de España desde el pasado diciembre. 

En Euskadi:
-          El PNV aumenta dos escaños su representación y consolida su mayoría simple en Euskadi, ganando en las tres provincias vascas, en especial en Vizcaya, territorio históricamente favorable a esta formación. Su propuesta moderada sigue convenciendo al electorado vasco mayoritariamente y no va a tener complicado formar gobierno ya que solo necesita nueve escaños adicionales que podría lograr con el PSE-EE, con el que ya tiene un pacto de gobierno en las tres diputaciones forales del País Vasco. Así, Iñigo Urkullu seguirá siendo lehendakari con total probabilidad.
-          EH Bildu salvó los muebles a pesar de perder cuatro escaños respecto a 2012. Sigue siendo la segunda fuerza de Euskadi aunque a distancia del PNV y perdiendo la mayoría en la provincia de Guipúzcoa. Sin embargo, el voto respecto a las últimas dos generales ha sido dual: mientras que en estas Bildu se desplomó por efecto de Podemos, en las autonómicas ha recuperado terreno. Finalmente no ha tenido un candidato a lehendakari tras la inhabilitación de Otegi por vínculos con ETA, lo cual tampoco ha perjudicado a la formación en especial.
-          Elkarrekin Podemos es una coalición de Podemos, Izquierda Unida y Equo semejante a la de las elecciones generales de junio. Ha logrado un buen resultado, 11 escaños, pero muy por detrás de las expectativas surgidas tras ganar las dos últimas elecciones generales en Euskadi. No ha logrado superar tampoco a Bildu, pero sí se ha hecho con gran parte del voto de izquierdas tradicional del PSE-EE.
-          El PSE-EE ha logrado un resultado pésimo, el peor de su historia reciente, al lograr solo nueve escaños, tres en cada provincia vasca. Ha pasado en pocos años de gobernar Euskadi con 25 escaños a ser la cuarta fuerza política de la comunidad, lastrado por la irrupción de Podemos. La reflexión es imprescindible para el futuro de esta formación tanto a nivel autonómico como nacional.
-          El PP ha perdido un escaño respecto a 2012 y por primera vez iguala al PSOE en Euskadi. Sin embargo, solo ha conseguido salvar los muebles gracias a su fuerza en Álava, en donde ha conseguido cinco de sus nueve escaños, por lo que su peso en el resto del País Vasco es residual, algo que contrasta con sus victorias a nivel nacional.
-          Ningún otro partido ha logrado representación en el Parlamento Vasco. El más cercano a conseguirla ha sido Ciudadanos, que no ha logrado el deseado escaño por Álava al que aspiraba en sustitución de UPyD, que tuvo un escaño por esa provincia en 2009 y 2012. Se evidencia así la extrema debilidad de este partido en Euskadi.
-          El Parlamento Vasco queda dominado nuevamente por las fuerzas nacionalistas (PNV y EH Bildu) y las dos fuerzas constitucionalistas (PSE-EE y PP) quedan relegadas a los últimos puestos, lo que debe incitar a una reflexión sobre el futuro encaje de Euskadi en el conjunto de España. 

En Galicia:
-          El PP revalida la mayoría absoluta de 2012 con idénticos escaños, 41, y sacando nada menos que 27 escaños a las siguientes formaciones, ganando además en las cuatro provincias gallegas. El peso de los conservadores en Galicia siempre ha sido enorme y ha gobernado la comunidad durante la mayor parte de los últimos 35 años. Así, es la única comunidad autónoma que conservará una mayoría absoluta que se ha convertido desde 2015 en un fenómeno extraño en España. Alberto Núñez Feijoo continuará, de momento, siendo presidente de la Xunta, y se postula como futuro sucesor de Rajoy al frente del PP nacional.
-          En Marea se constituyó como partido instrumental el pasado julio ganando la partida a Podemos, que aspiraba mantenerlo como una coalición junto a Esquerda Unida, Equo, los nacionalistas de Anova y ¡las mareas municipales. Sin embargo, tuvo que ceder e integrarse en el nuevo partido, desapareciendo sus siglas del panorama gallego. Parece que no ha sido mala opción, ya que han logrado 14 escaños, superando los 9 de su predecesora AGE, y superando al PSOE en casi 20.000 votos, lo que se ha llamado “sorpassiño”. Se convierten así en el principal partido de la oposición al PP.
-          El PSdeG-PSOE se ha desplomado como sus compañeros de Euskadi. Pasa de 18 a 14 escaños y a ser tercera fuerza en votos, ahondando la crisis del PSOE a nivel nacional. Sobre todo ha perdido apoyos en las ciudades, mientras que en el campo ha logrado seguir siendo segundo, algo insuficiente al final. Como en la comunidad vasca, a los socialistas gallegos les espera la reflexión y participación en el futuro de su partido en España.
-          El BNG ha salvado bien la situación y solo ha perdido un escaño respecto a 2012, demostrando su implantación en la comunidad. La irrupción de En Marea, en donde está integrada Anova, escisión del BNG, supuso que en las dos elecciones generales celebradas el BNG perdiera toda su representación, la cual tenía desde hace 20 años. Ahora consigue sobrepasarse y lograr un resultado bastante digno y que permite que siga habiendo una formación claramente nacionalista en Galicia.
-          Sin representación ha quedado Ciudadanos, al igual que en el País Vasco, tras una mala campaña plagada de errores y ante la dificultad de penetrar en un territorio en el que el centro-derecha está completamente asumido por el PP. Galicia es, junto a Euskadi y Navarra, la comunidad más adversa a la formación naranja.
-          El Parlamento de Galicia se convierte en una rara avis en el conjunto de España al tener un partido claramente dominante, dos de tamaño medio y uno pequeño. Por lo demás, los nacionalistas pierden peso en el conjunto del parlamento ante la fortaleza conservadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario