jueves, 22 de septiembre de 2016

El nuevo urbanismo en Torrejón



Hacía mucho que no escribía un post sobre mi ciudad, Torrejón de Ardoz. Esta villa (título que le fue otorgado por el rey Felipe II) ha dejado de ser un pequeño pueblo castellano entre Madrid y Alcalá de Henares y hoy es una ciudad de casi 130.000 habitantes situada en pleno Corredor del Henares, una de las zonas económicas y demográficas más potentes del país a pesar de la severidad de la crisis en la región por efecto del desmantelamiento de la industria local. 

En los años 50 y 60 fue cuando Torrejón vio sobrepasados sus límites (que se corresponden con parte de lo que hoy es el casco antiguo de la localidad), en especial hacia el este y el oeste. Esos barrios, construidos en muchos casos a toda prisa para alojar a la gran cantidad de emigrantes que llegaban desde zonas rurales en esa época, han tenido que ser modernizados con el paso de los años y se ha tenido que garantizar que tengan todos los servicios necesarios. Algunos de esos primeros grandes barrios fueron El Rosario, Las Fronteras, Orbasa, Las Veredillas o Parque Cataluña. 

Sin embargo, España acabó incorporando con el paso de las décadas los nuevos modelos de urbanismo planteados previamente en el extranjero, como el de ciudades jardín perfectamente planificadas, con amplias zonas verdes y servicios garantizados. Torrejón no se vio al margen de esa modernización del urbanismo y los barrios creados desde finales de los 80 y los 90 siguen esa filosofía de orden y planificación. 

Uno de los primeros fue el barrio de El Juncal y el Arrope, conocido simplemente como Juncal. Se sitúa al este del municipio, en una zona antes ocupada por cultivos que había quedado vacía entre las urbanizaciones de Las Veredillas (Murguía o Montserrat), el antiguo barrio de los americanos (colonia El Saucar, en donde vivían muchos militares estadounidenses de la Base Aérea antes de su devolución plena a España en 1992), la autovía A-2 y la vía de tren Madrid-Barcelona. El barrio se estructura en una zona sur, con doce manzanas trazadas mediante plano octogonal, y una zona norte con menos manzanas y viviendas pero más servicios. La zona central del barrio son servicios varios, incluida una gran zona verde. Se plantean tres vías principales: al norte la prolongación de la Avenida de Madrid hasta la Carretera de la Base al este, con cuatro carriles ya que es salida hacia la A-2; en la zona central del barrio la prolongación de la calle Londres como zona comercial con locales en el lado de las viviendas; y cerrando el barrio por el sur la Avenida de la Constitución, vía principal de la ciudad, por lo que tiene cuatro carriles, dos en cada sentido. 

Todas las viviendas son edificios en altura (no hay unifamiliares en el Juncal) pero debido a la cercanía de la Base Aérea no superan las siete plantas y la mayoría son de cinco como máximo, incluyendo los áticos, presentes en casi todos los pisos del barrio. Así mismo, todos los bloques de viviendas en el barrio disponen de garaje propio (lo cual no ha impedido que haya habido problemas de aparcamiento) y la mayoría tienen en su urbanización jardines y piscina. Además, el barrio dispone en su suelo de servicios como un colegio, dos institutos, una biblioteca, un complejo deportivo con velódromo y pistas y centro de salud. 

Al Juncal se siguieron otros barrios de nueva creación siguiendo los principios del urbanismo moderno. Dos muy relevantes en la década de 1990 fueron La Zarzuela y Los Fresnos. La primera se sitúa en lo que entonces era el fin del municipio por el este, en un terreno en donde en 1843 ocurrió la batalla de Torrejón que provocó la caída del general Espartero como regente de España. En este caso son también bloques de edificios en altura entre la avenida de la Constitución y la A-2. Al oeste dispone de una importante zona verde con montaña artificial y de otros parques más pequeños. Al contrario que el Juncal, dispone de calles peatonales en su interior planteadas como jardines. Como aquel, dispone de servicios como un colegio, una escuela infantil, campos de fútbol, etc. La avenida central del barrio, la de Cristóbal Colón, alberga espacios comerciales. 

En cuanto a Los Fresnos, se sitúa al suroeste de Torrejón y está planteado también con plano octogonal. La zona este son viviendas en altura de cómo mucho cinco plantas y la mitad oeste son viviendas unifamiliares, algunas en promociones y otras de construcción independiente. Entre ambas zonas hay algunas viviendas en altura de tan solo tres plantas. Los servicios de este barrio son más limitados, desde el transporte al comercio. Aún así, dispone de dos colegios, un centro de salud, un centro cultural y además alberga la ciudad deportiva de Torrejón. Al oeste del barrio tiene una amplia zona verde. 
 
En la década de los 2000 se continuó la expansión de la ciudad por el este, primero con La Mancha Amarilla y, más tarde, con Soto del Henares, este último un gran barrio con viviendas en altura y también unifamiliares que aún está en proceso de construcción debido al freno que supuso la crisis económica a partir de 2008. De nuevo se plantean amplias zonas verdes y numerosos servicios educativos, sanitarios, comerciales y de transporte, destacando una estación de tren. 
 La Mancha Amarilla
Soto del Henares, zona central.

Así, se puede observar cómo el urbanismo moderno también ha llegado a esta ciudad con nuevos desarrollos urbanísticos desde los 80 y 90 dirigidos a plantear una ciudad más ordenada y con mejores servicios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario