jueves, 2 de junio de 2016

Los "destrozos de la URSS" en el mapa



La caída de la Unión Soviética en 1991 y su desintegración en nada menos que 15 repúblicas independientes supuso un desastre geopolítico. El imperio soviético pasaba a ser Rusia, Kazajistán, Ucrania, Turkmenistán, Uzbekistán, Bielorrusia, Kirguistán, Tayikistán, Azerbaiján, Georgia, Lituania, Estonia, Letonia, Armenia y Moldavia. 

Es evidente que la URSS era una unión artificial de pueblos y gentes radicalmente distintas y que todavía hoy hay una gran diversidad en algunos de sus sucesores, en especial Rusia debido a su gigantesco tamaño (motivo por el que ejerce desde 1991 como sucesora legal de la URSS). 

Sin embargo, además de esas 15 repúblicas la caída de la URSS supuso la creación de “destrozos” en el mapa, Estados que surgieron con la desintegración del bloque soviético o, indirectamente, como consecuencia de ello en los últimos años. Veamos cuáles son y en qué estado se encuentran hoy en día. 

-          Abjasia: se trata de un pequeño territorio situado al noroeste de Georgia, a la que pertenece de iure pero no de hecho desde 1992. Sin embargo, para Georgia y la mayoría de la comunidad internacional sigue siendo parte del Estado georgiano. Solo Rusia, Venezuela, Nicaragua y Nauru la consideran un país independiente. La independencia de Abjasia se debió a conflictos étnicos con el gobierno georgiano a esto siguió una cruenta guerra entre ambos bandos con Rusia apoyando a los abjasios. En 2006 Georgia decidió romper el débil statu quo y ocupar parte de Abjasia pero la intervención militar de Rusia en 2008 hizo retroceder a Georgia. Actualmente, Abjasia sigue siendo un Estado parcialmente reconocido por lo que no es miembro de la ONU. 
 Las líneas rojas marcan las fronteras no reconocidas de Abjasia, a la izquierda, y de Osetia del Sur, en la zona centro de Georgia.

-          Nagorno Karabaj: este conflicto viene de lejos. Se inició en 1918 cuando se independizaron del Imperio Ruso Armenia y Azerbaiján. Después la URSS recuperó el control de toda la zona. Esta incluyó Nagorno Karabaj, de mayoría étnica armenia, dentro de Azerbaiján pero como provincia autónoma. Esta decisión nunca fue aceptada por Armenia. El conflicto se reabrió con la independencia definitiva de ambas naciones en 1991 con la caída de la URSS. La guerra duró hasta 1994 y durante la misma Nagorno Karabaj se declaró independiente con apoyo de Armenia. Sin embargo, desde entonces Azerbaiján no ha aceptado dicha independencia. Ningún país reconoce a esta república, ni siquiera Armenia, y los tiroteos entre los soldados de Nagorno y los azeríes son habituales. Su situación general es más precaria que la de Abjasia.


-          Osetia del Sur: caso muy parecido al de Abjasia. Durante la URSS fue parte de Georgia y con su caída declaró su independencia en 1991, siguiendo una guerra que acabó con Osetia del Sur independiente solo de facto con apoyo ruso. En 2008, tras los intentos georgianos de recuperar el territorio, Rusia intervino y reconoció la independencia de la república, junto a Abjasia. También la reconocen Venezuela, Nicaragua y Nauru. Por el contrario, el resto de la comunidad internacional la sigue considerando parte de Georgia. Su zona al norte del Cáucaso, Osetia del Norte, es una república dentro de Rusia. 

-          Transnistria: es una república independiente de facto menos conocida que las anteriores. Se sitúa entre el río Dniéster y la frontera moldava con Ucrania. Durante la URSS fue parte de Moldavia y esta nación reclama el territorio pero desde la caída de la URSS y la guerra que se sucedió en la zona en 1992, es un Estado no reconocido internacionalmente llamado República Moldava Pridnestroviana. El alto el fuego de mantiene hasta hoy con las fronteras entre Moldavia y Transnistria desmilitarizadas. Como en casos anteriores, Rusia intervino apoyando el statu quo de Transnistria independiente y mantiene muy buenas relaciones con esta república. A pesar de esto, ni siquiera Rusia ha reconocido a Transnistria. Es curioso que mantiene la simbología comunista en su bandera y escudo pero no es una república comunista. 

-          Crimea: último “destrozo” geográfico de la URSS. Crimea había sido parte de Rusia hasta que durante el gobierno de Jruschev en los años 50 se le cedió a Ucrania esta importante península en el mar Negro, todo ello dentro del marco soviético. Con la caída de la URSS Crimea se mantuvo en Ucrania a pesar de tener una mayoría étnica rusa como fruto del exilio forzoso de los nativos crimeo, los tártaros, durante el Estalinismo. Esto se mantuvo así hasta que en el año 2014 cayó el gobierno ucraniano prorruso ante las protestas de una parte importante de la población, que apoyaba el acercamiento a la Unión Europea. Rusia no aceptó este perjuicio a sus intereses y respondió anexionándose Crimea tras un pseudo referéndum. Así, se creó la república de Crimea, que incluye toda la península menos la ciudad de Sebastopol, sede de una flota rusa, y que es una ciudad federal. ambas son parte de facto de Rusia, estatus que rechazan Ucrania, la Unión Europea y Estados Unidos, para los que Crimea sigue siendo territorio ucraniano. De esta manera las relaciones entre Occidente y Rusia se empeoraban definitivamente y Moscú recuperaba un territorio clave para su estrategia. 

Crimea respecto a Ucrania (verde) y Rusia (azul)

No hay comentarios:

Publicar un comentario