sábado, 22 de agosto de 2015

Análisis: Por qué Podemos y Ciudadanos no van a sustituir a PSOE y PP (de momento)




El mérito de Podemos y Ciudadanos, los partidos nacionales emergentes, ha sido reseñable. Tras más de treinta años han logrado abrir brecha en el bipartidismo imperante desde 1982 y han logrado unos resultados destacables en las últimas elecciones. Sin embargo, sus expectativas eran altas, demasiado altas. 

Si hasta hace unos pocos meses el bipartidismo parecía que incluso podía ser superado por los emergentes, ahora parece poco probable a corto plazo. Tanto PP como PSOE han demostrado tener unas bases electorales más fuertes de lo que parecía y han logrado quedar en todas las comunidades por delante de Podemos y Ciudadanos, con la excepción de Navarra, en donde Podemos obtuvo más votos que el PSOE y el PP. Otra comunidad en la que previsiblemente los emergentes superarán a PP y PSOE será en Cataluña en las próximas elecciones de septiembre, en las que Catalunya Sí que es Pot (coalición en la que está integrado Podemos) y Ciutadans se disputan la segunda plaza en el complejo tablero catalán. 

En el resto del país la posición de PP y PSOE como primera y segunda fuerza, alternativamente, parece clara de momento. ¿Por qué no supera Podemos al PSOE y Ciudadanos al PP? Veámoslo. 

En primer lugar Podemos respecto al PSOE. El PSOE representa al centro-izquierda español y en las sucesivas elecciones ha ampliado su electorado alguna vez hacia la izquierda (como en 2004) o hacia el centro (como en sus amplísimas victorias de 1982 o 1986). Por tanto, para superar al PSOE se necesita atraer a un importante sector de población de izquierda moderada, algo que no parece que vaya a lograr Podemos próximamente. La percepción general de Podemos se sitúa muy a la izquierda, y sus vínculos con formaciones semejantes como Syriza en Grecia no ayudan a variar esa percepción. Sí le ha servido para obtener unos resultados muy buenos en las elecciones, prácticamente absorbiendo a Izquierda Unida y quitando importantes apoyos al PSOE en su ala más izquierdista. Esto ha llevado a Podemos a tener representación en todas las comunidad autónomas en juego en mayo excepto las ciudades autónomas, consiguiendo en algunas acercarse bastante al PSOE, como en Aragón o Baleares. Pero no superarle, lo cual solo consiguió en las grandes ciudades mediante sus listas de unidad popular (las más importantes Ahora Madrid y Barcelona en Comú). Sin embargo, la gestión hasta el momento de ambas se ha metido en cuestiones ideológicas que tampoco benefician que la percepción de Podemos se acerque al centro.

En cuanto a Ciudadanos respecto al PP la distancia es mayor que la de Podemos respecto al PSOE. El PP pudo retener más votantes para sí de los que se esperaba iban a votar a Ciudadanos. Esto tiene un motivo evidente: Ciudadanos se ubica en el centro ideológico, por lo que atrae a personas sobre todo moderadas, más inclinadas hacia la izquierda o hacia la derecha, pero sobre todo moderadas. Así, el PP, que se ubica en la derecha que va desde la más moderada a una derecha más radical en algunos sectores, solo vio perder votos por su electorado más centrista que, si bien es abundante, no representa la mayor parte de sus votantes. Sin embargo, el PP para ganar las elecciones siempre ha necesitado del voto mayoritario del centro porque solo con la derecha no le valdría, por lo que la existencia de C's le puede impedir volver a ganar. 
Ciudadanos, eso sí, ha obtenido unos resultados muy buenos, destacando en Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía, y entrando en todos los parlamentos excepto en Navarra (donde tuvo unos resultados muy discretos) y en Castilla-La Mancha y Canarias debido a sus restrictivas leyes electorales. C’s ha logrado quedarse con casi todo el voto de UPyD y ha quitado votantes tanto al PSOE como al PP, aunque más a éste último, como se ha comentado. 

Por tanto, mientras que Podemos lo que tiene es un problema de ser percibido como demasiado de izquierdas y, por tanto, no atractivo para los moderados, Ciudadanos tiene el problema de ubicarse en el centro ideológico y, por tanto, no poder quitar más votantes al PP por su derecha y, obviamente, no poder sustituirle a corto plazo. 

Podemos para conseguir ganar debe renunciar a sus aspectos más radicales por la izquierda y acercarse al centro en aspectos como la monarquía, Cataluña, el sistema económico, etc. Solo así podrá superar al PSOE en un futuro cercano. Ciudadanos por su parte tiene difícil ganar pero si el descrédito de PP y PSOE se mantuviera podría seguir sumando apoyos clave y lograr unos buenos resultados que le permitan tratar de tú a tú al PP y a la izquierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario