lunes, 3 de agosto de 2015

Denominaciones de los bandos de la Guerra Civil Española



La Guerra Civil Española dividió nuestro país durante casi tres años. Tres largos años en los que los españoles quedaron divididos entre dos bandos irreconciliables. Prueba de ese odio mutuo (que no excluye que no hubiera odios dentro de los mismos bandos) es la denominación de cada bando. 

Como todos sabemos, los ganadores fueron los que habían iniciado la guerra al dar un golpe de Estado los días 17 y 18 de julio de 1936, fracasando parcialmente y provocando directamente la guerra. Las tensiones que atravesaban España desde hacía años estallaron ese mes de julio y el conflicto fue imposible de parar. 

 Bandera del bando sublevado entre 1936 y 1938.

Ese bando de los ganadores se autodenominó nacional, dando así a entender que ellos eran los que estaban junto a la patria y que el otro bando era poco más que extranjeros o vendidos a Moscú y al Anticristo. Esta denominación, los nacionales, perdura hasta hoy debido a su victoria en la guerra y al régimen implantado tras la misma, que duró décadas, permitiendo el asentamiento del nombre a pesar de ser erróneo al ser los republicanos también nacionales al ser españoles. 

Sin embargo, no es el único nombre que se les dio. El más usual hoy en día es el de sublevados, ya que se sublevaron contra la República y el gobierno de entonces en el golpe de Estado ya mencionado. La connotación, además, no es necesariamente crítica hacia dicho bando como sí lo es la de rebeldes, dada por el gobierno republicano en alusión a su rebeldía contra el gobierno elegido en las urnas meses antes. Este nombre se les dio especialmente en la prensa británica. 

Este bando también es conocido como franquista, a partir de la elección de Francisco Franco como Generalísimo, en septiembre de 1936. Por tanto, en los primeros meses de guerra Franco aún no era el jefe del bando sublevado y, por tanto, no sería correcto llamarlos franquistas. Otros nombres menos populares son el de nacionalistas, por una traducción errónea del inglés ya que el término correcto sería el ya visto de nacionales, y el de fascistas, que se les dio desde el bando republicano de forma peyorativa junto con el de facciosos. Sin embargo, el término fascistas es también erróneo ya que no todos los que apoyaron a los militares golpistas eran fascistas y, de hecho, los miembros de Falange eran solo una parte de los apoyos del bando sublevado. En este bando había también monárquicos, conservadores sin más, carlistas, etc, o simplemente militares que no estaban de acuerdo con el rumbo de la II República a pesar de ser incluso republicanos. En cualquier caso todas las tendencias fueron unificadas forzosamente por Franco, creándose la Falange Española Tradicionalista y de las JONS, que sería el partido único durante su dictadura. 

Por último, hay denominaciones más coloquiales, como la de fachas, en referencia a fascistas, que ha perdurado hasta hoy para denominar despectivamente a las personas de derechas. 

Este bando en las primeras semanas de guerra utilizó la bandera de la II República pero muy pronto la abandonaron para diferenciarse de sus rivales y recuperaron la enseña rojigualda que había sido bandera nacional, primero de manera no oficial desde finales del siglo XVIII y ya en el XIX oficial con Isabel II. Al principio mantuvieron en ella el escudo republicano para sustituirlo en 1938 por el escudo franquista con el águila de San Juan, inspirado en el de los Reyes Católicos. 

 Bandera de la Segunda República, utilizada por el bando republicano en la Guerra Civil.

Al contrario que en el bando sublevado, el bando republicano no tiene tantas denominaciones. La más habitual es la de republicanos ya que defendieron el régimen de la II República, legítimo en el momento del golpe de Estado y organizado con una Constitución y de manera democrática. Como en el caso de los sublevados, dentro de los republicanos había muchas corrientes y, al contrario que sus rivales, no siempre estuvieron unidos, lo que perjudicó sus posibilidades de victoria. 

Entre sus apoyos había desde republicanos moderados de centro y centro-izquierda a socialistas, comunistas y anarquistas que muchas veces pretendieron hacer la guerra y la revolución a la vez, alejándose de sus compañeros de bando más moderados. Los conflictos entre comunistas y anarquistas también fueron usuales, e incluso entre los mismos comunistas en Barcelona (POUM vs PCE). 

Otras denominaciones menos habituales son la de bando gubernamental, en referencia a su fidelidad al gobierno legítimo en julio de 1936, y la de leales, por idéntico motivo. Sus enemigos les llamaron durante la guerra y a posteriori, rojos, de manera despectiva y convirtiéndolo en sinónimo del mal. De hecho, el parte final de guerra señaló que “1 de abril de 1939, tercer año triunfal. En el día de hoy cautivo y desarmado el ejército rojo, las tropas nacionales han conseguido sus últimos objetivos militares. La guerra ha acabado”. Obviamente el último parte oficial de guerra fue despachado por Franco. Todavía hoy se utiliza el término rojo para referirse de manera despectiva a personas de izquierdas. 

Bandera rojinegra de la Confederación Nacional del Trabajo.


Los republicanos utilizaron hasta el final de la guerra la bandera tricolor de la Segunda República aunque cada organización utilizó también la propia: la de la CNT, UGT, etc. Cuando entraron en el Ejército Popular estas enseñas fueron siendo menos visibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario