martes, 15 de diciembre de 2015

Elecciones Generales V: Siglo XXI



Las novenas elecciones generales desde la Transición, celebradas el 14 de marzo de 2004, estuvieron teñidas de negro. Solo tres días antes, el 11 de marzo, se había producido el peor atentado terrorista de la Historia de España con 192 asesinados mediante bombas colocadas en trenes de Cercanías de Madrid. Este atentado estuvo a punto de retrasar las elecciones pero finalmente el gobierno decidió mantenerlas con el país en estado de shock y con una gran polémica sobre quién había sido el perpetrador de la masacre. El gobierno afirmó que había sido ETA a pesar de que había indicios de que podrían haber sido los islamistas radicales de Al-Qaeda como así fue. Este acontecimiento parece que influyó en los resultados, que supusieron un vuelco absoluto respecto a lo que pronosticaron las encuestas. 

Por tanto, los resultados de los comicios fueron los siguientes (en negrita el partido del presidente del Gobierno electo): 

1.      Partido Socialista Obrero Español: 164
2.      Partido Popular: 148
3.      Convergència i Unió: 10
4.      Esquerra Republicana de Catalunya: 8
5.      Partido Nacionalista Vasco: 7
6.      Izquierda Unida: 5
7.      Coalición Canaria: 3
8.      Bloque Nacionalista Galego: 2
9.      Chunta Aragonesista: 1
10.  Eusko Alkartasuna: 1
11.  Nafarroa Bai: 1

Ganador por provincias. En rojo el PSOE, en azul el PP y en verde el PNV. 
 
El PSOE, que presentaba como candidato a su secretario general desde el año 2000, José Luis Rodríguez Zapatero, ganó las elecciones con mayoría simple. El PP, tras cuatro años con mayoría absoluta, bajó considerablemente sus resultados al nivel de 1993 y su candidato, Mariano Rajoy, se vio en dificultades pero se mantuvo como nuevo presidente del partido en sustitución de Aznar. 

Por debajo de los dos grandes, CiU notó el desgaste de años de gobierno en Cataluña y, de hecho, Pujol ya había sido desalojado de la Generalitat y el PSC gobernaba la comunidad en un polémico tripartito con Esquerra (que vio aumentados de manera impresionante sus resultados) y el socio de Izquierda Unida en Cataluña. IU continuó su desplome iniciado en 2000, esta vez a favor del PSOE que logró aunar el voto de izquierdas contra una nueva victoria del PP. 

Se mantuvieron los otros partidos nacionalistas. De esta manera, Zapatero se convirtió en nuevo presidente del Gobierno con apoyo de casi toda la izquierda y solo el PP votó en contra. 
José Luis Rodríguez Zapatero (Valladolid, 1960), presidente del Gobierno de 2004 a 2011.

Zapatero inició un mandato marcado por los avances sociales como la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo. También fue la legislatura de la llegada masiva de inmigrantes a un país que hacía solo unas décadas había sido de emigrantes. La economía continuó arrojando datos positivos hasta 2007, cuando comenzaron a verse serios nubarrones en el horizonte. 

A pesar de la intensidad de la legislatura, el PSOE logró agotarla con apoyos puntuales de los nacionalistas y de IU pero en 2008 la crisis económica ya se veía inevitable a pesar de los intentos del presidente Zapatero de taparla. Sin embargo, aún se estaba empezando y las elecciones del día 9 de marzo de 2008 arrojaron unos resultados parecidos a las anteriores: 

1.      Partido Socialista Obrero Español: 169
2.      Partido Popular: 154
3.      Convergència i Unió: 10
4.      Partido Nacionalista Vasco: 6
5.      Esquerra Republicana de Catalunya: 3
6.      Izquierda Unida: 2
7.      Bloque Nacionalista Galego: 2
8.      Coalición Canaria-Partido Nacionalista Canario: 2
9.      Unión Progreso y Democracia: 1
10.  Nafarroa Bai: 1

Ganador por provincias. En rojo el PSOE y en azul el PP. 
 

El PSOE revalidó la mayoría simple aumentando levemente su representación. El PP intentó ganar por todos los medios y estuvo cerca: su resultado de 154 escaños es casi igual al que logró en 1996, cuando sí gobernó. Sin embargo, esto se debió a que las elecciones de 2008 fueron un record para el bipartidismo en España: PSOE y PP lograron nada menos que el 83,8 % de los votos y 323 escaños de un total de 350, es decir, coparon la mayor parte de la representación como resultado de una legislatura llena de tensión. 

Así, los nacionalistas se resintieron además de Izquierda Unida, que se vio reducida a su mínimo histórico, solo dos escaños. Un nuevo partido centrista, Unión Progreso y Democracia (UPyD), dirigido por Rosa Díez, ex dirigente socialista, logró entrar contra pronóstico en el Congreso con un escaño por Madrid. 

Por tanto, fueron unas elecciones reñidas y con gran igualdad entre los dos partidos mayoritarios, con victoria final de Zapatero, que fue reelegido presidente en una investidura en la que por primera vez hubo que esperar a la segunda para ser elegido por mayoría simple con los votos a favor solo de su partido. Rajoy, perdedor por segunda vez, logró mantenerse a duras penas como presidente del PP en el congreso del partido de ese mismo año y siguió como líder de la oposición. 

La IX legislatura fue la de la crisis económica sin dudas. La mayor crisis desde el Crack del 29 acabó con la burbuja española fundamentada en la construcción e inició un duro periodo que continúa hoy en día. El paro creció desorbitadamente y el gobierno socialista tuvo que iniciar los recortes en el año 2010 ante la incapacidad de mantenerse fuera de los dictados de la Unión Europea. Fue una legislatura en la que el PSOE perdió el apoyo de los sectores progresistas y tuvo que gobernar en minoría y por momentos en dificultades. El PP esperó a que el PSOE se siguiera desgastando, como así fue. 

Zapatero finalmente adelantó las siguientes elecciones generales cuatro meses no sin antes aprobar la controvertida reforma exprés con el PP referente al principio de austeridad financiera de España. Las elecciones se celebraron el día 20 de noviembre de 2011 y tuvieron los siguientes resultados:

1.      Partido Popular: 186
2.      Partido Socialista Obrero Español: 110
3.      Convergència i Unió: 16
4.      Izquierda Unida-Los Verdes: La Izquierda Plural: 11
5.      Amaiur: 7
6.      Unión Progreso y Democracia: 5
7.      Partido Nacionalista Vasco: 5
8.      Esquerra Republicana de Catalunya: 3
9.      Bloque Nacionalista Galego: 2
10.  Coalición Canaria-Nueva Canarias: 2
11.  Coalició Compromís: 1
12.  Foro de Ciudadanos: 1
13.  Geroa Bai: 1

Ganador por provincias. En azul claro el PP, en rojo el PSOE, en azul oscuro CiU, en verde oscuro el PNV y en verde claro Amaiur.
 

Se pasaba de un parlamento dominado por el bipartidismo de manera indiscutible a unas Cortes más plurales y heterogéneas pero, curiosamente, con mayoría absoluta, y además la segunda más amplia de la democracia tras la de González de 1982 (202 escaños). Así, el PSOE se desplomó sin remedio tras años de crisis y sin mejoras aparentes. Su desplome fue a parar a prácticamente todos los demás partidos. El PP ganó las elecciones ampliamente con mayoría absoluta y Rajoy a la tercera fue investido presidente del Gobierno. 
Mariano Rajoy Brey (Santiago de Compostela, 1955), presidente del Gobierno desde 2011.

Izquierda Unida revivió y subió su representación hasta los 11 escaños a costa de morder votos socialistas desencantados, así como UPyD, que pasó a ser la cuarta fuerza nacional en votos y cinco escaños. CiU tras años por detrás del PSC en Cataluña recuperó su posición hegemónica de manera clara tras recuperar la Generalitat. En Euskadi, el PNV se vio resentido ante la irrupción de la nueva coalición abertzale Bildu (Amaiur para las generales) que logró superarles en el voto nacionalista vasco. 

La legislatura ha estado marcada por la crisis económica y las duras medidas llevadas a cabo desde el gobierno para afrontarla, medidas han sido muy impopulares y que han tenido mejoras en la macroeconomía pero no en otros aspectos. También ha sido la legislatura de la corrupción, en la que casos sangrantes y vergonzosos de distintos partidos (sobre todo PP, PSOE y CiU) han salido a la luz con la crisis política correspondiente. La mayoría absoluta del PP le ha permitido modificar y aprobar leyes en solitario con toda la oposición en contra y llenas de polémica. 

De esta manera, las elecciones europeas de 2014 fueron un punto de inflexión y el bipartidismo dominante hasta entonces se derrumbó y aparecieron dos partidos nuevos, Podemos y Ciudadanos, que comenzaron a sumar apoyos desde entonces y pasaron a ser vistos como alternativas a PSOE y PP. Por tanto, ha sido una legislatura de crisis a todos los niveles, no solo económica, sino también política, social y territorial (se ha iniciado el proceso independentista catalán, aún en proceso y en el aire debido a su ilegalidad). Las próximas elecciones del 20 de diciembre de 2015 permitirán determinar hasta qué punto los cambios producidos en la última legislatura se plasman en las urnas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario