sábado, 28 de noviembre de 2015

Elecciones generales I: II República



En España lleva habiendo elecciones generales desde el siglo XIX. Sin embargo, en la mayor parte de ese siglo las convocatorias no tenían validez al estar completamente manipuladas para conseguir el resultado que los dos partidos dominantes habían previamente pactado. Fue el llamado turnismo entre los dos partidos que apoyaron el sistema de la Restauración: el Partido Conservador y el Partido Liberal. Antes de esa larga etapa, había habido elecciones generales en el Sexenio Democrático y en el reinado de Isabel II pero que tampoco tuvieron las suficientes garantías democráticas. 

 Vista del Palacio de las Cortes, construido en 1850. 

Durante la Restauración se aprobó el sufragio universal masculino, en 1890, ya que hasta entonces había sido censitario, es decir, que solo podían votar personas con una riqueza determinada, por ejemplo. 

Las elecciones quedaron suspendidas con la dictadura de Primo de Rivera de 1923 a 1930. La caída del dictador en 1930 y con él de la monarquía en 1931, se debió finalmente a unas elecciones municipales en las que ganaron los republicanos. Tras ello Alfonso XIII abdicó y se proclamó la II República. 

Se encaminó desde el día de su nacimiento a modernizar España y ello incluía su democratización definitiva. Así, se convocaron elecciones generales libres aunque la influencia de los caciques en el mundo rural se mantuviese. En estas primeras elecciones republicanas de 28 de junio de 1931, las mujeres aún no pudieron votar ya que la Constitución de ese año que  otorgaba el voto femenino fue elaborada por las Cortes Constituyentes que salieron de estas elecciones. 

Las elecciones tuvieron el siguiente resultado (en negrita el partido del presidente del Gobierno electo):
1.      Partido Socialista Obrero Español: 115
2.      Partido Republicano Radical: 90
3.      Partido Republicano Radical Socialista: 61
4.      Esquerra Republicana de Catalunya: 29
5.      Acción Republicana: 26
6.      Derecha Liberal Republicana: 25
7.      Partido Republicano Democrático Federal: 16
8.      Partido Agrario Español: 15
9.      Federación Republicana Gallega: 15
10.  Agrupación al Servicio de la República: 13
11.  Partido Nacionalista Vasco: 7
12.  Acción Nacional: 5
13.  Partido Galeguista: 5
14.  Unió Socialista de Catalunya: 4
15.  Comunión Tradicionalista: 4
16.  Partido Republicano Liberal Demócrata: 4
17.  Lliga Regionalista: 2
18.  Partit Catalanista Republicà: 2
19.  Partido Republicano de Centro: 2
20.  Partido Radical Socialista Revolucionario: 2
21.  Extrema Izquierda Republicana Federal: 2
22.  Partido Agrario Republicano Autonomista: 1
23.  Independientes: 25

Total: 470 diputados en el Congreso, ya que las Cortes de la II República eran unicamerales. El sistema electoral favorecía la dispersión de escaños como se puede comprobar en los resultados, así como la creación de grandes coaliciones de izquierda y derecha. 

 Ganador por provincias. En rojo la izquierda en su conjunto, en azul la derecha. Sin datos para Ceuta y Melilla. No se incluyen las colonias españolas (Sáhara, Ifni y Guinea).

La izquierda ganó ampliamente las elecciones siendo el partido principal el PSOE seguido de los republicanos de izquierdas. El centro, con el Partido Republicano Radical, quedó en segunda posición y la derecha se vio reducida a unos pocos escaños, siendo los monárquicos muy pocos. 

Estas Cortes elaboraron una nueva constitución que se aprobó ese año. El presidente de la República fue Niceto Alcalá-Zamora (Derecha Liberal Republicana) y el presidente del Gobierno fue Manuel Azaña (Acción Republicana, más tarde Izquierda Republicana). 

Manuel Azaña Díaz (Alcalá de Henares, 1880-Montauban, 1940), presidente del Gobierno de 1931 a 1933 y, de nuevo, en 1936.


La inestabilidad que caracterizó a la II República provocó que, tras un sangriento suceso en Casas Viejas, Azaña dimitiera de su cargo y convocara nuevas elecciones el 19 de noviembre de 1933. En estas, al fin, pudieron votar las mujeres en pie de igualdad con los hombres. Las resistencias que había habido para darles el voto se debieron a que la izquierda republicana temió que las mujeres, influenciadas por sus maridos y por la Iglesia, votaran a la derecha. En estas elecciones la derecha ganó, efectivamente, pero en 1936 ya veremos que no fue así, por lo que esa teoría tenía fundamento solo a medias. 

En cualquier caso, las elecciones de 1933 tuvieron este resultado: 
1.      Confederación Española de Derechas Autónomas: 115
2.      Partido Republicano Radical: 102
3.      Partido Socialista Obrero Español: 59
4.      Partido Agrario Español: 30
5.      Lliga Catalana: 24
6.      Comunión Tradicionalista: 20
7.      Esquerra Republicana de Catalunya: 17
8.      Partido Republicano Conservador: 17
9.      Renovación Española: 14
10.  Partido Nacionalista Vasco: 11
11.  Partido Republicano Liberal Demócrata: 9
12.  Partido Republicano Gallego: 6
13.  Acción Republicana: 5
14.  Partido Republicano Democrático Federal: 4
15.  Partido Republicano Radical Socialista Independiente: 3
16.  Partido Republicano Progresista: 3
17.  Unió Socialista de Catalunya: 3
18.  Partido Republicano de Centro: 2
19.  Partido Comunista de España: 1
20.  Partido Republicano Radical Socialista: 1
21.  Partido Nacionalista Español: 1
22.  Falange Española: 1
23.  Unió de Rabassaires: 1
24.  Partido Regionalista de Mallorca: 1
25.  Independientes: 19 

Total: 473, tres más que en 1931. 

 Ganador por provincias. En rojo la izquierda en su conjunto, en azul la derecha y en verde partidos centristas. Sin datos para Ceuta y Melilla. No se incluyen las colonias españolas (Sáhara, Ifni y Guinea).
 

Como se ha visto en los resultados, la derecha en esta ocasión obtuvo una amplia victoria. El PSOE se desplomó y más aún los republicanos de izquierdas, sobre todo el Partido Republicano Radical Socialista, que prácticamente desapareció. Acción Republicana de Azaña quedó reducida a la mínima expresión. Por su parte, el Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux, consiguió quedar segundo. Este partido era de centro pero después de este resultado se inclinó progresivamente hacia la derecha. 

Alejandro Lerroux García (La Rambla, Córdoba, 1864-Madrid, 1949), presidente del Gobierno de 1933 a 1934 y de 1934 a 1935.


A la hora de formar nuevo gobierno las Cortes nombraron nuevo presidente del Gobierno a Lerroux al rechazar que la CEDA lo encabezase. Además, el partido ganador no entró en 1933 en el gobierno, sino más adelante, lo que ocasionó la Revolución de Octubre de 1934, sublevación de izquierdas contra el gobierno republicano que fue duramente reprimida. Sin embargo, el gobierno de centro-derecha terminó cayendo por algo que nos suena mucho hoy en día: la corrupción, en este caso los vínculos de Lerroux con el estraperlo. Así, se convocaron nuevas elecciones generales, las terceras en cinco años, en febrero de 1936. 

Estas elecciones tuvieron la particularidad (única hasta la fecha en la Historia de España) de ser en dos vueltas. Así, se celebraron los días 16 y 23 de febrero de 1936. En esta ocasión la izquierda decidió acudir unida a las urnas en el Frente Popular, en el que estaban integrados el PSOE, el nuevo partido de Azaña, Izquierda Republicana; Unión Republicana; Esquerra Republicana de Catalunya; el Partido Comunista de España; el Partido Obrero de Unificación Marxista; y el Partido Sindicalista junto a otros regionales. Además, tuvo el apoyo de los anarquistas de la Confederación Nacional del Trabajo, CNT, en una decisión inédita hasta la fecha. 

La derecha por su parte acudió desunida y ello le pasó factura. El centro quedó prácticamente desaparecido del panorama electoral, reflejando la polarización cada vez mayor de la sociedad española en los meses previos a la Guerra Civil. 

Los resultados totales fueron los siguientes (definitivos en el mes de mayo tras la segunda vuelta y la repetición de elecciones en algunas provincias): 


1.      Partido Socialista Obrero Español*: 99
2.      Confederación Española de Derechas Autónomas: 88
3.      Izquierda Republicana*: 87
4.      Unión Republicana*: 37
5.      Esquerra Republicana de Catalunya*: 21
6.      Partido Comunista de España*: 17
7.      Partido del Centro Democrático: 17
8.      Renovación Española: 12
9.      Lliga Catalana: 12
10.  Partido Agrario Español: 10
11.  Comunión Tradicionalista: 9
12.  Partido Nacionalista Vasco: 9
13.  Partido Republicano Progresista: 6
14.  Partido Republicano Radical: 5
15.  Acció Catalana Republicana*: 5
16.  Unió Socialista de Catalunya*: 3
17.  Partido Republicano Conservador: 3
18.  Partido Galeguista*: 3
19.  Partido Republicano Democrático Federal*: 2
20.  Partido Republicano Liberal Demócrata: 2
21.  Partit Nacionalista Republicà d´Esquerra*: 2
22.  Unió de Rabassaires*: 2
23.  Partido Obrero de Unificación Marxista*: 1
24.  Partido Sindicalista*: 1
25.  Partido Nacionalista Español: 1
26.  Partit Català Proletari*: 1
27.  Esquerra Valenciana*: 1
28.  Partido Regionalista de Mallorca: 1
29.  Partido Mesócrata: 1
30.  Independientes: 14

*Integrado en el Frente Popular (Front d´Esquerres en Cataluña). Total: 473. 

 Ganador por provincias. En rojo el Frente Popular, en azul la derecha en su conjunto y en verde partidos centristas. Sin datos para Ceuta y Melilla. No se incluyen las colonias españolas (Sáhara, Ifni y Guinea).
 

El Frente Popular consiguió el 39 % de los votos y la mayoría absoluta en escaños. En Cataluña se denominó Front d´Esquerres. Sin embargo, en las Cortes cada partido formó su propio grupo parlamentario si tenía los suficientes escaños. 

La CEDA fue el segundo partido en escaños y se convirtió en líder de la oposición. El Partido Republicano Radical tras su discutible gestión quedó reducido a tan solo cinco escaños perdiendo nada menos que 97 diputados. Falange Española (refundada como Falange Española de las JONS, que se convertiría en la Guerra Civil en el partido único del Franquismo), en 1933 había conseguido un solitario escaño, pero en esta ocasión se quedó sin representación. En el otro lado del espectro político, el PCE subía hasta 17 escaños. 

El nuevo presidente del Gobierno fue de nuevo Manuel Azaña (IR) pero no durante mucho tiempo. En el mes de mayo fue nombrado presidente de la República en sustitución de Alcalá-Zamora y le sucedió como presidente del Gobierno Santiago Casares Quiroga, también de Izquierda Republicana. Este último se mantuvo en el cargo hasta el golpe de Estado de julio que inició la Guerra Civil y ante el que dimitió al ser incapaz de manejar la situación. 

Tras una larga Guerra Civil de tres años en la que las Cortes apenas podían ejercer su labor legislativa, la nueva dictadura del general Franco abolió todas las instituciones republicanas y las Cortes desaparecieron hasta que en 1942 el Franquismo las recuperó como un instrumento decorativo ya que en realidad era el dictador el que tenía el poder legislativo. Por supuesto no había partidos (el único permitido era Falange Española Tradicionalista y de las JONS, llamado comúnmente a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial Movimiento Nacional) y su elección no era democrática sino que obedecía a un complejo sistema de tercios, de manera que teóricamente un tercio de los llamados procuradores eran elegidos por los varones cabezas de familia. Tan solo hubo dos “elecciones” para cubrir ese tercio de procuradores en los años 1967 y 1971. Los demás miembros de las Cortes eran elegidos directamente por Franco o el partido único. En total eran 556. 

Por tanto, las Cortes Franquistas eran más bien un pseudoparlamento con influencia del corporativismo del fascismo italiano. Además, no existía cámara alta, aunque en el Palacio del Senado se reunía el Consejo Nacional del Movimiento, un órgano consultivo del régimen. Hubo que esperar desde 1936 hasta 1977 para volver a celebrar unas elecciones generales como tal en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario