jueves, 12 de marzo de 2015

El placer de leer



 
Porque sí, es un auténtico placer. En mi caso, fue mi madre la que me inculcó el amor a la lectura. Desde que era pequeño tenía curiosidad por libros que teníamos en casa y pronto mi madre me compró libros para mi edad y leíamos juntos antes de dormir. Para que un niño lea, debe ver el ejemplo de sus padres en la mayoría de los casos. 

Desde hace años el número de lectores ha continuado creciendo y, en el caso de Madrid, hay más personas que leen regularmente que las que no lo hacen, lo que demuestra el gran avance que ha habido en nuestra sociedad en las últimas décadas. Ejemplos de esta tendencia son que, a cada año que pasa, la Feria del Libro de Madrid es más popular o que Sant Jordi en Barcelona es ampliamente celebrado regalando libros además de las rosas.

Cuando se lee se pone el cerebro a funcionar, fomentando el desarrollo de la imaginación y manteniendo la mente ocupada de manera beneficiosa para la salud. Leer da cultura y permite una amplia comprensión del lenguaje, ya sea el nativo o una lengua extranjera. Por último, afortunadamente leer está al alcance de casi todos en nuestro país mediante bibliotecas públicas en la gran mayoría de municipios o, en el ámbito rural, en bibliotecas comarcales. En ellas asociarse o es gratuito o requiere de un pequeño donativo ya que el objetivo siempre es fomentar la lectura en todos los segmentos de edad. 

Para concluir, recojo una frase que encontré recientemente en un libro y que me encantó: “Un lector vive mil vidas antes de morir. Aquel que nunca lee vive solo una”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario