miércoles, 30 de julio de 2014

Microrrelato: Gruñidos animales


Subo las escaleras y los oigo. Son reconocibles metros más abajo pero ya sé de qué se trata: gruñidos animales. Llego a mi destino y comienzo a verlos: anchas espaldas, brazos como jamones y rostros de gladiador come-ajos levantando decenas de kilos intentando mantener cuerpos como puertas. Y los gruñidos animales surgiendo de sus gargantas.
No me paro a observar mucho más: ya conozco el panorama y mi presencia como elemento curioso, junto a abuelas y otros como yo. Me dedico a hacer mis ejercicios con calma, paciencia, aguantando que algún elemento gruñidero acapare alguna máquina pensando que es el único ser vivo de la Galaxia o, al menos, de la sala.
Acabo mi tabla y me dispongo a irme. Último vistazo a la habitación, en la que los gruñidos animales continúan desde sus puestos y con las mismas caras contorsionadas. De terror.

Fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario