martes, 27 de mayo de 2014

El tsunami de las europeas (parte II)



Las elecciones del 25-M han sido históricas en muchos sentidos. No solo el bipartidismo se ha despeñado por primera vez desde la Transición (el año que viene veremos si es definitivo o solo ha sido un aviso de la ciudadanía en estas elecciones), sino que significó enviar al Parlamento Europeo de Estrasburgo a la más variada representación española vista hasta la fecha. Y es que, como se vio en el anterior post, los 54 nuevos eurodiputados españoles (algunos no tan nuevos) van desde la izquierda surgida del 15-M de Podemos hasta el independentismo catalán de Esquerra pasando por los conservadores del PP, los decaídos socialistas, los verdes de Primavera Europea y la interesante mezcla de socialdemócratas y social liberales de Ciudadanos.

La primera valoración es sobre qué le ha pasado al bipartidismo. Estas elecciones benefician tradicionalmente a los partidos nacionales más pequeños pero nunca habían perjudicado a los dos partidos grandes, por lo que culpar a la circunscripción única de la caída del bipartidismo es algo erróneo, puesto que nunca había ocurrido. Simplemente el efecto se ha debido a una caída brutal de los votos de PP y PSOE en beneficio de otras candidaturas en un contexto de participación más baja que en otras citas electorales, aunque mejorando respecto a las elecciones de 2009. ¿Cuántos votos de PP y PSOE se quedaron en casa? No lo sabemos, pero es evidente que unos cuantos decidieron no votar por descontento, desinterés o pura pereza. Pero también muchos de sus votantes de 2009, hartos de las promesas incumplidas y de la corrupción que afecta a ambos partidos, junto a sus cuestionadas e ineficaces gestiones desde el gobierno, han decidido darles la espalda y probar nuevas opciones, algo que muestra madurez en el voto.

En cuanto a los partidos pequeños hay de todo. Y nunca una afirmación tan general fue más cierta porque entre las ocho candidaturas que han conseguido representación en Estrasburgo además de PP y PSOE hay grupos muy diversos entre sí:

LA IZQUIERDA PLURAL (IU-ICV-EUiA-ANOVA-…: LA IZQUIERDA PLURAL)

Izquierda Unida se alió para estas elecciones en un frente amplio de izquierdas aunque manteniendo ella (o, mejor dicho, el Partido Comunista de España) los mejores puestos de la lista electoral concediendo a Iniciativa per Catalunya Verds y a Anova los puestos de salida 3 y 5. El candidato de IU, Willy Meyer, repitió por tercera vez consecutiva como cabeza de lista. Así, La Izquierda Plural ha conseguido 1.562.567 votos que suponen un 9.99 % de votos. Los diputados elegidos son seis: Willy Meyer, Paloma López (de CCOO), Ernest Urtasun (de ICV), Marina Albiol, Lidia Senra (de Anova) y Ángela Vallina. Un resultado muy bueno para IU pero empañado por la siguiente formación.

PODEMOS (PODEMOS)

La gran sorpresa de estas elecciones sin duda. Podemos es un partido que tiene apenas tres meses de vida ya que fue presentado en febrero. Su líder es el tertuliado y profesor de ciencias políticas en la Universidad Complutense Pablo Iglesias. Desde su nacimiento su expansión ha sido muy rápida e imparable. Ha creado de la nada una estructura local llamada círculos podemos y se ha presentado en gran parte de España. Las encuestas pronosticaban como mucho un escaño a Podemos, como mostró el CIS, pero las 23 horas del domingo nos daban la sorpresa a muchos mostrándonos nada menos que 5 escaños, solo uno menos que La Izquierda Plural, con 1.245.948 votos, un 7.97 %. Los nuevos eurodiputados, además de Iglesias, son María Teresa Rodríguez-Rubio, Carlos Jiménez Villarejo, Lola Sánchez y Pablo Echenique. Podemos después de dar esta sorpresa ha mostrado su predisposición a crear un amplio frente de izquierdas para las citas electorales del próximo año, pero habrá que ver si tienen éxito las conversaciones ya que la propuesta de primarias abiertas completamente a la ciudadanía no termina de convencer en IU.

UNIÓN PROGRESO Y DEMOCRACIA (UPyD)

UPyD llegaba a estas elecciones en solitario y con disposición a mejorar sus resultados de 2009, cuando consiguió un escaño. Desde su nacimiento UPyD no ha visto ningún retroceso, solo continuos avances gracias a su progresiva implantación por toda España. Como candidato volvió a elegir en primarias a Francisco Sosa Wagner, cuyo trabajo en estos cinco años de legislatura europea ha sido bastante visible a pesar de estar en el grupo de los no adscritos, un cajón de sastre en el que ha tenido que compartir espacio con muchos euroescépticos. UPyD veía cómo la aspiración de convertirse en cuarta fuerza en escaños se desvanecía por la irrupción de Podemos y se quedaba con cuatro y 1.015.994 votos, el 6.50 %. Los eurodiputados magentas son, además de Wagner, Maite Pagazaurtundúa, Fernando Maura y Beatriz Becerra. Ante las voces tras las elecciones que apuestan por una alianza UPyD-Ciudadanos, Rosa Díez ya las ha acallado bajo el pretexto de la “pluralidad”.

COALICIÓN POR EUROPA (CEU)

Los nacionalistas de derechas decidían reeditar la coalición de 2009 después de que Convergència i Unió fracasara en su intento de crear un frente unido de partidos catalanes favorables al referéndum de secesión que tienen planeado celebrar en noviembre de este año. Así, CiU se alió con el Partido Nacionalista Vasco, Coalición Canaria y Compromiso por Galicia para conseguir representantes en Estrasburgo. Los puestos de salida iban para CiU y el PNV por su fuerza electoral y finalmente han sido elegidos los tres primeros: Ramón Tremosa, de Convergència, Izaskun Bilbao, del PNV, y Francesc Gambús, de Unió. El PNV ha conseguido ser el partido más votado en el País Vasco, pero CiU fracasó de manera clara en Cataluña, donde fue superada por Esquerra, demostrándose una vez más que los independentistas prefieren el original a la copia en un proceso que sigue adelante en medio de incertidumbre. En total CEU consiguió 850.690 votos, un 5.44 % en toda España.

L´ESQUERRA PEL DRET A DECIDIR (EPDD)

Después de no reeditarse la alianza de Europa de los Pueblos, de 2009, Esquerra Republicana de Catalunya apostó por presentarse sola junto a Nova Esquerra Catalana y la plataforma Catalunya Sí. El impulso que ha recibido Esquerra con el desafío soberanista es enorme y, después de colocarse en segunda posición en las elecciones catalanas de 2012, ahora consigue ganar en Cataluña por primera vez desde época de la II República. Esto muestra que el proceso no va a parar y que los independentistas están envalentonados. De hecho, la participación en Cataluña aumentó diez puntos desde 2009 gracias a la situación surgida en 2012. Esto permitía a EPDD conseguir dos escaños con 629.071 votos, un 4.02 %. Los nuevos eurodiputados son Josep Maria Terricabras y Ernest Maragall, ex consejero del PSC en la Generalitat.

CIUDADANOS-PARTIDO DE LA CIUDADANÍA (C´s)

Ciudadanos decidió presentarse a las europeas en solitario aunque contando con amplios apoyos, el primero del Centro Democrático Liberal, que había comenzado su disolución e integración en C´s. Su integración supuso también la posibilidad de que C´s pasase a ser representante de la Alianza de Demócratas y Liberales por Europa en España, aunque hoy continúa el proceso. Además, C´s recibió el apoyo de plataformas independientes y de partidos miembros de Movimiento Ciudadano. Se celebraron elecciones primarias para elegir a sus cinco primeros candidatos y salió elegido como cabeza de lista Javier Nart, periodista y abogado. Ciudadanos hasta ahora solo tenía presencia en Cataluña, donde había surgido de una plataforma ciudadana en 2006 y, después de estas elecciones, se ha extendido por casi toda España. Después de Podemos ha sido la segunda mayor sorpresa de las elecciones al conseguir dos eurodiputados y 495.114 votos, un 3.16 % y consiguiendo resultados destacables no solo en Cataluña sino también en Madrid y Valencia. Además de Nart, su otro eurodiputado es el escritor Juan Carlos Girauta.

LOS PUEBLOS DECIDEN

Como ya se ha dicho con Esquerra, Europa de los Pueblos no se reeditó por lo que otros de sus integrantes formaron otra coalición, Los Pueblos Deciden. La formaban partidos nacionalistas más izquierdistas y radicales encabezados por Euskal Herria Bildu, que presentaba como candidato a Josu Juaristi, ex director del diario Gara, pro abertzale. También entraba en la coalición el Bloque Nacionalista Galego y otros partidos pequeños de Asturias, Aragón y Canarias. A pesar de que casi ninguna encuesta les daba representación, el buen resultado de EH Bildu, segundo tanto en Euskadi como en Navarra, les ha permitido conseguir escaño para Juaristi. Consiguieron en total 324.534 votos, el 2.07 %.

PRIMAVERA EUROPEA 

La última candidatura con representación fue la coalición Primavera Europea. Esta coalición es muy amplia y diversa pero comparten puntos comunes: políticas verdes, respeto al derecho a decidir de los pueblos, críticas al actual gobierno de la UE, etc en línea con los Verdes europeos. Está formada por Compromís, formación valenciana que no ha parado de crecer desde su nacimiento en 2010; Equo, partido que agloba a la mayor parte de los verdes españoles y miembro de European Greens; la Chunta Aragonesista, antes aliada con IU; y otras formaciones más pequeñas como el Partido Castellano, Por Un Mundo Más Justo, Democracia Participativa, Socialistas Independientes de Extremadura y Coalición Caballas en Ceuta. La suma de todos ellos, con un peso más fuerte de Compromís y de Equo, ha supuesto un escaño y 299.884 votos, el 1.91 %. El escaño será rotatorio entre las dos formaciones citadas, por lo que primero lo ocupará Jordi Sebastià, de Compromís, y en la segunda mitad de la legislatura Florent Marcellesi, de Equo. En cualquier caso, estarán en el grupo de Los Verdes-Alianza Libre Europea.

Se habrá podido notar que he dejado al bipartidismo para después de las formaciones pequeñas y, efectivamente, lo he hecho adrede al ser los grandes damnificados por las anteriores formaciones, por lo que por una vez van por detrás:

PARTIDO POPULAR

El PP tenía en esta cita un problema. Y es que aunque España va dejando atrás la recesión y muestra datos macroeconómicos discretamente positivos, los datos microeconómicos y el paro siguen siendo espantosos, lo que podía hacerle peligrar su supremacía como partido principal del país. Así, el PP escogió a su candidato casi al borde del tiempo legal y se decantó por el ministro de agricultura y el mejor valorado, Miguel Arias Cañete. Se sabía que el PP bajaría respecto a 2009, pero esperaban contener la sangría y considerar un éxito quedar por encima del PSOE. Lo han conseguido pero a un precio muy duro: han perdido nada menos que 18 puntos desde las generales de 2011, y su mayoría absoluta es claramente artificial. De 24 escaños de 2009 han descendido a solo 16, su peor resultado desde 1989, cuando había más diputados a repartir. La reacción del PP y el gobierno ha sido de aparente tranquilidad negando el fin del bipartidismo, pero la cara de Rajoy no mentía: la preocupación en el PP ante las citas de 2015 es clara. El total ha conseguido un 26.06 %, 4.074.363 votos. Los 16 eurodiputados del PP ya se mostraron en el anterior post pero destaca la retirada a Estrasburgo de tres pesos significativos del PP: además de Cañete, Esteban González Pons, vicesecretario del partido, y Ramón Luis Valcárcel, presidente de Murcia entre 1995 y este año, que ha dimitido para poder jubilarse en Europa.

PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL

Si el PP necesitaba estas elecciones para reafirmar su posición y sus políticas desde el gobierno, el PSOE las necesitaba para salvar los muebles y después de perder todas las elecciones a nivel nacional precisamente desde las europeas de 2009, cuando empezó el peor ciclo político de la historia del PSOE en democracia. Es por ello por lo que escogió como candidata a su vicesecretaria general, Elena Valenciano, como muestra de la importancia que se le daba a estas elecciones y de que el secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, se la jugaba en estas elecciones después de perder las generales de 2011 de manera catastrófica pero consiguiendo poder se elegido para pilotar el partido estos años. Como el PP, sabían que iban a bajar respecto a 2009 pero confiaban en que, ganando a los conservadores aunque fuera por un solo voto valdría para salir reforzados y optimistas. Después de una campaña en la que llevaron la voz cantante y en la que no les fue mal, los resultados electorales fueron espantosos para los socialistas. No solo perdían quedando detrás del PP sino que además perdían 9 escaños respecto a 2009 y 16 puntos, además de empeorar más aún los resultados de las generales de 2011 al lograr solo el 23 %, 3.596.324 de votos. Entre sus eurodiputados hay tres que, como en el PP, sobresalen. Además de Valenciano, está Ramón Jáuregui, ex ministro de Zapatero, y José Blanco, también ex ministro con aquel y que podrá jubilarse en Estrasburgo.  Por tanto, el PSOE aún no ve dónde está su suelo electoral y cada vez va atesorando menos poder político. Solo ganó en tres comunidades, Asturias, Extremadura y, especialmente, Andalucía, donde obtuvo un resultado muy por encima del nacional. Sin embargo, las reacciones no se hicieron esperar y Rubalcaba convocó ayer un congreso extraordinario para elegir nueva dirección en la que él ya no estaría. Esto trastoca el calendario del PSOE que preveía elecciones primarias abiertas a la ciudadanía para elegir al candidato a presidente del gobierno en noviembre. Muchos ven detrás un movimiento calculado de la presidenta andaluza para hacerse con el control del partido a su antojo. En cualquier caso el congreso será cerrado por lo que las redes clientelares que hay en el partido podrían elegir al nuevo líder socialista a su antojo sin contar con la opinión de la mayoría de los militantes, lo que añade aún más incertidumbre al futuro del que en su día nació como partido de las clases más bajas y desfavorecidas con un señor llamado Pablo Iglesias…como el líder de la nueva Podemos.

OTROS PARTIDOS
España ha mostrado a Europa que el haber tenido una dictadura autoritaria hasta prácticamente ayer ha dejado huella en el voto de los españoles y, mientras en Europa salían elegidos decenas de eurodiputados de ultraderecha, España daba a los extremistas porcentajes insignificantes de voto. En parte esto se debe a la dispersión de su voto pero también a que su mensaje no convence. Algunos apostaron abiertamente por declararse euroescépticos y otros por hablar de mucho aborto y homosexualidad, cuestiones aceptadas por una mayoría de la población según las encuestas. El partido a la derecha del PP que más votos consiguió fue VOX, escisión de los populares que, no obstante, no llega al grado de radicalidad de las otras formaciones. VOX se quedó a solo 50.000 votos de su escaño por lo que es el partido extraparlamentario más votado. Muy por detrás están otros como Falange Española de las JONS, Impulso Social, La España en Marcha, Democracia Nacional y Movimiento Social Republicano, con porcentajes que no llegan al 0.15 %.

Por otro lado tenemos partidos que se quedaron cerca del escaño y que representan ideologías específicas: el Partido Animalista, el Movimiento Red del juez Elpidio Silva y el Partido X, surgido del 15-M pero que no ha podido evitar que gran parte de ese voto se haya decantado por Podemos.

Por último, y como dato curioso, el partido menos votado en estas elecciones ha sido Movimiento Corriente Roja, con solo 5.000 votos en toda España, un 0.03 %.

No hay comentarios:

Publicar un comentario