viernes, 22 de julio de 2016

Opinión: Trabajo evaporado por la mediocridad



Hace un año decidí embarcarme en el que se ha convertido el principal reto de mi carrera académica y profesional: las oposiciones de profesor de secundaria, en concreto en mi especialidad, Geografía e Historia. Sabía que iba a ser muy difícil, pero lo que no me esperaba era que todo mi trabajo se viera hundido injustamente por la Comunidad de Madrid en colaboración con los sindicatos. 

Cumplí con lo que se me exigió en las oposiciones: hice las dos primeras partes de la misma, aprobándolas con un notable y posteriormente pude hacer la segunda fase exponiendo mi programación didáctica y unidad a mi tribunal, lo cual también logré superar. Mi nota final fue un 7, lo cual me produjo satisfacción contando con que era la primera vez que afrontaba unas oposiciones. 

Era consciente de que lograr una plaza sin experiencia y sin apenas puntos (solo tenía los de mi expediente académico de la universidad) era muy difícil y, en efecto, no logré la plaza como funcionario. No me preocupé en exceso: confiaba en que con mi buena nota podría trabajar al menos como interino y que me llamarían pronto para ello. Esa esperanza se ha visto frustrada al ser consciente del acuerdo del gobierno de la Comunidad de Madrid con los sindicatos. 

Por dicho acuerdo, las personas que ya eran interinas y tenían acumulados puntos de experiencia profesional han podido pasar a la lista final aun habiendo suspendido la oposición. De esta manera, se ha valorado básicamente la experiencia y no la pretendida excelencia que busca la Comunidad de Madrid.  Entiendo la desesperación que puede suponer a esas personas haberse presentado durante años a las oposiciones sin lograr la plaza, pero es injusto que mi notable logrado con tanto esfuerzo se haya convertido en solo un 4 debido a dicho acuerdo. 

 ¿Acaso los jóvenes, que somos muchos los que nos hemos presentado por primera vez, no merecemos la oportunidad de entrar en el sistema de interinos con ciertas posibilidades de trabajo? Pues parece que para Cifuentes y los líderes sindicales no. 

Porque es que ni Comunidad de Madrid ni sindicatos se han parado a pensar ni por un momento en los nuevos opositores, los que nos presentábamos por primera vez a una convocatoria de este tipo. Nos han cerrado casi toda posibilidad de poder trabajar pronto, ¿acaso los jóvenes, que somos muchos los que nos hemos presentado por primera vez, no merecemos la oportunidad de entrar en el sistema de interinos con ciertas posibilidades de trabajo? Pues parece que para Cifuentes y los líderes sindicales no. 

Esta carta no va contra los interinos en absoluto. Apoyo que su experiencia se vea beneficiada pero no a costa del esfuerzo y trabajo de los que llegamos nuevos, que hemos visto cómo nuestras notas se evaporaban y cómo en las listas personas que han suspendido la oposición ahora están por delante de nosotros. 

No, no es una carta contra los interinos ya que yo solo quiero la misma oportunidad que tuvieron ellos hace años, sino contra el trabajo mal hecho. Contra los que se llenan la boca hablando de apoyar a los jóvenes y luego los hunden, como en este caso. Contra la mediocridad del sistema. Contra la injusticia. En definitiva, contra aquellos que no quieren darnos la oportunidad de demostrar lo que sabemos y queremos hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario