domingo, 4 de octubre de 2015

El pueblo con forma de Península Ibérica



Hay pueblos curiosos en España y luego está Badia del Vallès, en la provincia de Barcelona. Este municipio, de menos de un kilómetro cuadrado de extensión, ha salido recientemente en los periódicos al ser el que más voto dio a los partidos partidarios de seguir en España en las pasadas elecciones catalanas del 27 de septiembre (más de un 82 %). Y no resulta extraño ya que fue construido con un plano muy peculiar.  

Badia del Vallès nació con el nombre de Ciudad Badia en la década de 1960. El objetivo era dar viviendas de protección a los abundantes inmigrantes de otras zonas de España que estaban llegando masivamente a Barcelona y su área metropolitana. Así, se construyó Badia desde 0, en los términos municipales de Barberà del Vallès y Cerdanyola del Vallès. Fueron más de 11.000 viviendas con los servicios asociados. 

Lo curioso es que el plano del entonces barrio se realizó con la forma de la Península Ibérica (incluido Portugal), como se puede ver en la siguiente foto: 

Las calles del municipio tienen nombres que corresponden aproximadamente con la región, ciudad, mar o accidente geográfico que corresponde en el mapa real de España y Portugal. Así, como se ve en la foto, existen la Avenida del Mediterráneo en la zona este, la calle Oporto en el extremo contrario, la avenida del Cantábrico y la calle Pirineos por el norte y en el interior del municipio calles como Zaragoza, La Mancha, Bética… además de las Baleares, que son calles al este de la Avenida del Mediterráneo, como parece logico.

En 1994 el barrio decidió independizarse de Barberà y Cerdanyola y constituirse como municipio propio y así continúa. Tiene algo más de 13.500 habitantes para ser tan pequeño y tiene graves problemas económicos al ser una zona muy perjudicada por la crisis económica. Así, se entiende que sus vecinos hayan decidido que la independencia no es lo prioritario, y menos viviendo en un pueblo con la forma de la piel de toro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario