miércoles, 30 de septiembre de 2015

Balance de las elecciones catalanas (II)




Este segundo post sobre las elecciones catalanas va a tratar sobre datos curiosos que nos han dejado las urnas. 

Lo primero es destacar que la famosa Ley d´Hont también ha hecho de las suyas en Cataluña, beneficiando a los independentistas ya que conseguir un escaño en Girona y Lleida (provincias menos pobladas pero también las más proclives al separatismo) es más fácil que en Barcelona, la provincia más poblada con diferencia y la menos secesionista. Así, la actual división por provincias ha dejado el resultado de 62 escaños para Junts pel Sí, 25 para Ciutadans, 16 para el PSC, 11 para Catalunya Sí que es Pot, 11 para el PP y 10 para la CUP. 

Con un sistema electoral por veguerías (propuesto en 2006 y que nunca se ha aprobado), el resultado habría sido: JxSí 65, Ciutadans 24, PSC 16 y Catalunya Sí que es Pot, PP y CUP 10 cada uno, por lo que habría beneficiado aún más a los separatistas.
Sin embargo, con sistemas más proporcionales entre votos y escaños los resultados habrían sido algo diferentes:

-          Manteniendo las cuatro provincias como circunscripciones pero de forma más proporcional el resultado habría sido: JxSí 60, C’s 26, PSC 17, CatSíqueesPot 12 y PP y CUP 10 cada uno.
-          Con un distrito único, es decir, con toda Cataluña como circunscripción se obtendría el resultado más proporcional posible, beneficiando a Barcelona y perjudicando a las provincias menos pobladas: JxSí 55, C’s 25, PSC 17, CatSíqueesPot 12, PP 11, CUP 11 y habrían entrado además Unió con 3 y el Partido Animalista con 1. 

Lo segundo es destacar que el cinturón rojo de Barcelona parece que ya apenas existe. El PSC solo ganó en dos municipios (entre ellos Santa Coloma de Gramenet) y Ciutadans obtuvo un gran éxito al ganar en municipios como Hospitalet de Llobregat (segunda ciudad de Cataluña) o Sant Boi de Llobregat. Junts pel Sí ganó en Badalona (a escasa distancia del PP, cuyo candidato, Xavier García Albiol, ganó las elecciones municipales en mayo aunque no pudo gobernar), Sabadell y Terrassa, aunque a poca distancia de Ciutadans.
Lo tercero es que la ciudad de Barcelona ha votado muy diferente ahora respecto a las elecciones municipales de mayo. En estas ganó Barcelona en Comú, candidatura apoyada por Podemos e ICV, por un concejal a CiU. Ahora ha ganado Junts pel Sí a bastante distancia de Ciutadans. Aún así, los independentistas no han logrado mayoría en la ciudad. Junts ha ganado en todos los distritos excepto en el que curiosamente arrasó Colau en mayo: Nou Barris, de carácter obrero e izquierdista, que esta vez se ha decantado por Ciutadans, votando claramente en clave plebiscitaria. 

 Tercero, por comarcas no ha avanzado especialmente el independentismo respecto a 2012 (teniendo en cuenta la suma de CiU, ERC y CUP entonces) y de nuevo Girona es la provincia más independentista (JxSí ganó en todos sus municipios). Lleida es la segunda más independentista aunque en la capital no obtuvieron la mayoría pero por poco. Además, el Val d´Aran ha dado un resultado significativo apostando mayoritariamente por mantenerse en España y dando uno de los mejores resultados a Ciutadans. Hay que recordar que Arán es especial dentro de Cataluña por tener su propio idioma, mayoritario y que se habla más que el catalán aunque menos que el castellano según datos de la Generalitat. 
 Bandera del Val d´Aran.

Tarragona ha tenido un resultado muy parecido al del conjunto de Catalunya, con un gran equilibrio entre independentistas y no independentistas a favor de los segundos. La capital y sus alrededores votaron mayoritariamente a los partidos contrarios a la secesión (C’s ganó en varios municipios como Salou). 

Por último, en Barcelona el independentismo es más débil y hay mayoría de los partidos no independentistas, sobre todo en el área metropolitana de Barcelona. 

Cuarto, el bipartidismo estatal se ha estrellado en Cataluña. El PSC ha salvado los muebles aunque perdiendo más apoyos respecto a 2012 u cuatro escaños y el PP se ha despeñado y ha quedado en una posición muy debilitada. La suma de ambos, que en el resto de España es aún muy elevada, en Cataluña es muy discreta y solo destaca en municipios del área metropolitana de Barcelona, en el Val d´Aran y en municipios cercanos ya a Castellón, en Tarragona. 

Quinto, la suma de CiU y ERC desde 1984 había obtenido mayoría absoluta en Catalunya…excepto en esta ocasión. En 2012 obtuvieron en conjunto 71 escaños, en 2010 72, en 2006 70… y en algunas convocatorias como en 1992 (año de triunfo para CiU y Pujol) llegaron a tener 80 de los 135 escaños del Parlament. Ahora solo han tenido 62 y necesitan a la CUP para alcanzar la mayoría. 

Sexto, como curiosidad señalar que el municipio más independentista de Cataluña (con un 91,60 % de los votos) es L´Esquirol, en Girona. Solo un 31,5 % de catalanes vive en municipios de mayoría de votos independentista: gran parte de la provincia de Barcelona, la costa de Tarragona y el oeste, la ciudad de Lleida y el Val d´Aran y unos pocos municipios de Girona votaron mayoritariamente a partidos no secesionistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario