sábado, 5 de septiembre de 2015

Desiertos en España



Viajar por España supone poder comprobar in situ su variedad climática. Desde regiones muy húmedas y con precipitaciones por encima de los 1.000 mm al año a regiones que son auténticos desiertos en Europa. 

Sobre estas últimas va a tratar este post, sobre los desiertos más destacables que hay en nuestro país. Y, contrariamente a lo que se pueda pensar, no todos están en el sur de la Península Ibérica. 

Comencemos por el más famoso de ellos por su aparición de muchas películas Western (ya se puede imaginar por qué): el Desierto de Tabernas. Se ubica en la provincia de Almería, al norte de la capital provincial y en el término municipal del pueblo homónimo. A pesar de situarse cerca de la costa Mediterránea, el hecho de estar en el interior de la provincia lo aísla de toda humedad y las precipitaciones son de alrededor de 200 mm al año y cuando llueve es de manera torrencial. Sus suelos son los típicos de un desierto de roca: muy pobres y con escasa vegetación, y la que hay está adaptada a las pocas lluvias. Como comentaba al principio, este desierto es famoso porque en él se han rodado muchas películas del género Western (del Oeste), como las protagonizadas por el famoso Clint Eastwood, y otras de diferente género como Indiana Jones, Lawrence de Arabia o Cleopatra. 
 Vista del Desierto de Tabernas.

Otro desierto español y realmente fascinante son las Bardenas Reales, ubicadas al sureste de Navarra. Aunque esa comunidad es en general húmeda, las Bardenas Reales se localizan en una zona aislada y a la que no llegan las lluvias abundantes de más al norte, hacia los Pirineos. Así, las precipitaciones son escasas y se concentran en primavera y otoño, siendo muchas veces torrenciales. Las Bardenas no tienen ningún núcleo de población, al contrario que Tabernas, sino que están completamente despobladas y no forman parte de ningún municipio ya que su gestión depende directamente del gobierno foral navarro. Lo más interesante de este desierto es las curiosas formas que ha provocado el viento, erosionando las rocas y creando zonas como la Bardena Blanca o el Castildetierra, que se asemejan a enormes termiteras. 

La erosión provoca formaciones orográficas como la Bardena Blanca.


Bastante cerca de las Bardenas Reales pero en Aragón se ubica otro desierto destacable: Los Monegros. Es una región de clima semidesértico con muy pocas precipitaciones y que además es un desierto demográfico: su densidad de población apenas llega a los 7 habitantes por kilómetro cuadrado (y tiene más de 2.700 km²). Actualmente se halla en peligro de conservación al ser una zona que llama mucho la atención (es sede incluso de un festival) y además tiene una situación estratégica privilegiada. 

Los Monegros, extensa zona semidesértica en Aragón.


Por último, otra zona desértica en España es el Cabo de Gata, en la provincia de Almería, y que también recibe muy pocas lluvias pero, en este caso, sí está influenciado por el Mar Mediterráneo. Además, su riqueza biológica es impresionante y está constituido en parque natural. 
 La aridez no impide una gran diversidad biológica en el Cabo de Gata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario