miércoles, 29 de julio de 2015

Análisis de la situación catalana





La situación en Cataluña tiene pocos indicios de tener pronta resolución. El actual gobierno de la Generalitat dirigido por Artur Mas (Convergència Democràtica de Catalunya) está decidido a continuar el proceso independentista hasta sus últimas consecuencias aunque ello suponga la salida de la Unión Europea, el Euro y llevar a los catalanes a una situación de enorme tensión entre sí y con el resto de España. 

Las próximas elecciones catalanas serán, quiera o no el Gobierno de España, una especie de plebiscito sobre la independencia. Convergència acudirá a los comicios de septiembre junto a Esquerra Republicana y asociaciones independentistas como Ómnium Cultural o la Asamblea Nacional Catalana. Las importantes diferencias ideológicas entre ellos no han sido un inconveniente para su alianza por la independencia en una candidatura llamada “Junts pel sí” (Juntos por el sí). Esta candidatura ha supuesto la ruptura de Convergència i Unió después de más de treinta años, ya que Unió Democràtica rechaza la independencia de Cataluña, por lo que acudirá sola a las elecciones. 

Con un programa que parece que se limitará a proclamar la independencia de Cataluña sin tener en consideración absolutamente nada más ni las necesidades más inmediatas de los ciudadanos catalanes, Junts pel sí es favorito en las encuestas debido a la unión de los dos partidos independentistas más grandes. Fuera queda la Candidatura d´Unitat Popular, la CUP, de carácter asambleario y antisistema y muy alejada ideológicamente de CDC y ERC, pero igualmente independentista y además irredentista, ya que apuesta por la formación final de los Països Catalans, mito de los nacionalistas catalanes que supondría la formación de un gran Estado en el este peninsular formado por Cataluña, la Comunidad Valenciana (País Valencià para ellos), las Islas Baleares, la franja oriental de Aragón de habla catalana, Andorra y el Rosellón francés, es decir, todos los territorios de habla catalana. Esto me recuerda sin remedio al pangermanismo nazi de unificar todos los territorios de habla alemana en una sola nación, quisieran esos germano parlantes o no. 
 En gris oscuro, territorios catalanoparlantes. En gris claro, territorios no catalanoparlantes pero parte de regiones consideradas por los pancatalanistas como Països Catalans. En el mapa se incluye la ciudad de Alguer, en Cerdeña.

Los otros partidos en liza no son independentistas pero la postura ante el proceso secesionista es muy diferente. Los socialistas rechazan la independencia claramente después de sufrir varias escisiones y fugas de militantes que sí lo eran, y apuestan por un Estado federal. El Partido Popular apoya la postura del gobierno de su partido y considera que debe mantenerse el actual estatus de autonomía. En los dos partidos emergentes las posiciones son diferentes. Podemos (Podem en Cataluña) se ha aliado con Iniciativa per Catalunya Verds y el representante de IU en la comunidad, Esquerra Unida i Alternativa, formando la candidatura Catalunya Si que es Pot (Cataluña sí puede). Ponen el acento en la cuestión social y, en principio, no son independentistas sino federalistas pero sí apoyan el llamado “derecho a decidir”. El caso de Ciudadanos es muy diferente. El partido nació en Cataluña en 2006 como propuesta para el centro-izquierda no nacionalista decepcionado con la alianza de los socialistas con Esquerra. Ciutadans por tanto está claramente en contra de la independencia y del nacionalismo y defiende reformas para solucionar la situación. 

¿De verdad tienen tanto peso los partidos independentistas? Veamos la composición del actual Parlament, del año 2012. CDC (entonces en CiU) obtuvo 37 escaños de los 50 de la federación (los otros 13 fueron de Unió), que se suman a los 21 de Esquerra Republicana. Estos 58 escaños independentistas se amplían con los tres de las CUP y con algunos miembros de Unió que han decidido abandonar su partido por apoyar la independencia. Podrían llegar a un máximo de 65 escaños de los 135 que tiene el Parlament. La mayoría absoluta está en 68, por lo que los independentistas actualmente no tienen ni el 50 % de los escaños del Parlament. Hay que señalar que en 2012 no había irrumpido Podemos y Ciutadans aún no había tenido su gran proceso de expansión estatal. 

Lo que sí tienen los independentistas es entusiasmo y mucha presencia en la calle, lo que les hace dar una sensación de superioridad en la sociedad catalana que no necesariamente se corresponde con la realidad. 

En cuanto a los demás “Països Catalans”, los independentistas y partidarios de la creación de un Estado catalán son clara minoría. En la Franja de Aragón existe algún movimiento catalanista pero sin presencia política en las Cortes de Zaragoza (de hecho el nacionalismo aragonés se reduce a dos escaños de la Chunta de un total de 67). En la Comunidad Valenciana ha habido una fuerte subida de la Coalició Compromís, de ideología valencianista aunque no independentista. Uno de los partidos que la integran es el Bloc Nacionalista, que en el pasado tuvo muy malas relaciones con los partidos nacionalistas catalanes. Actualmente tienen 19 escaños de un total de 99 en las Corts Valencianes y son el socio junior del gobierno de coalición valenciano con los socialistas. Sus objetivos son sociales principalmente y no parece que se vaya a considerar siquiera el concepto de los Països Catalans. 

En las Islas Baleares también hubo un repunte de los nacionalistas. Las coaliciones Més per Mallorca y Més per Menorca obtuvieron seis y tres escaños respectivamente en el Parlament regional, de un total de 59. Como en Valencia, son el socio junior del gobierno de coalición balear con los socialistas y tampoco parece que la prioridad sea de carácter nacionalista de momento. 

En Andorra y el Rosellón francés si hay algún movimiento pancatalanista es de carácter residual y no tiene ninguna relevancia en la política local. 

Por tanto, los independentistas no parece que sean mayoría ni siquiera en Cataluña, y es necesaria una solución política basada en el diálogo que permita una mejora en la convivencia en Cataluña y entre Cataluña y el resto de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario