domingo, 14 de septiembre de 2014

El Corredor del Henares



El Corredor del Henares no es una comarca reconocida oficialmente pero generalmente se considera la franja regada por el río Henares al este de la Comunidad de Madrid y al extremo oeste de la provincia de Guadalajara, incluida su capital homónima. 

Sin embargo, en este artículo voy a centrarme solo en el Corredor madrileño. Como indica su nombre tiene una forma alargada, de corredor, claramente marcado por las redes de comunicaciones: la autovía A-2 de Madrid a Zaragoza y Barcelona, y las líneas de ferrocarril de Madrid a Barcelona, tanto la convencional que utiliza la red de Cercanías como la de alta velocidad, que circula al sur del Corredor, sin hacer parada en éste (en Guadalajara sí tiene una estación, aunque fantasma por su pésima situación geográfica).

Como se ve en la foto de satélite que abre este post, es una zona altamente urbanizada. La principal ciudad es Alcalá de Henares, con 204.823 habitantes en 2013, seguida por Torrejón de Ardoz, ubicada en pleno centro del Corredor madrileño, con 127.129 habitantes. La tercera es Coslada, en el extremo occidental lindante con la capital del Reino, con 91.425 habitantes. Por detrás ya están localidades más pequeñas entre las que destaca San Fernando de Henares con 41.226 habitantes. Estas dos ciudades están físicamente unidas formando un núcleo de población de más de 132.000 habitantes. Los demás son pueblos grandes: Mejorada del Campo (al sur de San Fernando, 23.048 habs), Paracuellos de Jarama (21.128 habs en todo su término municipal), Meco (al norte de Alcalá, 12.925 habs), Villalbilla (11.643 habs), Daganzo de Arriba (al norte de Torrejón, 9.793 habs), Loeches (al sur de Torrejón, 8.078 habs), Torres de la Alameda (7.899 habs), Camarma de Esteruelas (al norte de Alcalá, 6.995 habs) o Ajalvir (4.261 habs).

En el conjunto, el Corredor alberga una población de más de 570.000 habitantes que, sumados a los de los municipios más occidentales de Guadalajara superan ampliamente las 600.000 personas convirtiendo al Corredor en una de las regiones más densamente pobladas de España. Su dinamismo económico se basa en el sector servicios pero con un alto grado de industrialización, parte de ella en reconversión. En la imagen satelital se observan los enormes polígonos industriales, en color blanco, a lo largo de la autovía. Los buenos accesos y la cercanía al Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas hacen que sea una zona económicamente atractiva. A pesar de esto, la pérdida de la industria local es continua y cada vez más grave sin que parezca que los gobiernos responsables quieran hacerle frente.

Como dato interesante, destacar que el Corredor alberga importantes instituciones, como el Centro de Satélites de la Unión Europea, en la Base Aérea de Torrejón; el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA, la agencia espacial española), también en Torrejón; la Universidad de Alcalá con su campus tecnológico, el puerto seco y centro logístico de Coslada, el Instituto Nacional de Agricultura, en San Fernando, etc.

El Corredor está en el valle del río Henares que lo surca de este a oeste, donde desemboca en el Jarama, a la altura de Mejorada. El río Jarama también atraviesa la zona, entre San Fernando y Torrejón. Además, hay varios arroyos menores que desembocan en el Henares incrementando su cauce. Al estar en un valle no tiene grandes accidentes geográficos, pero sí destacan los cerros de Alcalá, que bordean la ciudad por el sur. El más alto de ellos es el Ecce Homo con 836 metros sobre el nivel del mar seguido del Cerro del Viso con 784 metros, el más llamativo al sobresalir en la meseta (ver el artículo al respecto: http://elblogdecesarmb.blogspot.com.es/2014/04/imagen-de-la-semana-el-cerro-del-viso.html ). Todos ellos forman un paraje natural, repoblado con vegetación desde hace varias décadas.

Para finalizar quiero centrarme brevemente en la historia de esta zona. Como el resto de la Península, vivió las invasiones y el paso de diferentes pueblos por la región. Los romanos se asentaron en la hoy Alcalá creando Complutum y el hecho de encontrarse en una zona de cruce la hizo muy interesante para los diferentes conquistadores posteriores. Muy cercana a la capital visigoda, Toledo, la conquista musulmana iniciada en 711 llegó también a esta región quedando bajo soberanía de Córdoba hasta que en el siglo XI la taifa de Toledo cayó bajo dominio cristiano. Al estar entonces en una zona fronteriza, en Alcalá se creó la sede regional con una fortaleza, y también torreones de vigilancia para avisar en caso de ataque musulmán. De ahí surgieron Torrejón o Torres de la Alameda, que conservan en su nombre el rastro de sus orígenes.

Quedaba así la zona bajo control de Castilla con los avatares que ello suponía. En el siglo XVI Felipe II designaba capital de sus reinos a Madrid, villa cercana al valle del Henares pero independiente de Alcalá en todos sus aspectos. En el siglo XVI también sería cuando el Alfoz de Alcalá, es decir, el territorio dependiente de dicha ciudad, comenzaría a fragmentarse con la separación de varias de sus ciudades subordinadas, como Torrejón, que primero obtuvo la carta de villazgo convirtiéndose en villa dependiente del arzobispado de Toledo, y, unos años después, la carta de venta por la que en 1574 quedaba totalmente independiente de otras entidades salvo, claro está, el reino.

En los siglos posteriores la situación no varió sustancialmente. La comarca era agraria y las condiciones de vida duras. En el siglo XIX la decadencia de Alcalá era evidente y se trasladó la universidad a Madrid, la cual no volvería hasta 1977 a la ciudad complutense.

La industrialización no llegó al Corredor hasta la segunda mitad del siglo XX cuando, con el desarrollismo y los planes de estabilización de la dictadura franquista, comenzó la llegada de empresas y fábricas a los municipios más cercanos a Madrid, y bien comunicados por la Nacional II. Fue entonces cuando se dio el gran cambio y el boom demográfico hasta llegar al tan poblado Corredor que conocemos hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario