domingo, 16 de diciembre de 2012

Orígenes remotos de la Navidad



En estas fechas celebramos la Navidad, una festividad religiosa que en los últimos años se ha convertido en un escaparate claro de lo que significa el sistema capitalista que predomina en nuestra civilización occidental.

La Navidad celebra el nacimiento de Jesús de Nazaret, hijo de Dios para el Cristianismo (y Dios en sí mismo), un profeta para el Islam y el negado Mesías para los judíos, que niegan su divinidad.
Su figura es una de las imágenes más importantes de la Historia de la Humanidad: ha sido repetida en incontables ocasiones y es un símbolo de primer orden que todo historiador ha de tener presente.

Jesús de Nazaret es una figura histórica a pesar de que muchas veces se ha cuestionado su existencia. Sin embargo, las fuentes basadas en textos concuerdan en la existencia histórica de Jesús y se suele considerar generalmente que fue un predicador judío que vivió a principios del S. I en la provincia romana de Judea. Según la tradición cristiana nació en la pequeña ciudad de Belén, se crió en Nazaret, al norte del territorio y murió crucificado en Jerusalén en torno al año 30 d. C cuando Judea estaba bajo mandato del gobernador romano Poncio Pilato.

Lo que nos interesa de estos sucesos sobradamente conocidos es su nacimiento, el que celebramos estas semanas por Navidad (cuyo nombre procede del latín  “nativitas”, nacimiento). En inglés se utiliza otro término, Christmas, cuyo significado es misa (mass) de Cristo. La Navidad, y por tanto el día de nacimiento de Cristo, sería para la Iglesia Católica, Anglicana y muchas protestantes el 25 de diciembre mientras que para las Iglesias ortodoxas de Oriente (excepto la rumana), que aún utilizan el calendario juliano, sería el 7 de enero.

Una vez visto el origen y el por qué de la celebración es interesante ver algunas de sus simbologías pues muchas de ellas que utilizamos hoy en día distan mucho de estar relacionadas con el nacimiento de Jesús en Palestina.

Los belenes o pesebres son el símbolo principal de la Navidad junto a los más populares hoy en día árboles. Se trata de una representación del establo en donde la tradición cristiana señala que nació Jesús junto a sus padres, la Sagrada Familia. En el Belén suelen representarse también animales (los famosos buey y mula que el Papa ahora rechaza) y los pastores  junto a tres sabios que la tradición denomina Reyes Magos que acudieron a rendir culto al Hijo de Dios. Encima del establo suele representarse una estrella sobre la que hay abundante debate. Muchas veces se ha considerado por fuentes de la época que pudo tratarse de una supernova que se vería en el cielo de entonces. Se considera a Francisco de Asís el creador de la actual concepción de Belén. 

El otro gran símbolo de la Navidad es muy interesante ya que se trata de un abeto o pino que, evidentemente, nada tiene que ver con el nacimiento de Jesús ya que este tipo de árbol no existe en Palestina. La tradición del árbol proviene del norte de Europa. Previo a su cristianización, las gentes de Escandinavia solían celebrar por estas fechas el nacimiento de Frey, dios del Sol y de la fertilidad. Y lo hacían adornando un árbol de hoja perenne que simbolizaba el Universo. Tras la cristianización del territorio, se mantuvo esta tradición pero cambiando su significado por el del nacimiento de Cristo.
Los adornos del árbol tienen su propio significado. La estrella colocada en lo más alto simboliza la estrella de Belén, las bolas simbolizarían los dones de Dios a los hombres, los lazos se han pensado a priori que representan los lazos entre las personas y las luces simbolizan la luz de Cristo.

Por último, es también destacable el papel que tienen los personajes navideños, cada vez más comercial. En España tradicionalmente los Reyes Magos (antes mencionados) tenían un papel principal como unos personajes que la noche de Reyes (del 5 al 6 de enero) llevaban regalos a los niños y niñas en representación de los regalos que hicieron a Jesús. 
En los últimos años, Santa Claus o Papa Noel ha tenido una gran aceptación también en España. Este personaje está inspirado en la figura de un obispo griego llamado Nicolás que vivió en Anatolia en el siglo IV. Fue una persona muy venerada en la Edad Media. La tradición lo considera un personaje legendario que trae regalos a los niños en Nochebuena, previa a Navidad. Papa Noel tuvo su primera expansión en Estados Unidos y el norte de Europa y actualmente es un a figura reconocida en todo el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario