martes, 11 de diciembre de 2012

Parques Nacionales de España



Desde 1918 se intentó la protección de nuestros parajes naturales más valiosos. España, cuya imagen de paraje natural puede ser errónea (a todos nos viene a la mente la planicie castellana o la costa levantina sobrecargada de pisos), ofrece una rica diversidad de paisajes gracias principalmente a los diferentes climas.
Esa diversidad climática se debe a la situación geográfica de la Península Ibérica (entre dos continentes y dos masas de agua distintos) y a su complicada orografía (meseta, cordilleras, depresiones). Todo ello ha hecho que dispongamos de paisajes muy diferentes según la zona de la Península y su altitud, como veremos ahora.

En los últimos lustros en España se han cometido atrocidades con nuestro medio ambiente, gracias a la burbuja inmobiliaria cuyo pinchazo nos está haciendo atravesar la peor crisis económica de la Historia. Sin embargo, durante los años de bonanza, se destruyeron algunos de nuestros parajes naturales con las repercusiones mediáticas sólo de un puñado de ecologistas.

No voy a hacer valoraciones sobre los distintos parajes que van a aparecer en este artículo ya que, a su manera, todos son bellos enclaves y por ello han alcanzado el máximo estatus de protección, el de Parque Nacional, además de por su riqueza biológica.

Hay 14 Parques Nacionales en España, concretamente 9 en la Península Ibérica, 4 en Canarias y 1 en las Islas Baleares. Todos ellos están integrados en la Red de Parques Nacionales, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, aunque su gestión está cedida a algunas de las comunidades autónomas que los albergan. 

 El primero en crearse fue el Parque Nacional de los Picos de Europa, el 22 de julio de 1918. El más grande es el Parque Nacional de Sierra Nevada, con más de 86.000 hectáreas mientras que el más pequeño es el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel con casi 2.000 hectáreas.
Los 14 están distribuidos entre diferentes zonas climáticas, altitudes, en interior, costa, etc por lo que es una red muy diversa y realmente interesante de visitar.

Parques Nacionales de España (por orden de antigüedad)

Parque Nacional de los Picos de Europa

Se sitúa al norte de España, entre Asturias, Cantabria y la provincia de León, en la zona central de la Cordillera Cantábrica. Es el más antiguo del país aunque fue ampliado en 1995 por lo que ahora ocupa 64.660 hectáreas. Sus ecosistemas son de alta montaña atlántica: glaciar, kárstica, grandes bosques oceánicos y praderas. Los Picos de Europa también están protegidos como Reserva de la Biosfera y como Zona de especial protección para las aves (ZEPA).
Se trata del segundo Parque Nacional más visitado de España tras el del Teide. 

 Su diversidad es sobresaliente al albergar el 82 % de los anfibios de la Península, el 63 % de los reptiles, el 72 % de las aves reproductoras y el 88 % de los mamíferos terrestres. Como principales especies, el urogallo, el oso pardo y el quebrantahuesos además del lobo ibérico.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (en aragonés: Parque Nacional d´Ordesa y d´as Tres Serols)

Se sitúa en los Pirineos, justo en su parte central en la provincia de Huesca, en la comunidad autónoma de Aragón. También se creó en 1918, un mes después de los Picos de Europa. Fue ampliado en 1982 y ocupa 15.608 hectáreas. Sus principales ecosistemas son de alta montaña atlántica: glaciar, kárstica, fluvial y bosques de coníferas. También es Reserva de la Biosfera y ZEPA además de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. 

 Rebeco, quebrantahuesos y urogallo son las especies más protegidas además de los buitres y las águilas. Los bosques ocupan el 20 % del Parque.

Parque Nacional del Teide (también conocido como Cañadas del Teide)

Se encuentra en la isla canaria de Tenerife, aproximadamente en el centro insular. Se creó en 1954 siendo reclasificado en 1981. Tiene una extensión de 18.990 hectáreas. Sus ecosistemas varían totalmente respecto a los anteriores debido a su situación y a su clima: volcánico-macaronésica lo que significa una geomorfología volcánica, endemismos y, como vegetación, matorral canario de alta montaña al alcanzar el pico del Teide los 3.718 metros de altura. El Teide además es Patrimonio de la Humanidad. 

 Es el Parque Nacional más visitado de España con casi tres millones de visitas en 2008 lo que lo hacen también el más visitado de Europa y el segundo del mundo en 2007.

Destaca su vegetación endémica de Canarias, única en el mundo como el tajinaste rojo, el alhelí del Teide y la violeta del Teide. En cuanto a fauna destaca el lagarto tizón.

Parque Nacional de la Caldera de Taburiente

También en el archipiélago canario, concretamente en la isla de La Palma. También se creó en el año 1954 y reclasificado en 1981. Tiene una extensión de 4.690 hectáreas. Sus ecosistemas tienen parecidos y diferencias con los del Teide: también es volcánico-macaronésica al ser una caldera volcánica y erosiva. La diferencia es con la vegetación que es pinar canario y rupícola. Además, la Caldera de Taburiente es ZEPA. 

 La Caldera tiene 7 km de eje como máximo y se trata de una depresión rodeada por un cerco rocoso que alcanza 2.426 metros en el punto más alto, el Roque de los Muchachos.

En su vegetación destaca la abundancia de pinos canarios, los cuales tienen una característica muy interesante: resisten al fuego ya que están adaptados a las erupciones volcánicas. En fauna destacan cuatro especies distintas de murciélagos.

Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio (en catalán: Parc Nacional d´Aigüestortes i Estany de Sant Maurici)

Se encuentra en los Pirineos orientales, en cuatro comarcas catalanas de la provincia de Lleida. Data de 1955 y fue ampliado, ya por la Generalitat, en 1996. Su extensión es de 14.119 hectáreas. Sus ecosistemas son parecidos a los de Ordesa y Monte Perdido: alta montaña atlántica con glaciares, bosques de coníferas y praderío alpino. También es ZEPA. 

 La mayor parte sobrepasa los 1000 metros de altura. Está formado por el valle del río San Nicolás cuyos meandros apodan a la zona “Aigüestortes” (aguas tortuosas) y al este por el lago San Mauricio.

Las especies más emblemáticas son discretas y difíciles de ver y destacan el quebrantahuesos, el águila real, el buitre leonado, el urogallo, etc.

Parque Nacional de Doñana

Situado al suroeste de la Península Ibérica, junto a la desembocadura del río Guadalquivir entre las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz. Se creó en 1969 y se reclasificó en 1978. Tiene una extensión de 50.720 hectáreas a las que se suman otras 13.000 de preparque. Doñana son unas marismas por lo que su ecosistema es propio de los humedales: marismas costeras, dunas y vegetación en forma de pinares y alcornocales. Doñana es además Reserva de la Biosfera, Patrimonio de la Humanidad y ZEPA. 

 En su carácter de marismas es un terreno muy llano al final de la depresión del Guadalquivir. Estas condiciones hacen que cada invierno haya más de 200.000 aves de unas 300 especies diferentes debido a su situación de encrucijada. Es considerada la mayor reserva ecológica por todo ello.
Entre la fauna más importante destacan los ejemplares de lince ibérico, el felino más amenazado del mundo y del que quedan unos 200 ejemplares, casi todos en Doñana.

Parque Nacional de las Tablas de Daimiel

Situadas en plena Mancha, en la Meseta Central de la Península, concretamente en la provincia de Ciudad Real (Castilla-La Mancha). Se creó en 1973 siendo reclasificado en 1980. Es el Parque Nacional más pequeño de España con 1928 hectáreas aunque con el premarque alcanza más de 5.000. Las Tablas de Daimiel son una serie de lagunas situadas en lo que se denomina la Mancha húmeda, en pleno centro de dicha comarca, de carácter generalmente seco. Así, son, como Doñana, un ecosistema de humedal aunque en este caso es humedal de interior, con saladares y vegetación de ribera. Además son Reserva de la Biosfera y ZEPA. 

 Las Tablas de Daimiel casi desaparecieron recientemente debido a una intensa sequía que casi acabó con todas sus lagunas y provocó un incendio debajo de la turba del terreno. La explotación humana del agua que alimenta las lagunas agravó el problema. Recientemente, intensas lluvias y un mayor control de las aguas que las alimentan (como un control riguroso de los acuíferos) han hecho que las Tablas vuelvan a recobrar su antiguo esplendor llegando a conectar con el Río Guadiana, algo que hacía años que no ocurría (desde los 80).

Entre las fauna destacan sobre todo las aves, anfibios y pequeños mamíferos.

Parque Nacional de Timanfaya

Localizado en la isla canaria de Lanzarote, la más cercana a África. Fue creado en 1974 siendo reclasificado en 1981. Tiene una extensión de 5.107 hectáreas. Es un ecosistema muy seco formado por creaciones volcánicas como conos apagados aunque con actividad térmica en su interior. Así, es de tipo volcánico-macaronésica y destacan los conos, actividades geotérmicas y endemismos como en las otras islas canarias. Además, es Reserva de la Biosfera y ZEPA. 

 Las últimas erupciones en Timanfaya fueron en el siglo XVIII ("El día 1 de septiembre de 1730, entre las nueve y las diez de la noche, la tierra se abrió en Timanfaya, a dos leguas de Yaiza... y una enorme montaña se levantó del seno de la tierra"). Se pueden observar más de 25 pequeños volcanes. Este hábitat destaca por estar en las primeras etapas de la sucesión ecológica, una etapa de primera colonización de especies vegetales lo que lo hace muy interesante desde el punto de vista ecológico.

Parque Nacional de Garajonay

También en las islas Canarias, concretamente en la isla de La Gomera. Las islas más occidentales son mucho más húmedas que las orientales y esto se puede ver fácilmente comparando los Parques de Timanfaya y de Garajonay. Este Parque Nacional se creó en 1981 (el primero de la actual etapa democrática) con una extensión de 3.984 hectáreas. Su ecosistema es también volcánico-macaronésica principalmente formado por barrancos, roques y, lo más importante, la laurisilva canaria, un bosque húmedo vestigio de variadas especies de hoja perenne que cubrían toda Europa en el Terciario. Por todo ello Garajonay es además Patrimonio de la Humanidad y ZEPA. 

 La laurisilva se crea en un clima uniforme con pocas variaciones a lo largo del año y con una precipitación abundante, con una humedad casi constante por el contacto con las nubes por lo que Garajonay está a una altura media notable. El bosque de laurisilva ocupa el 90 % del Parque.

Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera

Las Islas Baleares son Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera y…Cabrera. Así nos enseñaban en el colegio, de corrillo, los nombres de las Islas Baleares, situadas en el Mediterráneo occidental, frente a la Península Ibérica, sin entrar más en sus características propias. Cabrera en esa sucesión de nombres quedaba la última por ser la más pequeña de las islas principales pero no se mencionaba que, en realidad, no tiene población al ser un paraje natural único. 

 Cabrera, junto con algunos islotes cercanos como Conejera y otros más, son un parque nacional marítimo-terrestre desde el año 1991. Tiene 10.021 hectáreas aunque hay que señalar que la mayoría son marítimas (8.700). Es un ecosistema marítimo-terrestre caracterizado por islotes rocosos, fondos marinos y matorral mediterráneo. Cabrera y sus islotes son además ZEPA.

Debido a su aislamiento y a la presencia de militares en el siglo XX se pudo salvaguardar de la especulación urbanística. Es cobijo de colonias de aves marinas y especies endémicas. “El archipiélago está rebosante de vida, tanto en tierra como en mar”.

Parque Nacional de Cabañeros

Cabañeros se encuentra en una gran finca entre las provincias de Ciudad Real y Toledo, en los montes homónimos (Castilla-La Mancha). Dicho nombre aparece en las fuentes desde el siglo XVI. Era una finca privada que iba a ser destinada como campo de tiro pero la presión ecologista hizo que el Gobierno finalmente la convirtiera en Parque Nacional, con la máxima protección.
Cabañeros es P.N desde 1995 y tiene 39.687 hectáreas. Su ecosistema es propio de interior, concretamente media-alta montaña mediterránea con sierras, piedemonte, matorral mediterráneo y formaciones herbáceas. Cabañeros es además ZEPA. 

 El paisaje propio de este Parque Nacional es la llamada dehesa, bosque claro de encinas o alcornoques dedicado tradicionalmente al ganado. Su fauna es variada y destacan la cabra montesa, el águila imperial y los ciervos.

Parque Nacional de Sierra Nevada

Sierra Nevada se sitúa en el sur peninsular, en la zona este de Andalucía entre las provincias de Granada y Almería. Esta importante sierra se convirtió en Parque Nacional en 1999 aunque desde 1989 era parque natural. Se trata del P.N más grande de España con 70.953 hectáreas. Incluye también a las famosas Alpujarras granadinas. Su ecosistema es propio de media-alta montaña mediterránea, como Cabañeros, aunque con unas altitudes mucho mayores (algunas de sus montañas sobrepasan los 3.000 m). Hay huellas glaciares, pastos alpinos y bosques de quercíneas (árboles de gran porte como robles y encinas). Es también Reserva de la Biosfera. 

 Unas 60 especies de plantas son endémicas de Sierra Nevada y en fauna destacan la cabra montesa, el gato montés y el tejón. Dentro del Parque hay una estación de esquí y varios jardines botánicos.

Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia

Las Islas Atlánticas comprenden las islas gallegas de Ons, Sálvora, Cortegada y las más famosas, Cíes, todas ellas en las costas de la provincia de Pontevedra. Son Parque Nacional marítimo-terrestre desde el año 2002. Tienen una extensión de 8.400 hectáreas, 7.200 de ellas marítimas. Destacan sus ecosistemas de fondos marinos y sus aves endémicas por que también es ZEPA. Las islas se encuentran entre las rías de Vigo y Arousa pasando por la de Pontevedra.

 Albergan un gran bosque de laurel y 200 especies de algas marinas. En fauna destacan los cormoranes, delfines y especies de gaviotas.

Parque Nacional de Monfragüe

Monfragüe se sitúa en la provincia de Cáceres, al norte de Extremadura. Su nombre procede del latín mons fragorum (monte denso) debido a la gran cantidad de bosque mediterráneo que alberga. Es parque nacional desde el año 2007 siendo así el más reciente. Tiene casi 18.000 hectáreas de superficie y sus ecosistemas son propios de bosque y matorral mediterráneo, dehesas y masas de agua. Además es Reserva de la Biosfera y ZEPA. 

 Tiene una rica flora y fauna con ejemplares como encinas, jaras, madroños, buitres negros, águilas imperiales, nutrias, ciervos, etc.

Parque Nacional de las Cumbres de Guadarrama (propuesto)

 La propuesta de Parque Nacional incluye como espacio protegido unas 40.000 hectáreas en la sierra de Guadarrama, entre Madrid y Segovia, en el Sistema Central. Destacan sus bosques de montaña, sus lagos glaciares y sus formaciones de granito. Además, tiene una rica fauna con especies tan reseñables como el lobo, el águila imperial, especies de buitre, el jabalí, etc.
Este proyecto se ha ido postergando con los años por los desacuerdos entre administraciones y por los atentados contra la naturaleza del urbanismo, sobre todo en la vertiente madrileña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario