miércoles, 2 de diciembre de 2009

Torrejón a la deriva


Con la segunda mayor tasa de paro de las ciudades de más de 100.000 habitantes de Madrid y siendo la que más aumenta día a día la cola del INEM, al alcalde de Torrejón parece que sólo le preocupa la estética urbanística. Torrejón es una ciudad industrial del área metropolitana de Madrid de la que estoy orgulloso por todo el progreso alcanzado en la última década que la ha hecho convertirse en una ciudad agradable para vivir. Pero eso no quita que Torrejón siga siendo lo que es: una ciudad industrial y residencial y nada de lo que haga el alcalde para redecorarla la cambiará ¡porque para eso haría falta lanzar una bomba y destruirla para hacerla de nuevo!

Aún así el señor Rollán sigue colocando césped artificial en los contenedores de basura a ver si con eso huelen menos, una labor notable…
Ahora para Navidad (una celebración que me gusta bastante al margen de motivos religiosos), el ayuntamiento se ha superado en decoración. Veamos, en plena crisis económica mundial el alcalde aumenta el número de luces argumentando que gastan menos, las deja encendidas toda la noche (hasta las 7 y media de la mañana porque yo mismo las he visto para ir a la universidad) incluidos camellos, palmeras y trineos de luces. Todo precioso pero, por favor, limite el tiempo de luces.
Sin contar con que este año el ayuntamiento ha encendido las luces mucho antes que de costumbre (26 de Noviembre), el mismo día que Madrid capital.

Paso a temas algo más importantes (el gasto de energía también lo es evidentemente). El transporte se ha convertido en la última semana en un tema delicado por la desastrosa gestión que se está haciendo de los autobuses urbanos. El Soto del Henares es un barrio ya completamente terminado y la gente ya está yendo a vivir poco a poco a sus nuevas viviendas. Por tanto necesita los servicios que existen en el resto de la ciudad (instituto, ambulatorio, estación de RENFE, etc.) y, sobre todo, poder comunicarse con el Centro y otros barrios. Para ello la solución más sencilla era ampliar la línea 5 que hasta hace una semana llegaba hasta la Mancha Amarilla, es decir, las puertas del Soto del Henares. Sin embargo, por motivos altamente cuestionables, el ayuntamiento en vez de ampliar esta línea la ha eliminado asimilándola a la línea 1 (que a partir de este punto llamaré la Línea Atestada). Esta Línea Atestada es el circular de Torrejón y, antes de este arreglo chapuza, ya funcionaba con sus deficiencias que podían ser entendidas al prestar servicio a gran parte de la ciudad y conectar el norte con el sur y el este con el Centro. Ahora sin embargo, tenemos una línea ampliada hasta el Soto del Henares y, no sólo eso, sino que también debe cubrir el barrio de La Zarzuela al que hasta ahora daba servicio la línea 5. ¿Qué supone esto? Sencillo, que los autobuses pasen de forma considerablemente más irregular y, además que para los vecinos de barrios como El Juncal, La Zarzuela o La Mancha Amarilla ir al Centro resulte más de MEDIA HORA cuando antes con la línea 5 podía reducirse a 10-15 minutos. Es el resultado de hacer las cosas MAL.

Evidentemente, el alcalde está más preocupado en la Navidad o en poner césped artificial que en solucionar este grave problema para los vecinos. Si tuviéramos el tan ansiado metro que está en proyecto podríamos comunicarnos rápidamente bajo tierra pero claro, parece que a la Comunidad de Madrid se le han acabado las tuneladoras…

Para finalizar felicito el comienzo de las obras del Hospital pero recuerdo que va a ser de gestión privada con lo que van a hacer un negocio de nuestra salud, me resulta repugnante. También felicito al ayuntamiento por aparecer en todos los periódicos regionales e incluso nacionales por su gestión caprichosa del Plan E que en vez de aprovecharlo para construir Escuelas Infantiles o Residencias de Mayores lo está gastando de manera escandalosa (5 millones de euros) en una especie de parque temático con réplicas de monumentos europeos, ¡Hay que ver qué europeísta es nuestro alcalde!


No hay comentarios:

Publicar un comentario