domingo, 16 de julio de 2017

¿Cómo se ha ido integrando Europa?



Europa es más que la propia Unión Europea, aunque esta sea la organización supranacional más potente del continente, la que más lejos ha llegado en la integración de los diferentes países que la componen: tiene sus propias instituciones, tratados y leyes, algo de lo que carecen otras organizaciones europeas. 
 Las diferentes organizaciones que existen en Europa. Fuente: elordenmundial.com

La Segunda Guerra Mundial supuso el cénit de la autodestrucción europea. A partir de ese desastre una serie de líderes europeos tuvo claro que el papel de Europa pasaba necesariamente por su integración progresiva para hacer frente a los nuevos gigantes del mundo, Estados Unidos y la Unión Soviética. 

Así, se fueron creando paulatinamente diferentes organizaciones que vamos a ver a continuación brevemente. 

La primera de ellas fue el Consejo de Europa, que no tiene nada que ver con la UE ni con el Consejo Europeo, órgano legislativo y ejecutivo de la misma. El CdE se fundó en 1949, pocos años después de acabar la guerra, con el objetivo de apoyar la democratización y garantizar los Derechos Humanos en un continente devastado. Actualmente todos los países europeos pertenecen al Consejo con la excepción de la Ciudad del Vaticano, que es observadora, Bielorrusia y Kazajistán, los tres con unos regímenes políticos que llamaríamos directamente dictaduras al carecer de elecciones libres. De sus órganos dependientes, el más relevante a día de hoy es el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, ya que la organización ha sido eclipsada por la UE. 

Países miembros del Consejo de Europa: todos menos Bielorrusia, Ciudad del Vaticano y Kazajistán. Este último tiene la mayor parte de su territorio en Asia.


La Unión Europea, cuyo precedente fue la Comunidad Económica Europea, se inició en 1957 por tan solo seis países. Hoy es un club de 28 Estados, aunque Reino Unido haya solicitado salir de la misma tras un referéndum en el que ganó la salida de la UE. Lo que comenzó como unión económica ha pasado a ser también política aunque los avances sean lentos y no sin tensiones ante los recelos de algunos Estados a ceder soberanía. Actualmente son candidatos a ingresar en la misma: Turquía (proceso paralizado ante su deriva autoritaria), Serbia, Montenegro, Macedonia y Albania. 

Mapa de la UE actualmente, con 28 Estados miembros incluido Reino Unido, en proceso de salida.


Adscritas a la UE están la Eurozona, es decir, los países que tienen el euro como moneda y, por tanto, comparten el Banco Común Europeo, que son 19 de los 28. Tuvo su origen con la implantación del euro a partir de 1999; y el Espacio Schengen, que son 26 países, tanto de la UE como de fuera de ella (Suiza, Noruega e Islandia) que han eliminado las fronteras entre ellos, así como el uso del pasaporte. Además, tres microestados tienen abiertas sus fronteras aunque no sean parte formalmente de Schengen: Mónaco, San Marino y la Ciudad del Vaticano. Schengen se desarrolló a partir de 1995. 
 Mapa de la Eurozona (azul). En rojo y verde, países de la UE que no tienen el euro como moneda. Menos Reino Unido y Dinamarca, los demás están obligados a adoptar el euro en algún momento. En violeta, países que usan el euro independientemente de la UE y sus directrices (Montenegro y Kosovo).
En azul, los países miembros del Espacio Schengen y, por tanto, sin fronteras entre ellos. En amarillo, los países obligados a unirse en un futuro.

La UE también tiene acuerdos con países terceros del continente. Tienen unión aduanera con ella Turquía, Andorra, Mónaco y San Marino y forman parte de su Espacio Económico Islandia, Noruega y Liechtenstein. Así, se ve que la UE domina el continente de manera evidente incluso con países que no pertenecen a ella, sobre todo en lo económico. 

Así, la UE dentro del continente solo tiene dos organizaciones rivales. La primera es la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés), que en sus inicios en 1960 estaba formada por más países que ahora, que son solo cuatro: Islandia, Noruega, Suiza y Liechtenstein. Es una asociación mucho menos estrecha que la UE y sus miembros son países que no han querido ir más allá en el grado de integración que el meramente comercial, aunque sí sean parte del Mercado Común Europeo. Además, ser miembro de la EFTA es incompatible con serlo de la UE. Por ello, varios países que eran de la EFTA al unirse a la UE tuvieron que abandonar la primera, como Portugal, Reino Unido o Suecia. Se ha valorado la posibilidad de que Reino Unido vuelva a la EFTA cuando consume su salida de la UE, aunque no está claro. 

Logo de la EFTA con las banderas de sus cuatro países miembros.


La otra organización rival de la UE en vez de estar en el oeste, como la EFTA, está en el este: la Unión Económica Euroasiática, ligada a la Unión Euroasiática aunque no son la misma entidad. La primera es eminentemente económica y la segunda incluye aspectos políticos a semejanza de la UE pero en el antiguo bloque comunista. Básicamente es la respuesta de Rusia y sus aliadas a la expansión de la UE hacia el este, para salvaguardarse. Así, son parte de las mismas, además de la propia Rusia, Bielorrusia, Armenia, Kazajistán y Kirguistán, las dos últimas repúblicas en Asia central. Ambas son la organización europea más moderna, ya que el tratado de fundación fue firmado en 2014 y comenzaron a operar en 2015. 

Países miembros de la Unión Euroasiática: Bielorrusia, Rusia, Armenia, Kazajistán y Kirguistán. ¿Un intento de rehacer la URSS?


Quedan en “tierra de nadie” varios países del este europeo que, tarde o temprano, tendrán que elegir sus alianzas. Ucrania es el mayor de ellos, y de momento se inclina por la UE después del Euromaidán de 2014 y la intervención rusa, que aún continúa. Moldavia tradicionalmente había sido más pro europea pero recientemente ha llegado al poder un gobierno partidario del entendimiento con Rusia. De los países del Cáucaso, Armenia está claramente posicionada con Rusia al ser miembro de la UEE. Georgia, por el contrario, se inclina más por Occidente al estar enemistada con Rusia y Azerbaiyán se permite navegar entre las dos aguas. En los Balcanes, por otro lado, todos son candidatos a entrar en la UE y, los que no, son potenciales, como Bosnia y Herzegovina y Kosovo, aún no reconocido por la ONU. 

Veamos así que Europa dista mucho de ser solo la UE sino que hay más organizaciones y numerosas situaciones incluso dentro de la misma UE, con países miembros de la Eurozona y otros que no, y países que son miembros de la UE pero no de Schengen (como Irlanda).

No hay comentarios:

Publicar un comentario