sábado, 15 de marzo de 2014

Imagen de la Semana: La llegada del Templo de Debod



La imagen de esta semana es una mezcla de aires de Oriente, concretamente del Antiguo Egipto, y de aires actuales. El monumento más antiguo que hay en Madrid es este pequeño templo egipcio, el Templo de Debod, que pasa en cierto modo desapercibido a pesar de su gran exclusividad. Y es que este templo fue construido alrededor del año 200 a. C (por lo que es muy moderno dentro de lo que fue la extensa historia de Egipto, concretamente de la etapa helenística de los Ptolomeos) cuando Madrid no existía y ni siquiera estaba en proyecto ya que Madrid es una ciudad de origen medieval, cuando se creó como fortaleza musulmana primero y después como pequeño conjunto de viviendas tras su toma por los cristianos.

Así, el Templo de Debod tiene como primera peculiaridad que es mucho más antiguo que la ciudad que lo acoge desde que, en 1968, Egipto regaló cuatro templos a diferentes países que habían colaborado en la preservación de varios templos, entre ellos Abu Simbel, en peligro por la construcción de la Presa de Asuán. Los cuatro países que recibieron un templo similar al de Debod fueron Estados Unidos (Dendur, actualmente situado en el Museo Metropolitano de Nueva York), Italia (Ellesiya, en el Museo Egipcio de Turín), Holanda (Taffa, en el Rijksmuseum van Oudheden de Leiden) y España, que es el nuestro de Debod, ubicado en el Parque del Oeste de la capital hispana, donde antaño se encontraba en Cuartel de la Montaña, destruido parcialmente en la Guerra Civil.

El templo se ubicaba originalmente en una pequeña localidad homónima a orillas del río Nilo, cerca de la primera catarata, en la Baja Nubia, es decir, al sur del país. Estaba dedicado al dios Amón, pero estaba relacionado con un templo más grande situado en sus proximidades dedicado a la diosa Isis, por lo que los investigadores creen que en Debod se rendía culto a ambas deidades.

El templo en sus orígenes era más pequeño que en la actualidad (para más información al respecto recomiendo visitar directamente en templo, donde explican las sucesivas ampliaciones que tuvo a lo largo de los siglos). Así, el núcleo primigenio fue rodeado por nuevas estancias construidas en época ptolemaica y, ya en época romana, se incorporaron las columnas de entrada que vemos hoy, de orden floral; un edificio anexo y más decoración en el interior. El templo tiene muchos grabados relacionados con dioses egipcios que permiten conocer de primera mano la vida en esa antigua civilización. También pueden observarse (aunque fijándose especialmente) graffiti antiguos incluso en su exterior, como dromedarios, cruces e inscripciones, lo que da fe del uso de las escrituras expuestas en el pasado, escrituras que también ha sufrido el templo actualmente ya que el año pasado fue vandalizado con unas pintadas rojas en su exterior, que los servicios de conservación borraron rápidamente.

En la fotografía, sin embargo, lo que se ve es cómo, al traerse a España, se reconstruyó intentando mantener su aspecto original en lo posible (técnica llamada anastilosis en arqueología), y se consiguió aunque no sin dificultades pues junto a los bloques de piedra solo se habían incluido un plano y un croquis del alzado del templo, junto a diferentes fotografías. El templo llegó a Madrid en 1970 y se inauguró el emplazamiento oficialmente en 1972. 

+ Info: www.madrid.es/www.madrid.es/templodebod

No hay comentarios:

Publicar un comentario