miércoles, 13 de enero de 2010

El agua embalsada sube un 43 % en un mes excepcional

Artículo diario El País.


En noviembre de 1995 comenzó a llover y España dejó atrás la sequía que padecía desde 1992. De golpe, las lluvias torrenciales llenaron los embalses y, cuando en mayo de 1996 el PP llegó al poder no había ni rastro de escasez. Algo parecido ha ocurrido en el último mes. Tras un periodo seco, con altibajos, que comenzó en 2005, las lluvias del último mes han permitido que los pantanos aumenten en sólo cinco semanas un 43% el volumen embalsado. De media, cada semana han ganado unos 2.000 hectómetros cúbicos (el doble del derogado trasvase del Ebro).

Las lluvias han sido de tal nivel que La Mancha húmeda ve manar ríos que llevaban décadas secos por la sobreexplotación de los acuíferos. El Cigüela, seco hace tres semanas en su mayor parte, aporta ahora más agua a las Tablas de Daimiel que el trasvase de emergencia que el Ministerio de Medio Ambiente ha construido en tiempo récord. En el departamento aún recuerdan que algo parecido ocurrió en mayo de 2008, cuando había diseñado un trasvase desde el Ebro a Barcelona y las repentinas lluvias en la cuenca hicieron innecesaria la obra.

"No hay nada como aprobar un decreto de sequía para que se ponga a llover", ironiza un responsable de una cuenca, en alusión al decreto ley de ayudas a los agricultores y obras de emergencia por la sequía que el 22 de diciembre la ministra Elena Espinosa defendió en el Congreso.

En la última semana, los embalses peninsulares han visto crecer sus reservas un 7,6% y ya están al 63,2% de su capacidad. Casi doblan la media de los últimos 10 años en esta época, ya que lo normal es que la capacidad embalsada toque techo en primavera. Por cuencas, sólo el Segura (al 34,1%) y el Júcar (al 35,9%) están por debajo del 50%. Por el contrario, las cuencas del Cantábrico rondan el 80%, el Duero al 69,2%, el Tajo al 53,3%, el Guadiana al 57,9% y el Ebro al 73,4%.

Los embalses de Entrepeñas y Buendía, de los que parte el trasvase Tajo-Segura han superado el nivel de excepción, lo que implica que a partir de ahora cada trasvase lo decidirá una comisión técnica del ministerio y no el Consejo de Ministros, lo que alivia la tensión sobre el acueducto en pleno debate sobre el Estatuto de Castilla-La Mancha.

Las lluvias han hecho que la generación eléctrica de los embalses en lo que va de mes sea el doble que en el mismo periodo del año anterior, según Red Eléctrica de España. Además, las reservas de agua en forma de nieve en el Pirineo superan con mucho las de la media de los últimos 10 años y rozan el nivel del año pasado, cuando nevó en diciembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario