viernes, 15 de abril de 2016

Un ejemplo flagrante de manipulación periodística




 Napoleón Bonaparte (1769-1821) pasó en 20 días de ser un "ogro sanguinario" a ser "Su majestad imperial".

La manipulación a la que somos sometidos por la prensa y los demás medios de comunicación a veces es tan flagrante como en el caso histórico que vamos a ver en este post. Napoleón Bonaparte había sido derrotado y enviado al exilio en la isla italiana de Elba. Sin embargo, el astuto corso aún tenía cartuchos en la recámara y logró escapar de la isla y desembarcar en Francia para recuperar su poder. Una vez en la Costa Azul, la marcha hacia París fue imparable y duró tan solo veinte días. Era marzo de 1815. 

Lo interesante de este episodio fue el tratamiento que dio de estos hechos la prensa parisina, en concreto el periódico El Monitor. Sus titulares fueron variando conforme Napoleón fue avanzando. Solo doy una pista: el primer titular, cuando Napoleón huyó de Elba, fue el siguiente: “El ogro sanguinario de Córcega ha abandonado su prisión”

Veamos cómo fue la evolución de sus titulares:
“El bandido corso desembarca en Francia”
“El monstruo ha pasado la noche en Grenoble”
“El tirano ha pasado por Lyon”
“El usurpador se halla a cuarenta leguas de la capital”
“Bonaparte continúa su avanza triunfal”
“Napoleón estará mañana al pie de nuestras murallas”
“El emperador ha llegado a Fontainebleau”

Por último, el cinismo de ese periódico llevó a este titular: “Su majestad imperial llega a la capital de sus Estados en medio de sus fieles súbditos”

Así, en un solo mes Napoleón había pasado de ser un ogro sanguinario, un tirano, un bandido y un usurpador a ser majestad imperial (aunque solo por cien días hasta su derrota definitiva en Waterloo). E, igual que este caso, día a día los medios nos intentan manipular según su tendencia y, habitualmente, se ven cambios de titular como este según interese al medio en cuestión. Toda una lección a apuntar para atender a los medios de manera crítica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario