martes, 26 de noviembre de 2013

Estados-tapón en el siglo XXI: Ucrania



En el siglo XIX comenzaron a crearse los denominados Estados-tapón. Tras la derrota francesa en las Guerras Napoleónicas, los nuevos dueños de Europa decidieron intentar que nunca volviera a ser una amenaza. Por ello en el Congreso de Viena aprobaron que al norte Francia limitara con un potente Reino de los Países Bajos, con Bélgica incorporada y al este con la recién creada Confederación Helvética (Suiza) y el reino de Piamonte-Cerdeña. El objetivo es evidente: evitar que Francia volviera a expandirse en el futuro después de haber sufrido el episodio napoleónico.

Crear Estados-tapón se recuperó cien años después, después de la Primera Guerra Mundial. La derrotada Alemania se vio separada de Rusia por una recuperada Polonia, país que estaría entre dos grandes. Esta condición la perjudicó ya que Hitler y Stalin acabaron repartiéndosela al comenzar la Segunda Guerra Mundial.

¿Sigue habiendo Estados-tapón en el siglo XXI? Evidentemente los objetivos ya no son los mismos. El concepto de guerra ha variado además del modo de llevar a cabo las relaciones internacionales. Sin embargo, hay Estados que por su situación geográfica puede verse claramente que están entre dos potencias y, muchas veces, eso es una fuente constante de problemas al tener que acabar eligiendo entre una u otra.

Destaco Ucrania por los sucesos de los últimos días. Este país surgió con la caída de la Unión Soviética en 1991. Tiene dos almas: una europea y otra rusa. Su población es eslava y su idioma principal es el ucraniano, también de la rama eslava, aunque el ruso es muy utilizado en algunas zonas. De leer esto se extrae entre qué dos potencias se encuentra: la Unión Europea (con la que limita por Rumania, Hungría, Eslovaquia y Polonia) y Rusia, heredera legal de la antigua URSS.

DATOS UNIÓN EUROPEA 

Superficie: 4.324.782 km²
Población: 501.105.661 (2011)
PIB: 18.493.009 millones
PIB per cápita: 37.194
IDH: Muy Alto
Moneda: Euro
Husos horarios: UTC a UTC+3

DATOS UCRANIA

Superficie: 603.628 km²
Población: 44.854.065 (2011)
PIB: 179.725 millones
PIB per cápita: 7.200
IDH: Alto
Moneda: Grivna
Husos horarios: UTC+3

DATOS FEDERACIÓN DE RUSIA 

Superficie: 17.075.400 km²
Población: 142.905.200 (2010)
PIB: 1.479.819 millones
PIB per cápita: 14.936
IDH: Alto
Moneda: Rublo
Husos horarios: UTC+3 a UTC+12

El gobierno ucraniano anunció esta semana que no iniciaría conversaciones para una futura unión o aproximación a la UE. Cedía así a las presiones rusas, muy fuertes desde el año 2000, tras sus duros años fuera de la URSS en los 90. Rusia ahora vuelve a sentirse fuerte y quiere ser escuchada en el panorama internacional. La primera muestra de esto fue la guerra contra Georgia, en la que nadie paró al oso ruso. Tanto Ucrania como Bielorrusia son vistas en Moscú como hermanas menores a las que proteger. Mientras que Bielorrusia siempre e ha dejado proteger y está íntimamente vinculada al régimen ruso, Ucrania ha atravesado varias fases según la orientación de sus gobiernos.

Destaca el caso de la Revolución Naranja del año 2004. Tras vencer el candidato prorruso en las elecciones de ese año, las acusaciones de fraude electoral sacaron a la calle a miles de personas que protagonizaron una revolución pacífica. Finalmente el candidato proeuropeo consiguió llegar al poder, eso sí, después de ser hasta envenenado. Sin embargo, fue un periodo efímero, pues en 2010 los prorrusos volvieron al gobierno, en el que se mantienen desde entonces. Estos días, la decisión de distanciarse de Bruselas ha traído nuevas protestas en la calle recordando a la Revolución Naranja.

En cualquier caso, puede considerarse a Ucrania como Estado-tapón en el sentido de situarse entre dos grandes potencias, teniendo que apostar por una  otra. El término está actualizado, pues a día de hoy ni Ucrania ni ningún otro “Estado-tapón” (al menos en Europa o América) existen para evitar una guerra directa entre potencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario