miércoles, 12 de junio de 2013

La nueva ensalada política española




Azul oscuro: Mayoría absoluta del PP
Azul claro: Gobierno PP con posible apoyo de una escisión
Rojo: Gana el PSOE pero necesita a IU
Verde: IU tiene la llave
Magenta: UPyD tiene la llave
Marrón: Posibilidad de tripartito de izquierdas 
Naranja: Escenario muy abierto
Verde oscuro: Mayoría del PNV
Oro: Gobierno de PRC y PSOE
Amarillo: Mayoría de CC
 

En los últimos meses hemos recibido una avalancha de encuestas y sondeos electorales por ocasión del ecuador de las legislaturas de la mayoría de los parlamentos autonómicos de España (y también de otros parlamentos como Galicia, Euskadi, Cataluña y Andalucía).

Todos estos sondeos coinciden en algo: el sistema político español está cambiando previsiblemente por la profundidad de la crisis en la que está sumido el país y por la aparente incapacidad de los dos grandes partidos para hacerla frente en el gobierno. Así, tanto el Partido Popular, en el gobierno de España, como el Partido Socialista, principal partido de la oposición y en el gobierno hasta 2011, se hunden en las encuestas de los parlamentos autonómicos, especialmente el primero debido a los duros recortes que está llevando a cabo.

Así, la página web www.elmundoencifras.com ha recopilado todos estos sondeos y encuestas electorales y nos los ha ofrecido con el llamativo título de “España multicolor” debido a que en 14 de las 19 autonomías (se incluyen las dos ciudades autónomas) ni PP ni PSOE tendrían mayoría absoluta para gobernar y, por tanto, se verían obligados a llegar a pactos y acuerdos con otras fuerzas (salvo en Euskadi y Cataluña, donde ahora son minoritarios).

Veámoslo por cada comunidad y ciudad autónoma, puesto que los datos son muy reveladores, aunque siempre teniendo en cuenta que aún quedan dos años para las elecciones autonómicas, toda una eternidad en política:

GALICIA: Posibilidad de un gobierno de izquierdas (Galicia Diario: 7 de mayo de 2013)
Solo ocho meses después de las elecciones gallegas, la comunidad se encontraría con un escenario político completamente distinto al actual: el Partido Popular se desplomaría debido a la gestión de la crisis y quizá también a las incómodas fotos del presidente Núñez Feijoo con un narcotraficante en los 90. Así, el PP pasa de 41 diputados a 31.
El gran beneficiado de esta caída no es el PSdeG, que aún así sube un escaño, a 19 sino Alternativa Galega de Esquerda, coalición de Anova, Esquerda Unida y Equo, que pasa de los actuales 9 escaños a 18. La suma de ambos no lograría la mayoría absoluta (38 escaños) pero la suma del muy debilitado Bloque Nacionalista Galego (5 escaños) permitiría un gobierno de izquierdas en la comunidad gallega.
Completando el panorama estaría UPyD, que entraría en el Parlamento de Galicia con dos escaños sin relevancia en la política de pactos.


ASTURIAS: UPyD tendría de nuevo la llave (Diario de Oviedo: 12 de junio de 2013)
En Asturias hubo elecciones anticipadas solo un año después y el PSOE logró una destacable subida que le permitió gobernar en solitario con apoyos puntuales de IU y UPyD ante la imposibilidad de acuerdo de la derecha de Foro y PP. Según los últimos sondeos, la situación se repetiría y UPyD tendría de nuevo la llave para gobernar entre la izquierda y la derecha. El PSOE volvería a ganar con 16 escaños seguido de cerca por Foro que se recuperaría hasta 15 escaños a costa de un PP que sigue cayendo (7). Izquierda Unida subiría hasta 6 escaños y UPyD mantendría el que ya tiene.
Así, lo más probable dada la situación actual sería que se reeditara el acuerdo de legislatura entre el PSOE e IU y UPyD.

CANTABRIA: Volvería el pacto PRC-PSOE (La Razón: 13 de mayo de 2013)
El PP se hunde también en Cantabria al pasar de los actuales 20 escaños a 15 que no le permiten seguir gobernando. Los regionalistas de Revilla se mantendrían en 12 escaños que, sumados a los 6 socialistas, alcanzarían la mayoría absoluta. Izquierda Unida entraría con dos escaños en el Parlamento de Cantabria.
Así, se reeditaría el pacto entre el PRC y el PSOE que ya gobernaron Cantabria entre 2003 y 2011.

EUSKADI: sin cambios respecto a las últimas elecciones (Gobierno vasco: mayo 2013)
Al contrario que en Galicia, unas elecciones ahora en el País Vasco no traerían grandes cambios respecto a hace ocho meses. El PNV volvería a ganar con 27 escaños seguido a distancia por EH Bildu con 21 escaños. Los movimientos entre ambas fuerzas nacionalistas se limitarían a cambios en las provincias: Bildu perdería fuerza en Gipuzkoa y la ganaría en Álava y el PNV al revés.
Entre las fuerzas constitucionalistas, el PSE-EE bajaría un escaño, a 15 a favor de Ezker Anitza, federación de IU en Euskadi, y el PP y UPyD se mantendrían con 10 y 1 escaños respectivamente.
El PNV podría seguir gobernando en minoría o apostar por un pacto de legislatura con EH Bildu (improbable) o con el PSE-EE (también improbable aunque menos).

NAVARRA: Mapa muy complejo con posibilidad de un gobierno vasquista (Kiosko.net: 8 de junio de 2013)
Otro cambio radical se daría en Navarra, en la que las opciones estarían muy abiertas, como suele ocurrir en la Comunidad Foral. UPN caería de 19 a 15 escaños, poco considerando el escándalo de las dietas en el que está sumido el partido. Esta caída beneficiaría principalmente a Bildu que subiría de 7 escaños a 11 colocándose como segunda fuerza navarra. Sin embargo, no podría gobernar a no ser que llegase a un acuerdo con Geroa Bai, coalición más pequeña que Nafarroa Bai (Aralar pasaría a presentarse por Bildu) pero que ha ocupado de momento el espacio político de la antigua coalición. Así GBAI mejoraría los resultados de su antecesora subiendo de 8 a 10 escaños. Por detrás, un defenestrado PSOE que, aunque solo perdería un escaño, hasta 8, pasaría de ser la segunda fuerza a ser la cuarta y sin ser siquiera decisiva ya que ese papel pasaría a una Izquierda Unida fortalecida que subiría a 4 escaños en coalición con Batzarre (Izquierda-Ezkerra) y que podría dar el gobierno a una coalición vasquista de Bildu y GBAI. El PP (que en las últimas elecciones generales se presentó junto a UPN pero en las autonómicas por separado) quedaría convertido en un partido insignificante con solo dos escaños.
De esta manera el mapa político navarro sería más complejo que nunca con la posibilidad de un gobierno vasquista por primera vez en la Historia de Navarra.

CASTILLA Y LEÓN: el PP mantendría la mayoría absoluta (La Razón: 13 de mayo de 2013)
La crisis económica y las medidas del gobierno de Mariano Rajoy desgastarían al PP pero no lo suficiente para hacerle temer por su gran feudo de Castilla y León. El descenso, aún así, sería duro al pasar de los actuales 53 escaños a 43, justo la mayoría absoluta. El PSOE también bajaría pero mucho menos, de los actuales 29 escaños a 27. Esto significa que los demás partidos aumentarían de manera destacable su representación: Izquierda Unida subiría de un escaño a seis, los mismos que tendría UPyD que entraría así en las Cortes con éxito. Por detrás Unión del Pueblo Leonés aumentaría su representación a dos escaños respecto al que ya tiene.
Por tanto, el PP podría revalidar su mayoría absoluta a dos años de las elecciones.

LA RIOJA: el PP resiste (La Razón: 13 de mayo de 2013)
Al igual que en Castilla y León, el PP resistiría y podría mantener su mayoría absoluta, aunque perdiendo escaños. En La Rioja pasaría de los actuales 20 a 17, justo el límite de la mayoría absoluta. El PSOE bajaría un escaño hasta 10. Por tanto, los beneficiados de la caída de los dos grandes partidos son Izquierda Unida y UPyD, que entrarían en el Parlamento de La Rioja con dos escaños cada uno. Unión por La Rioja, regionalista, mantendría los dos que ya tiene.
Por tanto, de nuevo a dos años vista de las elecciones, el PP mantendría la mayoría absoluta.

ARAGÓN: Gobierno de izquierdas (El Heraldo: 23 de abril de 2013)
En Aragón se abriría un panorama muy distinto al de las últimas elecciones autonómicas. El PP bajaría de sus actuales 30 escaños a 24 por lo que no podría gobernar ni siquiera con el Partido Aragonés como actualmente ya que éste revalidaría 7 escaños que no bastan al PP para gobernar.
El PSOE bajaría un solo escaño, hasta 21, por lo que podría gobernar llegando a un acuerdo con las grandes vencedoras de los comicios: la Chunta Aragonesista, que subiría de sus actuales 4 escaños a 7; e Izquierda Unida, que subiría de 4 a 6 escaños. La suma de los tres partidos de izquierda alcanzaría la mayoría absoluta. Por detrás, UPyD entraría en las Cortes aragonesas con dos escaños que no influirían en la formación de Gobierno.
Por tanto, en Aragón podría haber un gobierno tripartito de izquierdas o en minoría de PSOE-CHA o PSOE-IU con apoyos de uno de éstos.

CATALUÑA: Auténtico terremoto político (El Periódico: 6 de junio de 2013)
Si ya las últimas elecciones de noviembre de 2012 fueron una revolución en la política catalana, el último sondeo augura un terremoto impredecible. Por primera vez Convergència i Unió perdería unas elecciones a favor de Esquerra Republicana de Catalunya demostrando que, en el proceso soberanista los catalanes prefieren el original a la copia. Así, ERC podría aumentar su representación de 21 escaños hasta nada menos que 39. CiU por su parte bajaría de sus actuales 50 escaños a solo 35, un mínimo histórico.
A distancia de las dos fuerzas soberanistas se encontraría un PSC cada vez más disminuido (evolución en las últimas convocatorias electorales: 37-28-20) que no se encuentra a sí mismo entre “unionistas” y “soberanistas” al apostar por un federalismo poco claro con visión favorable a una consulta de autodeterminación. Esa indecisión la paga con la posibilidad de bajar a 16 escaños aunque manteniéndose como tercera fuerza. Sin embargo, Iniciativa per Catalunya Verds podría empatar en escaños con el PSC al subir de sus actuales 13 escaños hasta 16.
El PP bajaría bruscamente debido a las repercusiones de la crisis y también a la nueva ley educativa que ataca la inmersión lingüística en catalán. Pasaría de sus actuales 19 escaños hasta solo 13, los mismos que podría obtener una opción imparable: Ciutadans, que subiría de 9 a 13.
Por detrás las Candidaturas d´Unitat Popular, independentistas y antisistema, volverían a obtener tres escaños.
El panorama en Cataluña es extremadamente complejo debido a la debilidad del president Artur Mas, sometido a ERC, e inmerso a la vez en la crisis económica y en el proceso soberanista abierto.

COMUNITAT VALENCIANA: Posibilidad de tripartito de izquierdas (El Mundo: 14 de abril de 2013)
Valencia sería una de las comunidades en las que el PP se hundiría sin remedio después de muchos años de gobierno y de escándalos de corrupción en abundancia además de obras problemáticas. Aún así se mantendría como partido más votado debido a la debacle también del PSOE. Así, el PP bajaría de sus actuales 55 escaños hasta solo 39 mientras que el PSOE bajaría de 33 a 23 escaños.
Sin embargo, podría haber un vuelco político ya que las otras fuerzas políticas aumentarían considerablemente su representación. Coalició Compromís subiría de sus actuales 6 escaños a 15 y Esquerra Unida (Izquierda Unida) pasaría de 5 a 13. Por detrás, UPyD entraría de golpe en las Corts Valencianes con 9 escaños, que no le valdrían al PP para gobernar.
Se abriría así la posibilidad de un gobierno tripartito de izquierdas, al igual que en Aragón.

REGIÓN DE MURCIA: Caída del PP pero, aún así, mayoría absoluta (La Razón: 13 de mayo de 2013)
Esta comunidad le dio en 2011 la mayoría absoluta más abultada al PP con 33 escaños de 45. Según las encuestas, el PP bajaría bruscamente su representación pero lograría la mayoría absoluta por la mínima: 23 escaños, justo el límite. Su brusca caída beneficiaría al PSOE, que subiría un escaño (hasta 12), pero sobre todo a IU y UPyD que lograrían cinco escaños cada uno. Esta mayoría en Murcia podría deberse a su complejo sistema electoral que divide la región en cinco circunscripciones con un porcentaje mínimo de votos requerido para entrar en la Asamblea regional.

CASTILLA-LA MANCHA: continúa el PP (ABC: 30 de mayo de 2013)
A pesar de la caída del PP a nivel general en toda España, en Castilla-La Mancha mantendría la mayoría absoluta y mejorando sus resultados de 2011 al obtener 26 escaños, uno más de la mayoría absoluta que ahora tiene (de 25). El PSOE por su parte bajaría hasta 22 escaños (actualmente 24) beneficiando a IU que entraría en las Cortes con 3 escaños.
Así, a dos años de distancia Castilla-La Mancha seguiría siendo gobernada por el PP.

MADRID: escenario abierto con UPyD como eje (EL PAÍS: 2 de mayo de 2013)
Madrid sufriría una revolución política al igual que la Comunidad Valenciana. El PP se desplomaría de sus actuales 72 escaños hasta 54 pero mantendría el primer lugar a pesar de la crisis económica, de los recortes y del plan privatizador de la sanidad. Sin embargo, el PSOE en Madrid sale también muy mal librado y bajaría de 36 a 30 escaños en su mínimo histórico. Izquierda Unida y UPyD serían los grandes beneficiados de ambas caídas y serían decisivos. IU pasaría de 13 escaños a 29, solo uno por detrás del PSOE, algo que nunca antes había sucedido; y UPyD duplicaría su representación al pasar de 8 a 16. Así, la suma de la izquierda (59 escaños) superaría al PP pero necesitaría a UPyD para gobernar, algo que no está nada claro que pudiese suceder.
Por tanto, el panorama en Madrid estaría muy abierto y UPyD tendría la llave para mantener en el gobierno al PP o promover un gobierno de izquierdas, algo que no ha sucedido desde 1995. A esto se le podría sumar la posibilidad de que haya un cambio en la ley electoral madrileña que bajara el número de diputados en la Asamblea o que bajara el porcentaje mínimo de votos de un 5 % actual a un 3 %, lo que beneficiaría a Equo, que podría entrar también en el parlamento regional.

EXTREMADURA: IU vuelve a tener la llave (COPE: 9 de mayo de 2013)
Esta comunidad fue en 2011 el foco de los medios ya que el resultado dejaba en manos de Izquierda Unida el gobierno para mantener al PSOE o dejar gobernar al PP, que no llegaba a obtener la mayoría absoluta.
Dos años después los electores no castigarían a IU por dejar gobernar al PP sino a éste, arrastrado por la gestión de su partido en el gobierno de España a pesar de los intentos del presidente extremeño, Monago, para distanciarse del ejecutivo de Rajoy. Así, bajaría de sus actuales 32 escaños a 29 y perdería el primer puesto a favor del PSOE que volvería a ganar en Extremadura pero sin mayoría absoluta, con 32 escaños.
De esta manera, Izquierda Unida volvería a tener la llave del gobierno con cuatro escaños, uno más que ahora, aunque en esta ocasión podría dejar gobernar al PSOE en solitario al tener éste más escaños que el PP.

ANDALUCÍA: De nuevo mayoría de izquierdas (Andaluces.es: 28 de mayo de 2013)
Algo más de un año después de las elecciones que dieron la campanada al ganar el PP pero lejos de una mayoría absoluta que se creyó asegurada antes de tiempo, Andalucía castiga duramente a este partido por su gestión de la crisis y lo hunde en las encuestas. El PP pasaría de un 40 % de los votos a solo un 29.8 %, en segundo lugar detrás de un PSOE que vuelve a ser fuerza mayoritaria en Andalucía con un 40 % de los votos (sube solo un punto desde las elecciones en las que tuvo un 39 %). Así, el escándalo de los ERE no afectaría duramente al partido. Sin embargo, la gran beneficiada vuelve a ser IU que subiría hasta el 17 % de los votos por lo que el gobierno de coalición de izquierdas podría reeditarse sin problema.
Por detrás, UPyD podría entrar en el Parlamento andaluz pero sin ser determinante al obtener un 5.5 % de los votos.

ILLES BALEARS: ensalada de partidos (Última Hora Noticias: 29 de diciembre de 2012)
El archipiélago mediterráneo volvería a encontrarse en un escenario muy complejo como el de 2007 después de la mayoría absoluta del PP en 2011. El PP volvería  a ganar pero lejos de la mayoría absoluta ya que bajaría de 35 a 28 escaños (la mayoría absoluta está en 30). El PSOE lograría 18, perdiendo uno respecto a 2011. La alianza del PSM-Entesa Nacionalista y de IniciativaVerds-Equo llamada ahora Mès per Mallorca, aumentaría su representación de 5 a 6 escaños. Por detrás habría una amalgama de partidos: Izquierda Unida y UPyD entrarían con dos escaños cada uno además de la nueva coalición de centro-derecha Proposta per les Illes, también con dos escaños. A estos se les sumaría el escaño de Formentera, que podría ir para Gent per Formentera, aliado con el PSOE, o para Sa Unió, aliado con el PP. De esta forma, la suma de las fuerzas de izquierda alcanza los 26 o 27 escaños y ni siquiera con Proposta per les Illes, partidos que no apoyaron al PP en 2007, podrían gobernar. Por tanto, nuevamente UPyD tendría la llave del gobierno pudiendo apoyar al PP para gobernar en solitario con su apoyo puntual.

CANARIAS: predominio de Coalición Canaria (La Razón: 13 de mayo de 2013)
La peculiaridad de Canarias queda clara en las últimas convocatorias electorales: en 2007 ganó el PSOE pero no gobernó por la alianza entre Coalición Canaria y el PP y en 2011 ganó el PP pero sucedió lo mismo pero con cambio de socio de CC por lo que ahora gobierna con el PSOE. En todo caso, Coalición Canaria si hubiera elecciones ahora ganaría pero aún así necesitaría pactar para gobernar. Pasaría de 19 escaños a 24. El PP bajaría de 21 a 18 y el PSOE de 15 a 14. Completaría el escenario canario Nueva Canarias manteniendo los tres que ya tiene y Agrupación Herreña Independiente, que se ha desligado de su alianza con CC.
CC podría gobernar en solitario pero probablemente revalidaría su pacto con el PSOE ya que las distancias con el PP son actualmente bastante grandes.

CEUTA: mayoría absoluta del PP (BARÓMETRO SyM: 7 de junio de 2013)
En 2011 arrasó el PP con 18 escaños de 25 y, aunque la crisis le hará resentirse hasta 15 concejales, seguiría gobernando con mayoría absoluta la ciudad autónoma. Por detrás la oposición se beneficia de su caída con Coalición Caballas como segundo partido más votado con 6 escaños respecto a los 4 actuales. El PSOE mantendría los tres que ya tiene y entraría UPyD con uno.

MELILLA: una escisión del PP decidiría (SOCIO RED: mayo 2013)
En escenario en Melilla sería algo más complejo ya que el PP perdería su mayoría absoluta al bajar de 15 a 10 escaños. Coalición por Melilla, federada con IU, bajaría de 6  a cinco escaños mientras que el PSOE subiría de 2 a 4. El Partido Populares en Libertad, escisión del PP, aumentaría de 2 a 4 y, si pactara con el PP, podría éste gobernar la ciudad autónoma. Por su parte entraría UPyD con 2 concejales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario