domingo, 30 de junio de 2013

El primer atlas de la Historia



Abre este artículo un bonito mapa titulado “Typus Orbis Terrarum”. Este mapamundi fue creado por Abraham Ortelius (Amberes, 1527-íd. 1598), un geógrafo y cartógrafo flamenco que es conocido ya que trabajó a las órdenes del rey Felipe II de España. Compuso para éste el primer atlas de la Historia llamado “Theatrum Orbis terrarum” cuya principal novedad fue la unión del texto descriptivo con cada uno de los mapas incorporados, como se observa en la imagen.

Esta obra no tuvo rival en Europa entre los años en los que se editó (1570 y la última edición de 1612). También es curioso que se editara en siete lenguas diferentes (holandés, alemán, francés, español, inglés e italiano). En conjunto, el Theatrum contiene 70 mapas en un total de 53 folios.

En la introducción también innovó ya que introdujo un catálogo en el que recogió las fuentes utilizadas (algo que los universitarios hacemos regularmente) con un índice de autores.

He destacado este mapa del atlas por varias razones. Una de ellas es que tengo una réplica en casa por lo que lo tengo visto y analizado de sobra. Otras son que es un mapa muy interesante por sus indefiniciones, como veremos, aunque para datar de 1574 es muy exacto.

La llegada de los europeos a América en 1492 abrió toda una nueva vía de descubrimientos y de nuevas zonas a abrir al tráfico comercial. Previamente se conocía sobre todo Europa, el norte de África, su costa y las zonas litorales de Asia. El interior de África y parte de Asia permanecía inexplorado y así se mantendría (en el caso africano) hasta el siglo XIX.

A lo largo del siglo XVI se fue explorando América y, por parte principalmente de España, conquistando y colonizando. También fue empresa española la fastuosa expedición de Magallanes que realizó la primera vuelta al mundo entre 1519 y 1522.
Este mapa es bastante posterior y se ve en un primer vistazo: la representación de la Tierra es indudablemente circular una vez confirmada del todo por las vueltas al mundo.

Entre los aspectos más curiosos (ir viendo en el mapa, pulsar para ver más grande) está la Antártida que estaba totalmente inexplorada y fue el último continente en investigarse debido a las duras condiciones climáticas (fue explorado en profundidad ya en el siglo XX). Por tanto, Ortelius lo denomina “Terra Australis nondum cognita”, es decir, tierra del sur desconocida, lo que le da al mapa una expectación fascinante. Además, la Tierra del Fuego, isla al sur del subcontinente sudamericano actualmente dividida entre Argentina y Chile y que Magallanes vio al cruzar el estrecho al que dio nombre, se considera en el continente antártico por lo que aún no se sabía que en realidad era una isla y que el continente estaba bastante más al sur de América de lo que aparentaba.

Otro dato curioso es que el océano Pacífico aparece ya con dicho nombre pero también con el antiguo, Mar del Sur, y con menor extensión a la real ya que Ortelius le da a la Antártida un tamaño enorme. Australia, como se ve, aún no estaba explorada pero se sabía su existencia, aunque muy dudosa en cuanto a localización y extensión.

América, excepto su extremo norte, las actuales Canadá y Alaska, estaba ya muy explorada en 1574. Los nombres, en latín, son bastante claros: Hispania Noua (México), Perú, Chile, Río de la Plata y Brasil. Ya había comenzado la colonización, aún tímida, de Francia y Gran Bretaña: Noua Francia en la actual Quebec y los británicos en el este de Estados Unidos.

Europa es lo más concreto y sus nombres aparecen en latín: Hispania, Galia, Anglia, Germania, etc. África, un continente con una línea costera bastante sencilla, sin grandes penínsulas y golfos como Europa y América, está estupendamente representada, aunque, como ya se ha dicho, su interior no se conociese aún.

Terminamos con Asia, otro continente del Viejo Mundo y, por tanto, conocido. Aparecen Arabia, China, India e incluso Japón, aunque éste último de manera muy inexacta geográficamente. Las islas de Indonesia y Filipinas se muestran aunque mezcladas.

En definitiva, el primer atlas de la Historia era sorprendentemente concreto a pesar de su época y destaca especialmente porque el Ecuador y los dos trópicos aparecen en su situación actual en una exactitud que nos sorprende hoy en día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario