jueves, 11 de marzo de 2010

Seis años del gran terror


El 11 de Marzo de 2004, España se despertó con la peor pesadilla de su Historia.

Hace hoy mismo seis años, a las 7:35 de la mañana estallaron las primeras bombas en trenes de Cercanías de las líneas C-2/C-7 de Madrid en las estaciones de Santa Eugenia, El Pozo y Atocha. Resultaron ser un atentado brutal contra gente inocente que iba a estudiar o a trabajar. Un atentado vengativo y cruel, a hora punta de la mañana cuando los trenes iban repletos de personas. Las líneas C-2 y C-7 dan servicio al Corredor del Henares y a los distritos de Madrid de Vicálvaro, Villa de Vallecas y Puente de Vallecas, en total casi un millón de personas de las cuales cientos usan esas líneas de Cercanías. Los terroristas sabían todo esto y decidieron ensañarse.
El resultado del atentado: 191 muertos y 1.500 heridos. Tras unos días de incertidumbre, se supo que los culpables eran terroristas islamistas radicales que colocaron las bombas en el interior de mochilas y las dejaron en los vagones. Además de asesinos, cobardes.

Ahora sólo podemos recordar a las víctimas, repudiar a los asesinos que ya están en la cárcel o en el infierno (muchos de ellos se involaron en Leganés antes de que pudieran atraparles la policía) y asegurarnos de que nunca más vuelva a pasar mejorando la seguridad en Cercanías o Metro.

Quiero transmitir a los radicales religiosos el ASCO que me dan, sean de la confesión que sean, por querer imponer sus creencias a los demás a base de represión y muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario