lunes, 23 de abril de 2012

Los Juegos del Hambre

 El pasado fin de semana fui a ver al cine la película de estreno Los Juegos del Hambre (The Hunger Games, en versión original). La película me sorprendió gratamente. Aunque haya críticos que hayan considerado tanto a la novela en la que se inspira como a la película como para jóvenes e incluso niños, ambas introducen temas interesantes. La película muestra una distopía, es decir, una antiutopía. Se enmarca en un futuro en el que la sociedad es distinta a la actual aunque con algunas similitudes siniestras.

En la película está presente casi todo: ambición, poder, amor, amistad, falsedad y autoritarismo político. El Gobierno llamado Capitolio tiene el poder de un país llamado Panem, dividido en 12 distritos además de la capital. Cada año se celebran los Juegos del Hambre para recordar el pasado de la nación. Sin embargo, el recuerdo se caracteriza por su crueldad y violencia siendo una clara imitación del famoso mito del Minotauro de Creta. 

Los Juegos del Hambre son también un reality show como los que conocemos en la realidad (con las distancias evidentes) y actúan como una cortina de humo a los problemas de verdad.

Recomiendo ir a ver la película pues creo que merece la pena, es entretenida hasta el final, la banda sonora (de la cual he puesto un fragmento) es notable, el trabajo de los actores (principalmente Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Elizabeth Banks, Liam Hemsworth y Woody Harrelson) es muy bueno y los efectos especiales son espectaculares. Prueba de su calidad es que, de momento, es la película más taquillera del año en EEUU. Tendrá dos secuelas, inspiradas también en la trilogía Los Juegos del Hambre de la autora Suzzane Collins: En llamas y Sinsajo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario