jueves, 19 de noviembre de 2009

Para un transporte público de calidad


En esta entrada voy a hablar sobre un tema importante para los ciudadanos: el transporte público. Su estado actual y, sobre todo, las proyecciones de futuro.
Yo soy usuario diario de transporte público. Lo uso para ir a la universidad, de Torrejón a Getafe. Es un camino largo pero ya estoy acostumbrado y cada vez se me hace más rápido.
Uso el Cercanías de Renfe. Cercanías Madrid depende de ADIF, Ministerio de Fomento. Me resulta extraño y, sobre todo, ilógico, que siendo la hora punta cuando yo lo cojo (7:45-8:00), el servicio sea un poco insuficiente. A la hora punta llega un tren normal, de una planta, para la línea C-2 o C-7 (Guadalajara/Alcalá-Chamartín). Estas dos líneas dan servicio a las siguientes poblaciones o distritos de Madrid: Vallecas (unos 325.000 habitantes), Vicálvaro (60.000), Coslada-San Fernando de Henares (130.000), Torrejón de Ardoz (120.000) y Alcalá de Henares (205.000). En total: 840.000 habitantes. Casi un millón de personas en la zona este de Madrid.
Aún con eso a la hora punta pasa un tren de una sola planta, resultado: vamos enlatados como sardinas. Sin embargo debido a circunstancias especiales alguna vez he cogido el tren a las 9:30 aproximadamente y curiosamente llega un tren de dos plantas, resultado: va vacío. ¿Incoherente señores? Para mi sí.
Torrejón está muy bien comunicado pero la estación actual de Renfe es deplorable para una ciudad de 120.000 habitantes y que crece cada vez más hacia el este (la estación está al oeste del municipio). La actual estación tiene unas escaleras resbaladizas cuando pueden estar húmedas por la lluvia y carece de servicios tan básicos como ascensor o escaleras automáticas para personas mayores o discapacitadas. A su vez comparten un mismo andén los trenes de ida a Madrid y de llegada, y contando con que ese andén es bastante estrecho, hace que si coinciden dos trenes el andén se inunde de personas y que salir de ahí (muchas veces con prisa para tomar un autobús para ir a tu casa si está alejada de la estación) sea casi épico.
Tomando estas circunstancias, exijo como ciudadano al Gobierno de España (y por tanto al Ministerio de Fomento) que remodele la actual estación y que la dote de servicios básicos para una ciudad tan grande como Torrejón.
Asimismo exijo que comiencen ya las obras de construcción de la segunda estación de Renfe de la ciudad que, de acuerdo con el Plan de Infraestructuras Ferroviarias de Cercanías para Madrid, se situaría en el nuevo barrio del Soto del Henares, al este de la ciudad y, por tanto, quedaría subsanada la carencia de otra estación situada al este de la ciudad repartiéndose la población entre ambas estaciones de acuerdo a su cercanía. Aún no han empezado las obras y considero que es urgente pues el barrio del Soto del Henares ya está casi terminado y ya hay gente viviendo allí. Es necesaria e imprescindible una nueva estación. Esas obras darían trabajo a su vez a personas que estén desempleadas en estos tiempos de crisis económica.
No hablo de las desigualdades del Cercanías por poblaciones pero es cuanto menos curioso que Getafe (localidad que conozco debido a que estudio allí) tenga los servicios de nada menos que CINCO estaciones de Renfe y ciudades con mucha más población como Móstoles o Fuenlabrada tengan sólo dos o Alcalá de Henares tenga tres. Sin contar con Torrejón que, dentro de las ciudades más pobladas de Madrid, está detrás de Getafe y sólo tiene una.

Cambio de tema para dirigirme a la otra red importante de transporte de Madrid: el Metro. Un sistema rápido, limpio, que llegar a casi todos lados... pero sigue sin llegar a Torrejón de Ardoz. Perdimos la oportunidad de oro del Metro Este de Coslada y San Fernando. Sin embargo, en la actual legislatura la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ofreció un proyecto alternativo para Torrejón: una nueva línea (13) que partiría de Chamartín, usaría las vías de Cercanías que actualmente usa el tren Civis (tren que sale sólo en hora punta y no tiene paradas intermedias salvo las más importantes), y, al llegar a San Fernando, ya se soterraría y daría servicio a Torrejón con tres estaciones (Fronteras-Centro, Calle Londres y Soto del Henares). Este proyecto tiene lagunas: deja toda la zona sur de la ciudad sin servicio (Parque Cataluña, Fresnos, Torrenieve, El Rosario, La Solana, etc.), el número de estaciones es reducido (sería conveniente contar con dos más) y, sobre todo, el hecho de que discurra sin paradas intermedias hasta Chamartín hace que para incorporarse al resto de la red de Metro sea necesario desplazarse hasta Chamartín. Debería haber alguna parada intermedia entre Torrejón y Chamartín en el Campo de las Naciones, Alameda de Osuna o Valdebebas.
Por tanto exijo a la Comunidad de Madrid no sólo que empiece ya las obras (prometió que el Metro estaría operativo en 2011) sino que también resuelva estas lagunas.

En definitiva, cumplid lo prometido y servid a los ciudadanos y no los defraudéis una vez más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario