domingo, 11 de diciembre de 2011

El Senado, ¿Reforma o supresión?

El Senado de España es una cámara en claro declive. Sus escasas funciones debido a su claro sometimiento al Congreso convierte al Senado en un organismo muy desprestigiado y hay varios datos que lo demuestran. El voto blanco y nulo al Senado en las pasadas elecciones del 20-N fue muy superior al del Congreso y la abstención incluso fue mayor al Senado lo que refleja que mucha gente considera realmente inútil la cámara, tanto que no merece ni su voto. El sentimiento generalizado es que sólo sirve para mantener cargos extra de los dos grandes partidos políticos (algo en lo que estoy de acuerdo sólo en parte).

Es cierto que el Senado necesita una reforma profunda y esa reforma sólo se puede acometer aumentando sus competencias y convirtiéndolo en una auténtica cámara de representación territorial por autonomías, el fin que debería tener. Actualmente, el Senado sólo puede proponer leyes pero que deben pasar por el visto bueno del Congreso. Sin embargo, no ocurre lo mismo a la inversa. El Senado no puede vetar leyes que proponga el Congreso y si la rechaza, vuelve al Congreso y ésta la refrenda definitivamente. Por tanto, el papel del Senado sólo puede aumentar si le quitas poder al Congreso y se lo das al Senado, algo muy improbable que suceda.

El Senado se distingue del Congreso en varias cosas. En primer lugar tiene 264 escaños, es más pequeña que el Congreso. En segundo lugar no todos los senadores son elegidos en las elecciones generales sino que una parte de éstos los eligen las Comunidades Autónomas después de que haya habido elecciones autonómicas. E incluso en 1977 una parte de los senadores fueron escogidos por el Rey, algo que no ha vuelto a suceder pero que sí ocurre en países como el Reino Unido. Por último, el poder en el Senado está muy relacionado con el poder territorial de un partido. Y esto se demuestra en que el PP mantuvo su mayoría en el Senado durante las dos últimas legislaturas de predominio socialista. Sin embargo, el que gana es el candidato al Congreso. ¿Acaso hay candidato al Senado? No. ¿Quién recuerda al candidato del PSOE para el Senado en Madrid? Nadie.

Y de hecho nadie habló de los resultados en el Senado la noche del 20-N, yo incluido. Y fueron mucho más rotundos que los del Congreso. El PP casi domina dos tercios de la cámara, una mayoría amplísima. Os incluyo cómo ha quedado el Senado tras las elecciones, incluyendo los senadores designados por las CCAA:

Partido Popular: 163
Partido Socialista Obrero Español: 66
Convergència i Unió: 13
Entesa pel Progrès de Catalunya (PSC-ICV-EUiA): 10
Partido Nacionalista Vasco: 5
Amaiur: 3
Coalición Canaria-Nueva Canarias: 2
Bloque Nacionalista Galego: 1
Foro Asturias: 1

Como vemos, el PP casi supera al PSOE en 100 senadores, algo realmente sorprendente en comparación con el Congreso.

Por tanto, es urgente una reforma del Senado si se pretende su supervivencia. Y si no se reforma, bien podría pensarse su supresión como ahorro.

Como dijo un conocido senador, “Si el 23-F se hubiese asaltado el Senado, habría pasado desapercibido”. Estoy de acuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario