viernes, 25 de noviembre de 2011

Reflexión sobre los resultados electorales

Las elecciones generales del pasado 20 de noviembre nos ofrecieron un escenario muy claro: mayoría absoluta del Partido Popular, caída del PSOE a su mínimo histórico en Democracia y ascenso claro de Izquierda Unida y Unión Progreso y Democracia entre otras variaciones del mapa político español.
El PP ha ganado en todas las autonomías excepto Catalunya y Euskadi en donde han ganado Convergència i Unió y el PNV respectivamente. Por provincias el PP ha ganado en todas excepto en Sevilla y Barcelona (ganadas por el PSOE), las demás catalanas (por CiU), Bizkaia (PNV) y Gipuzkoa (Amaiur) en una oleada unipartidista.






Resultados totales:


1. Partido Popular: 186 (uno de Unión del Pueblo Navarro que pasará al grupo mixto)
2. Partido Socialista Obrero Español: 110 (14 del Partit dels Socialistes de Catalunya que se integrarán en el grupo parlamentario socialista)
3. Convergència i Unió: 16
4. Izquierda Unida-Los Verdes-Iniciativa per Catalunya Verds: 11 (2 de ellos de ICV y uno de Chunta Aragonesista)
5. Amaiur: 7
6. Unión Progreso y Democracia: 5
7. Partido Nacionalista Vasco: 5
8. Esquerra Republicana de Catalunya: 3
9. Bloque Nacionalista Galego: 2
10. Coalición Canaria-Nueva Canarias: 2 (uno de cada partido)
11. Compromís-Equo: 1
12. Foro de Ciudadanos: 1
13. Geroa Bai: 1

Dicho esto paso a dar mi valoración sobre las elecciones y de la situación actual del PSOE.

No me gustan las mayorías absolutas, sean del partido que sean. Si no se gestionan con responsabilidad pueden ser un arma hasta represora peligrosa.

Ahora tenemos una oposición fragmentada con el mayor número de partidos de la Democracia (trece, al igual que en 1979 y 1989) lo cual es algo positivo pero a la vez complicado debido a la mayoría absoluta del PP.

Por tanto, los recortes sociales que el PP está acometiendo en todas las CCAA que gobierna no parecen haber hecho reflexionar a los ciudadanos de momento. Y se avecinan más como advirtió Dolores de Cospedal, secretaria general del PP.
En cuanto al PSOE, su derrota se debe fundamentalmente a la gestión de la crisis económica que atraviesa España como los demás países europeos y occidentales. Asumir tarde su existencia, el gasto del Plan-E que se ha visto ineficaz, la altísima tasa de paro que no baja y el ajuste al que se vio obligado el Gobierno en 2010 son las causas de esta sonada derrota a pesar de contar con un programa más explícito de reformas y un candidato con mejor valoración que Rajoy. Sin embargo, la crisis pudo más que los recortes del PP, la mala valoración de su líder y la indefinición de su programa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario