domingo, 11 de abril de 2010

Stop homofobia


Arabia Saudí, Afganistán, Irán, Mauritania, Nigeria, Sudán, Yemen. Poco tienen en común en estos países pero todos ellos coinciden en condenar a MUERTE a las personas homosexuales continuando así la sangrienta labor que antaño realizaban el Nazismo o la Santa Inquisición.

Por contrapartida, países como Bélgica, Canadá, España, Noruega, Países Bajos, Portugal, Sudáfrica, Suecia y varios Estados de EEUU. Reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo equiparándolo al heterosexual. Con este derecho fundamental, estos países comenzaron a reconocer la existencia de una minoría que estaba aplastada socialmente hasta ese momento, la comunidad LGTB.

Sin embargo, esta teoría de convivir parece imposible en los países con los que he comenzado el artículo. Esos Estados persiguen la homosexualidad tanto en el ámbito público como en el privado intentando mantener la “santidad” de la nación. Son Estados de poco o nulo carácter democrático pero, a pesar de esto, algunos de ellos son aliados fundamentales de Occidente, aliados nuestros.

Irán es el Estado que más ha protagonizado los medios en los últimos años. Sin embargo, las portadas se han concentrado en su programa nuclear y la persecución sanguinaria de homosexuales ha pasado más bien de puntillas por los medios occidentales.

Se ha asesinado a cientos de personas en los últimos años por su orientación sexual. Algo impensable en Occidente en pleno S. XXI, la horca, está bien presente en estos países para los homosexuales.

Que recuerden esto los ciudadanos y ciudadanas europeos que viven cómodamente en su burbuja occidental intentando ignorar lo que ocurre en otras partes del mundo no tan lejanas como creen.

Y que los homosexuales españoles y europeos recuerden que, pese a los logros conseguidos, aún queda mucho por hacer. Aún queda hasta que la sombra de la horca desaparezca definitivamente de la homosexualidad para no volver jamás.

(Artículo para el PSM-PSOE)

No hay comentarios:

Publicar un comentario