domingo, 19 de julio de 2009

Análisis Catalunya


Tal como había dicho en la entrada de análisis de las autonomías de régimen común, esta entrada es específica para Catalunya. Hago un pequeño análisis histórico y analizo el por qué de la singularidad catalana dentro de España.


Cataluña siempre ha sido una comunidad diferenciada del resto de España. Comenzó debido a su status especial dentro de la Corona de Aragón y una profunda autonomía que respetaron los reyes españoles de la dinastía Habsburgo. Sin embargo en 1700, tras la muerte sin hijos del último Austria, Carlos II, fue nombrado rey de España Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV, todopoderoso rey de Francia. Los Borbones habían establecido en Francia una rígida monarquía absoluta y muy centralizada en la capital, París. En España se entendió esto como un aviso de la nueva política que seguiría Felipe de Anjou en una España muy descentralizada en esa época. Esto sumado al enfrentamiento internacional por la corona española entre el candidato austríaco, el archiduque Carlos y el mismo Felipe de Anjou y sus respectivos apoyos europeos. Por tanto esta guerra de Sucesión no sólo enfrentó Europa durante años sino que también dividió a España profundamente. La Corona de Castilla, centralista, apoyó al candidato francés mientras que la Corona de Aragón, temerosa de la pérdida de sus privilegios y sus fueros, apoyó al archiduque Carlos. Tras varios años de guerra, en 1714 las tropas borbónicas tomaron Barcelona pero la guerra en realidad acabó en tablas y no precisamente con un final beneficioso para la propia España que perdió su imperio europeo y además los Borbones se quedaron en España y llevaron a cabo sus medidas centralistas. Felipe V eliminó los fueros de Aragón como castigo por no apoyarle en la guerra mientras que mantuvo los del País Vasco y Navarra que sí le habían apoyado.
De estos hechos procede la especial situación de Cataluña en el conjunto de España además de haber sido la primera región española en industrializarse por lo que económicamente era imprescindible. Es de la época de la industrialización, S. XIX, en la que resurgió el sentimiento nacionalista y regionalista con una revalorización de la lengua catalana con la Renaixença. Este sentimiento nacionalista continúa en la actualidad mezclado con un sentimiento catalanista general en la población y con otra corriente antinacionalista minoritaria. Cada corriente está representada por ciertos partidos por lo que Cataluña es, junto con Euskadi y Baleares, una de las comunidades más diversas políticamente hablando pues en el Parlament hay seis partidos con representación. Durante la Transición los políticos catalanes apoyaron todo el proceso y participaron en la elaboración de la Constitución de 1978 con Miquel Roca representando a Convergència i Unió.
Convergéncia i Unió, coalición de los partidos Convergéncia Democrática de Catalunya y Unió Democrática de Catalunya, ambos de centro-derecha y nacionalistas moderados, ganó las elecciones de 1979 con mayoría absoluta con Jordi Pujol. Esta situación continuó durante más de veinte años en los que Cataluña experimentó un notable avance en su sociedad e infraestructuras, un ejemplo fue que Barcelona organizó los Juegos Olímpicos de 1992. Los éxitos de CiU en las autonómicas sin embargo no se repetían en las elecciones generales o municipales. En Cataluña el ámbito municipal era propiedad del Partit dels Socialistes de Catalunya, partido catalán federado al PSOE a nivel estatal. De igual forma el PSC dominaba la escena en las elecciones generales.
En el 2003 sin embargo CiU desgastada por sus largos años de gobierno perdió la mayoría absoluta y el PSC ganó en votos pero no en escaños. Ante esta situación se hizo un pacto tripartito (Pacto del Tinell) entre el PSC, Esquerra Republicana de Catalunya, partido histórico fundado en la II República de carácter no sólo nacionalista sino también independentista que propugna abiertamente la independencia de Cataluña del resto de España; y con un socio menor, Iniciativa per Catalunya Verds partido asociado con Esquerra Unida i Alternativa, representante de Izquierda Unida en Cataluña. Este pacto se rompió en 2006 tras el rechazo de ERC del nuevo estatuto de autonomía de Cataluña. Tras salir adelante el estatuto, se convocaron elecciones anticipadas con un nuevo candidato del PSC, José Montilla,ex ministro del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Estas elecciones reflejaron una situación distinta: CiU recuperó posiciones con 48escaños pero muy lejos de la mayoría absoluta, el PSC descendió bruscamente a 37, ERC también bajó a 21 diputados, el Partido Popular, muy minoritario en Cataluña, obtuvo 14, ICV-EUiA ascendió a 12 escaños y apareció un nuevo partido, Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, de carácter antinacionalista, con 3 escaños. Se barajaron varias posibilidades de gobierno: un pacto de CiU y del PSC para gobernar Cataluña, la llamada Sociovergencia, que resultaba inviable debido a las aspiraciones de ambos; un pacto nacionalista entre CiU y ERC y, por último, reeditar el tripartito opción que finalmente se consiguió a pesar del fracaso del primero. A pesar de las diferencias entre los tres partidos de izquierdas, en esta ocasión sí va a ser posible terminar la legislatura debido al éxito del pacto de financiación con el gobierno central. Ante esta situación es difícil ver el comportamiento electoral para el próximo año. El PSC sigue siendo el primer partido de Cataluña tanto en municipios como en las elecciones generales (con un histórico resultado de 25 diputados sobre los 10 de CiU) pero en las europeas de este año descendió muchos votos y todo está por ver. CiU podría aumentar votos pero su aislamiento de la financiación le va a perjudicar. ERC se mantendrá igual mientras que ICV podría perder algún escaño en sintonía con la caída de IU en el conjunto de España. El PP con su oposición enfrentada a la financiación ya ha sido catalogado como catalanófobo y acusado de instigar conflictos entre regiones españolas. Una vez más es muy probable su descenso en Cataluña. Por último Ciudadanos lo más seguro es que pierda sus tres diputados debido a sus luchas internas y su inestabilidad así como un programa poco definido, estos votos irán a parar a Unión Progreso y Democracia que, aún así, tendrá poco que hacer en una región con las características de Catalunya.


No hay comentarios:

Publicar un comentario