miércoles, 11 de enero de 2017

La historia de la estación de Atocha

La estación de Atocha es el principal punto de conexiones ferroviarias de la capital de España, Madrid, y también la estación más importante del país, tanto por su extensión como por ser el centro de la red ferroviaria nacional al partir de ella multitud de líneas hacia el sur, este y noreste de España. Así, cada año unos 90 millones de viajeros la utilizan, la mayoría de ellos de la red regional de Cercanías de Madrid (60 millones) pero también 10 millones del Metro de Madrid y 18 millones de otros servicios ferroviarios como las redes de Media y Larga Distancia y la alta velocidad. 
La estación en sus primeros tiempos.

La estación tiene sus orígenes a mediados del siglo XIX con la construcción de los primeros ferrocarriles españoles. Inicialmente era un simple embarcadero, construido hacia 1851, pero unos años después se amplió al actual edificio histórico de 1892, conocida como Estación del Mediodía. En esa época era propiedad de la compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante (MZA), y todavía hoy se pueden observar esos nombres en la fachada si uno se fija con atención. La arquitectura de la estación es un ejemplo de uso conjunto de hierro y cristal para la cubierta junto a elementos del historicismo como el ladrillo y las columnas de estilo oriental. 
 La estación en 1981, cuando el edificio histórico aún albergada los andenes y las vías.

En el siglo XX la demanda de viajeros fue aumentando paulatinamente y tuvo que ir ampliándose con pequeños edificios adyacentes. Con la nacionalización de los ferrocarriles en 1941 y la creación de RENFE, Atocha, como las demás estaciones, pasó a pertenecer al Estado y cuando RENFE se dividió en Renfe Operadora y Adif en 2005, pasó a depender de Adif, empresa estatal que gestiona las infraestructuras ferroviarias. 

Antes de eso, a finales de los 80, la estación estaba colapsando. La creación de Cercanías y el aumento considerable de viajeros hizo que el antiguo edificio no fuese capaz de asumir su función. Por ello, se planteó una inmensa reforma y ampliación de la estación ya que, si no, la única opción sería crear una nueva. El encargado del proyecto fue el famoso arquitecto Rafael Moneo.  

Así, en 1992 se inauguró la nueva Atocha, que está compuesta no por una sino por hasta cinco estaciones diferentes que forman, todas ellas, un macrocomplejo ferroviario en el que conviven dos anchos de vía diferentes, el ibérico y el europeo:
 Vista satelital de la estación de Atocha en la actualidad (Elaboración propia). Pulsar para ampliar.

-          Estación histórica del siglo XIX: dejó de albergar andenes y vías y fue reconvertida en una gran sala de espera y de estar con restaurantes, servicios, etc. Además, se construyó un invernadero con plantas tropicales y un estanque famoso por habitar en él tortugas. Desde ella se puede acceder a las dos siguientes estaciones. 
 Vista de la estación de 1892 en la actualidad.

-          Atocha-Cercanías: es una estación pasante, es decir, no acaban las líneas en ella (salvo casos concretos) sino que continúan hacia Chamartín gracias a los túneles de la Risa (llamados así porque en la época en la que se plantearon en los años 30 había una atracción infantil que se llamaba así y el proyecto de túnel recordó a la misma). Alberga a los trenes de Cercanías, Media Distancia y algunos de Larga Distancia hacia Chamartín. Por ello, es la estación con más pasajeros del complejo y la que tiene más ajetreo. En 2004 fue testigo del terrible atentado del 11 de Marzo, al estallar varias bombas en un tren que acababa de llegar a la estación desde el Corredor del Henares (los otros tres trenes atacados estaban aún haciendo el recorrido hacia Atocha). En homenaje y recuerdo al atentado, en el vestíbulo que comunica con el Metro se construyó un monumento a las víctimas. 
 Principal acceso a Atocha-Cercanías y a la parada de Metro de Atocha Renfe.

-          Puerta de Atocha: aún es una estación con fondo de saco (es decir, que no es pasante y las vías finalizan su recorrido en ella) pero la construcción de un nuevo túnel de la Rosa exclusivo para la alta velocidad hará que Atocha y Chamartín estén también comunicadas de esa forma. Acoge a trenes de alta velocidad (entre ellos el AVE) y de Larga Distancia. Se sitúa a espaldas de la estación original. A finales de los años 2000 fue ampliada hacia el sureste debido al crecimiento de la demanda de alta velocidad por la construcción de nuevas líneas hacia el este peninsular. Dicha ampliación es por sí sola más grande que la estación original. 
 Vista de la enorme estación de Puerta de Atocha.

-          Metro Atocha Renfe: comunica con Atocha-Cercanías mediante el gran intercambiador construido con la reforma y del que destaca el templete de acceso con cúpula. La estación de Metro se ubica bajo la Avenida Ciudad de Barcelona y se inauguró en 1988. El objetivo era que la estación de tren tuviese conexión directa con el Metro, ya que hasta entonces la parada del metropolitano más cercana era la estación de Atocha, la cual se sitúa a unos 500 metros de la de tren.

1 comentario: