domingo, 14 de diciembre de 2014

Las asignaturas con la LOMCE I: ESO




 El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, promotor de la actual ley.

La séptima ley educativa desde 1985, la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), enmienda total de la Ley Orgánica de Educación (LOE) de 2006, supone grandes cambios en el currículo de nuestra enseñanza (es decir, en objetivos, contenidos, metodologías y criterios de evaluación) y, por tanto, en las asignaturas que se cursan.

Como profesor en formación de ESO y Bachillerato, voy a centrarme en estos dos artículos en las asignaturas de estos dos periodos concretando cuáles salen bien paradas con la LOMCE y cuáles, lamentablemente, pierden un peso considerable.

ESO

Lo primero a destacar es que la LOMCE ha establecido un nuevo sistema de división de las asignaturas, más complejo que el anterior. Ahora existen asignaturas troncales generales y, en 4º curso, troncales de elección. Además, existen las asignaturas específicas, que ya veremos cuáles son, y, por último, las de libre configuración autonómica que, se entiende, deja en manos de las comunidades autónomas.

Centrándonos en los tres primeros cursos de la ESO, que constituyen el nuevo primer ciclo del periodo (antes el primer ciclo era solo 1º y 2º), tenemos como materias troncales generales, es decir, obligatorias para todos: Lengua Castellana y Literatura, Primera Lengua Extranjera, Geografía e Historia, Biología y Geología (en 1º y 3º), Física y Química (en 2º y 3º) y Matemáticas. En 3º, Matemáticas se divide ya en académicas y aplicadas, y hay que elegir una de las dos. Las académicas se orientan al Bachillerato y las aplicadas a la Formación Profesional, haciendo a los niños de 13 años elegir ya al acabar 2º. Existiría la posibilidad de, en 4º, pasarse a las otras Matemáticas pero se supone que ese cambio sería complicado para el alumno.

Por tanto, se puede ver que las asignaturas tradicionales mantienen su peso e incluso lo ganan con la LOMCE: Lengua y Literatura, Lengua Extranjera, Matemáticas, Geografía e Historia y las ciencias naturales, ahora divididas desde el principio en Biología y Geología y Física y Química.

Por el contrario, asignaturas correspondientes a las artes y a formaciones más transversales, pierden su obligatoriedad y pasan al cajón de asignaturas específicas, de las cuales hay que elegir un mínimo de tres. Dentro de esta clasificación hay diferencias, ya que Educación Física y Religión o Valores Éticos deben cursarse siempre (volviéndose así obligatorias en la práctica) pero teniendo que elegir entre una y cuatro de las siguientes: Tecnología, Música, Educación Plástica y Visual, Segunda Lengua Extranjera, Iniciación a la Actividad Profesional y Cultura Clásica. Las tres primeras con la LOE eran obligatorias en los tres primeros cursos de la ESO y las otras tres eran optativas. 
 (Pulsar para ver más grande)

Centrándonos ahora en el 4º curso, que constituye el segundo ciclo de la ESO para la LOMCE, se producen importantes cambios. Lo primero es que hay que elegir entre un 4º de enseñanzas académicas para acceder a Bachillerato y un 4º de enseñanzas aplicadas para entrar en la Formación Profesional de Grado Medio. La elección está clara y, a priori, no hay vuelta atrás, al menos sencilla.

Enseñanzas académicas:
Materias troncales generales: Lengua Castellana y Literatura, Matemáticas Académicas, Primera Lengua Extranjera y Geografía e Historia.

Materias troncales de opción (a elegir dos): Física y Química, Biología y Geología, Latín y Economía. Disminuyen así respecto a las que incluía la LOE.

Enseñanzas aplicadas:
Materias troncales generales: Lengua Castellana y Literatura, Matemáticas Aplicadas, Primera Lengua Extranjera y Geografía e Historia.

Materias troncales de opción (a elegir dos): Ciencias Aplicadas a la Actividad Profesional, Tecnología e Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial. Menos opciones que a las enseñanzas académicas.

Es muy criticable que no se permita la combinación o que se crea que a una persona de Bachillerato no le puede ser útil la asignatura de Tecnología o a una de Formación Profesional la asignatura de Economía, por ejemplo. Se parte de una valoración errada de la concepción educativa, cerrada y sin puentes entre las disciplinas y las áreas.

Por último, las materias específicas son iguales para los dos cuartos. Deben elegirse un mínimo de tres y un máximo de seis materias. Como en los cursos anteriores, Educación Física y Religión o Valores Éticos deben cursarse siempre y, luego, hay que cursar entre una y cuatro de las siguientes:
Segunda Lengua Extranjera, Tecnologías de la Información y la Comunicación, Artes Escénicas y Danza, Educación Plástica y Visual, Música, Cultura Clásica, Filosofía y Cultura Científica.
  
Así, la LOMCE elimina la Ética de 4º, que existía desde los años 90, además de Educación para la Ciudadanía, que había creado la LOE. Asignaturas que eran de modalidad antaño ahora son específicas y se crean otras que antes no existían, como Cultura Científica o Artes Escénicas y Danza.

En definitiva, la LOMCE obliga al alumno a elegir antes su futuro (de facto en 3º y de iure en 4º), no permite ninguna combinación, crea un sistema rígido y en el que priman las materias tradicionales en perjuicio de las artes y materias más transversales, que pierden su obligatoriedad

No hay comentarios:

Publicar un comentario