martes, 9 de diciembre de 2014

Ciudades españolas con impresionantes localizaciones



La Península Ibérica comenzó a habitarse hace milenios y las primeras ciudades surgieron siglos antes del nacimiento de Cristo, que marca el inicio de nuestra Era. Se considera a Cádiz como nuestra ciudad más antigua, fundada alrededor del siglo XII a. C por comerciantes fenicios. Cádiz actualmente se halla en una estrecha península que impide que siga creciendo demográficamente pero cuando fue fundada era una pequeña isla. Está unida al continente por un estrecho cordón de arena, por el que comunica mediante carretera y ferrocarril, aunque existen largos puentes que la unen con el continente por otros puntos. Aparte de esta impresionante localización, Cádiz se puede considerar que en su día estaba doblemente aislada ya que la tierra con la que comunica está rodeada de marismas que la aislaban a su vez del resto de la provincia, las cuales pueden observarse en la imagen de satélite inferior. Actualmente los sistemas de comunicaciones han eliminado ese aislamiento de Cádiz que fue el primer puerto de España y el único que en el pasado podía comerciar con la América Hispana y hoy es la capital de su provincia, aunque no la ciudad más grande ya que Jerez de la Frontera es bastante mayor. 

Otra ciudad española con una impresionante localización es Ceuta, situada en el norte de África, justo al otro lado del Estrecho de Gibraltar. Es considerada por algunos autores como una de las dos Columnas de Hércules, junto a Gibraltar, ya que se encuentra justo enfrente del Peñón. Ceuta, como Cádiz, se hallaba en su día en una pequeña península que se puede ver en la imagen de satélite pero actualmente su crecimiento la ha expandido hacia el oeste, aunque aún a una distancia prudente de la frontera con Marruecos. Debido a su localización norteafricana, Ceuta es, junto con Melilla, la única ciudad autónoma de España. 

Yéndonos al norte tenemos la gemela de Cádiz: A Coruña. Es considerada su gemela por varias razones. La primera es que, según la leyenda, fue fundada también por Hércules quien, después de abrir el Estrecho de Gibraltar con su fuerza sobrehumana, subió por la costa atlántica peninsular hasta donde hoy se sitúa A Coruña, en donde luchó contra el gigante Gerión, derrotándolo. Este acontecimiento se recuerda en el escudo de Coruña, en el que aparece una calavera y dos tibias, los de Gerión. La segunda razón de ese hermanamiento es que ambas se sitúan en penínsulas y tienen semejanzas físicas, teniendo en cuenta lo separadas que están una de la otra. A Coruña fue la capital de Galicia hasta que en los 80 fue nombrada Santiago de Compostela como nueva capital autonómica. Sin embargo, mantiene su importancia e influencia como principal ciudad económica de Galicia aunque no la mayor, siendo esa Vigo.

Pero no solo hay ciudades con localizaciones marítimas imponentes. Jaén, capital de la provincia homónima, se sitúa en las laderas del Cerro de Santa Catalina, y en su cima se encuentra el castillo que domina la ciudad. Entre sus distintos barrios hay considerables diferencias de altitud debido a encontrarse en esa ladera. En la foto se puede ver su emplazamiento. 

Volviendo a la costa, en Alicante tenemos otro emplazamiento impresionante. La ciudad se encuentra en una zona que alterna partes llanas entre colinas muy destacables. Los restos arqueológicos muestran que dos de ellas fueron puntos de interés en el pasado ya que la ciudad romana de Lucentum y el Castillo de Santa Bárbara se hallan en ellas. La ciudad actual se esparce por el llano respetando sus colinas históricas, sobresaliendo sobre la urbe moderna. 

Hay una ciudad española de la que no podemos olvidarnos en cuanto a emplazamiento destacable y es Toledo, capital de Castilla-La Mancha. Sus orígenes históricos se remontan a época prerromana y desde el reino visigodo ha tenido una importancia reseñable para España. Fue sede de la corte de Castilla y de la española durante el reinado de Carlos I.
Su casco histórico se eleva sobre el río Tajo en una colina de más de cien metros de altura formando un meandro denominado torno del Tajo. Sin embargo, desde mediados del siglo XIX se ha ido extendiendo fuera de su recinto original y medieval, que es el que hace de Toledo una ciudad especial, a mi juicio, la más encantadora ciudad medieval. 

Sin movernos del interior peninsular tenemos otra ciudad Patrimonio de la Humanidad situada en un lugar abrupto como las hoces de los ríos Huécar y Júcar, sobre un cerro rocoso: Cuenca. Sin embargo, allí solo se encuentra el casco antiguo ya que la ciudad se ha expandido por zonas adyacentes más llanas. En la foto se puede apreciar cómo Cuenca se encarama sobre el cerro y los ríos como un jinete. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario