domingo, 12 de octubre de 2014

La larga lista de títulos del Rey de España



Su título oficial es simplemente Rey de España pero los predecesores de Juan Carlos I fueron en algunos casos Reyes de España por la gracia de Dios y la Constitución, o Reyes de las Españas, entre otros tratamientos a lo largo de la Historia. La palabra España ya aparecía desde la Edad Media pero entendida en un sentido más bien geográfico y normalmente en plural, las Españas. Desde el siglo XIX el nombre se viene utilizando en singular, “España”, aunque en el reinado de Isabel II se utilizó en plural.  

Sin embargo, el Rey de España tiene otros muchos títulos heredados de una larga historia dinástica, muchos de ellos meramente honoríficos al ser de países extranjeros. En la Constitución actual de 1978 se le reconoce al Rey el derecho a usar todos esos títulos de la Corona. (en cursiva están los títulos que son meramente honoríficos).

Rey de Castilla: Castilla fue uno de los reinos medievales de la Península Ibérica y desde el siglo XIV se convirtió en el más fuerte por tamaño y población. El matrimonio de la reina Isabel I con Fernando II de Aragón hizo que ambos reinos se unificaran dinásticamente creando la base de lo que más tarde sería España. Su escudo de armas, un castillo sobre un fondo carmesí (color tradicional de la monarquía hispánica) está presente en el escudo de España. 
 Corona de Castilla y sus subdivisiones antes de 1492 (las cuales aparecen más abajo como títulos del Rey de España).

Rey de León: Fue creado a partir del Reino de Asturias y Castilla fue solo una escisión suya al principio. Sin embargo, después de dos intentos anteriores de unión de ambos frustrados, el rey Fernando III el Santo heredó de su madre Castilla y, años después, en 1230, León de su padre unificándolos definitivamente. En época de Isabel I compartían instituciones y su fusión era un hecho aunque en la intitulación de los reyes León siempre aparecía justo después que Castilla dándose muestra así de su importancia. Su escudo de armas, un león rampante púrpura, está presente en el escudo de España.

Rey de Aragón: la Corona de Aragón tenía estructura que hoy llamaríamos confederal al estar formada por varios reinos (Aragón, Valencia, Mallorca y el Principado de Cataluña) pero el matrimonio de Fernando II con Isabel I hizo que esta Corona formara parte de lo que más tarde pasaría a llamarse meramente España. Sin embargo, se tardó siglos en unificar las instituciones y leyes de cada reino. Su escudo de armas, la Señal Real de Aragón (conocida comúnmente como las barras de Aragón), está presente en el escudo de España. 

La Corona de Aragón en la actual España. El Rosellón (ver más abajo) pasó a Francia en el siglo XVII.

Rey de las Dos Sicilias: este es uno de los títulos que, evidentemente, son solo tradicionales ya que el Reino de las Dos Sicilias desapareció con la unificación italiana de la década de 1860. Sin embargo, antes había estado muy vinculado primero a Aragón y luego a España ya que Sicilia era parte de la Corona aragonesa y Nápoles fue conquistado en el siglo XV manteniéndose hasta la Guerra de Sucesión.

Rey de Jerusalén: el Reino de Jerusalén desapareció a finales del siglo XIII pero el título siguió existiendo y muchos reyes europeos lo utilizaban como fuente de prestigio (recordar que Jerusalén es Tierra Santa). Actualmente, el monarca español lo mantiene al igual que el de Rey Católico, título que desciende de los Reyes Católicos, quienes lo transmitieron a sus descendientes. Evidentemente, no tiene ningún estatus legal ya que Jerusalén hoy es la capital declarada por Israel.  

Rey de Navarra: otro de los reinos medievales de la Península Ibérica, rápido quedó encajonado en el norte sin posibilidad de expansión al estar rodeado de vecinos cristianos (los cuales siguieron ampliándose al sur a costa de los musulmanes). Sin embargo, sobrevivió mucho tiempo, hasta principios del siglo XVI cuando fue conquistado por Fernando II y anexionado a Castilla aunque manteniendo el nombre de Reino de Navarra y unos amplios privilegios (fueros) que aún hoy mantiene. Su escudo de armas, las cadenas de oro sobre fondo rojo, está presente en el escudo de España.

Rey de Granada: tras la conquista del Emirato nazarí de Granada en 1492, se creó una división administrativa menor en su lugar, el Reino de Granada, que es considerado sucesor del Emirato aunque como jurisdicción dependiente del de Castilla. Su escudo de armas, una granada, aparece en el escudo de España.

Rey de Mallorca: como parte integrante de la Corona de Aragón aunque con etapas de fuerte autonomía respecto a Zaragoza.

Rey de Toledo: parte de Castilla desde la caída de la taifa de Toledo en el siglo XI. Dentro de Castilla era una jurisdicción administrativa como era también el Reino de Granada antes mencionado.  

Rey de Sevilla: al igual que los casos anteriores, tras la conquista de la taifa de Sevilla en el siglo XIII quedó como parte de Castilla.  

Rey de Valencia: la conquista de la taifa de Valencia por parte de Aragón supuso la creación del reino de Valencia aunque de manera diferente a los anteriores castellanos. En Aragón cada reino era muy autónomo respecto al poder real y tenía sus propias cortes y leyes.  

Rey de Galicia: Galicia quedó bajo control de León aunque protagonizó revueltas durante la Edad Media. Al final fue otra de las jurisdicciones de la Corona de Castilla, con una fuerte identidad propia que perdura hasta hoy.  

Rey de Cerdeña: Cerdeña fue uno de los reinos pertenecientes a la Corona de Aragón desde la Baja Edad Media debido a la expansión mediterránea practicada por los aragoneses, que llegaron hasta Grecia. Siguió siendo parte de la Corona hasta la Guerra de Sucesión.

Rey de Córdoba: otro de los reinos castellanos que se crearon tras la conquista sucesiva de las taifas musulmanas. Como Sevilla, Córdoba cayó en el siglo XIII y se convirtió en una jurisdicción de Castilla.  
 Los cuatro reinos andaluces dentro de la Corona de Castilla (y de España) como estaban configurados hasta 1833 (cuando se realizó la actual división de provincias).

Rey de Córcega: caso muy parecido al de Cerdeña pero en el caso de la isla corsa el dominio aragonés fue más breve. Hoy es parte de Francia.

Rey de Menorca: Menorca tuvo periodos de territorio bajo poder de Mallorca y otros con mucha autonomía respecto a ésta. Por ello el rey de España es también de Menorca, algo que no ocurre con las islas más occidentales de Baleares, siempre dependientes férreamente de Mallorca.

Rey de Murcia: como en el caso de Sevilla, Toledo o Córdoba, fue una taifa antes de caer en manos castellanas en el siglo XIII y pasó a ser un reino jurisdiccional de Castilla y luego de España.

Rey de Jaén: idéntico caso al anterior, una taifa conquistada en el siglo XIII por Castilla y convertida en una jurisdicción de ésta.  

Rey de los Algarves: son una región al sur de Portugal que Castilla reclamó al reino luso en su día pero que actualmente es parte clara de Portugal.

Rey de Algeciras: ciudad situada en una bahía en medio del Estrecho de Gibraltar que tiene una importancia estratégica muy destacable aún hoy.  

Rey de Gibraltar: título que es muy conveniente para señalar la reivindicación histórica de España sobre el Peñón de Gibraltar, conquistado por Gran Bretaña durante la Guerra de Sucesión y que aún mantiene como territorio de ultramar y colonia. Todavía este pequeño territorio es motivo de conflictos entre ambos países.

Rey de las Islas Canarias: la conquista de Canarias no fue de una sola vez sino que primero se conquistaron las islas más pequeñas por parte de auténticos mercenarios al servicio de Castilla. La conquista de Tenerife y Gran Canaria fue más complicada debido a la resistencia de los guanches a ella. Finalmente una escuadra enviada por Castilla doblegó a todas las islas por lo que Canarias es parte de España desde el siglo XV.  

Rey de las Indias Orientales y Occidentales y de las Islas y Tierra Firme del Mar Océano: título honorífico por el que se hace referencia a las Indias, tanto las de América como las de Asia, como colonias españolas que fueron entre los siglos XVI y XIX además de todas las islas que hubiera entre ambas. Evidentemente este título nunca se aplicó del todo ya que España aunque llegó a dominar buena parte del continente americano tuvo fuera de sus manos territorios como Brasil mientras que en Asia su única colonia grande fue Filipinas.

Archiduque de Austria: título heredado de los Habsburgo, no tiene validez al suprimirse la monarquía en Austria tras la Primera Guerra Mundial. Desde entonces los Habsburgo son una dinastía sin reino.

Duque de Borgoña: los Reyes Católicos casaron a su hija Juana con Felipe de Habsburgo y Borgoña y su nieto, Carlos, heredó este territorio al igual que los hispánicos y el título de emperador de su abuelo paterno. Borgoña se encuentra actualmente en Francia.

Duque de Brabante: otro ducado histórico que ya no existe. Se encontraba entre las actuales Bélgica y Holanda.

 Duque de Milán: el Milanesado fue conquistado en el siglo XVI por Carlos I y pasó a ser uno más de sus territorios. Fue perdido en la Guerra de Sucesión y pasó a Austria. Actualmente se corresponde aproximadamente con la región italiana de Lombardía.

Duque de Atenas: antes se mencionaba que Aragón se expandió por el Mediterráneo hasta Grecia e incluso llegó a crear dos ducados, uno de ellos el de Atenas, que poseyó relativamente poco tiempo ya que fue conquistado a principios del siglo XIV y perdido en 1390. Por tanto nunca fue parte de España sino solo de Aragón.

 Los ducados de Atenas y Neopatria en el siglo XIV.
Duque de Neopatria: como el ducado anterior, Neopatria fue conquistado por los aragoneses (concretamente los famosos almogávares) y perdido unos setenta años después.  

Duque de Limburgo: este ducado estaba situado entre las actuales Bélgica y Holanda y, como los de Brabante y Borgoña, fueron heredados por Carlos I de su padre y su abuela paterna y parte de España hasta la independencia de las Provincias Unidas.

Conde de Habsburgo: por herencia de la dinastía homónima, ya que el actual Rey de España, Felipe VI, es de la dinastía Borbón.  

Conde de Flandes: Flandes era un territorio que hoy forma parte mayoritariamente de Holanda y de Bélgica (de hecho el norte de Bélgica se llama Flandes) y que en gran medida se perdió con la independencia de las Provincias Unidas (actual Países Bajos).  

Conde del Tirol: el Tirol es una región del norte de Italia que estuvo en disputa entre España y Austria y más tarde entre Italia y Austria.

Conde del Rosellón: situado al norte de Cataluña, hoy en día es parte de Francia tras la Paz de los Pirineos de 1659 y acabar así con las hostilidades que habían enfrentado a ambos países durante la Guerra de los Treinta Años. Desde entonces España no tiene territorios al norte de los Pirineos.

Conde de Cerdaña: el otro condado catalán, Cerdaña, sí quedó bajo soberanía española al situarse más al sur de los Pirineos. Se encuentra en la provincia de Girona.

Conde de Barcelona: el condado catalán más importante era el de Barcelona y tenía supremacía sobre los demás. Desde la unión de los condados con el reino de Aragón tras el matrimonio de Ramón Berenguer IV con Petronila de Aragón, el título de conde de Barcelona va unido, primero al de rey de Aragón y desde la unificación dinástica, al de rey de España salvo una excepción ocurrida hace poco: el padre del Rey Juan Carlos, Juan de Borbón, nunca llegó a ser rey de España pero sí tuvo el título de conde de Barcelona. A su muerte en 1993 el título volvió a ser del rey.  
 La complicada división de Cataluña entre los diferentes condados del siglo VIII al XII. Al final el de Barcelona consiguió la supremacía definitiva sobre los demás con Ramón Berenguer IV.

Conde de Girona: otro de los condados catalanes.

Conde de Osona: otro de los condados catalanes.  

Conde de Besalú: otro de los condados catalanes.

Conde de Covadonga: Covadonga fue donde la tradición considera que comenzó la “Reconquista” con la primera derrota de los musulmanes desde su entrada en la Península en 711 a manos del caudillo Pelayo. Por tanto, es un lugar con una fuerte carga simbólica como origen remoto de la actual monarquía española.

Señor de Vizcaya: Vizcaya era un señorío muy particular ya que existía la hidalguía universal, es decir, en principio todo vizcaíno era hidalgo y, por tanto, parte de la Baja Nobleza. Este señorío era parte de Castilla y solo incluía la zona de la provincia actual homónima.

Señor de Molina: se refiere a Molina de Aragón, situada en la provincia de Guadalajara y que hacía de frontera castellana con Aragón. Desde el siglo XIV el señor de Molina pasó a ser primero el rey de Castilla y, posteriormente, el de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario