martes, 3 de diciembre de 2013

¿Qué es la Historia Contemporánea?




 El reloj de la Historia. De las 24 horas del día, la inmensa mayoría correspondería a la Prehistoria y tan solo el último minuto equivaldría a la Edad Contemporánea. 

Como todo en la vida, la Historia tiene sus diferencias y peculiaridades según la cultura que la estudie. En el caso de la Historia Contemporánea, el periodo que comprende varía considerablemente de unas a otras. 
Generalmente se considera que la Historia Contemporánea es la más reciente en el tiempo o, como su nombre indica, la de nuestros días. Hay que recordar que la división de la Historia en edades apareció por primera vez en el Renacimiento, al separar la Edad Media como una etapa intermedia entre el periodo clásico y los tiempos modernos del Humanismo (que menospreciaron a la Edad Media, de ahí su nombre). Con el periodo de profundos cambios que se dio a finales del siglo XVIII y en el siglo XIX, los historiadores optaron por abrir una nueva edad, pero hay muchas diferencias sobre cuándo exactamente comenzaría: 
 
En la historiografía anglosajona la Historia Contemporánea es la Historia de nuestro tiempo o, como mucho, la del siglo XX.
En la historiografía de los países mediterráneos, por influencia francesa, la Edad Contemporánea comienza a finales del siglo XVIII, con la Revolución en dicho país.
En Europa Oriental y Turquía la Edad Contemporánea comienza a partir de la Primera Guerra Mundial.
En los países que alcanzaron su independencia con la descolonización, la Historia Contemporánea comenzó justamente a mediados del siglo XX.

En España comúnmente se utiliza la versión mediterránea o francesa y en los colegios e institutos se dividen de forma rígida las edades entre Prehistoria e Historia primero, y luego ésta última en Edad Antigua (3.000 a. C aprox-476 d. C), Edad Media (476-1453 o 1492), Edad Moderna (1453 o 1492-1789) y Edad Contemporánea (1789-presente). Esta división tan exacta y rígida es absurda ya que en un año no se cambia de edad sino que estudiarlo así y dividirlo es fruto de que hubo cambios muy profundos que permiten hablar de etapas diferentes. Cambios que podían ocupar aproximadamente unos 100 años hasta asentarse, por lo que yo prefiero separar las edades por siglos: Edad Antigua (IV milenio a. C-S. V d. C), Edad Media (S. V-S. XV), Edad Moderna (S. XV-X. XVIII) y Edad Contemporánea (S. XVIII-XIX-actualidad). Que esta división en siglos también tiene sus matices es evidente, pero sirve para el estudio a nivel elemental en las aulas se primaria y secundaria.  

La Edad Contemporánea, ¿tiene un final fijo o, por el contrario es móvil? Otro debate entre historiadores. En los últimos tiempos está surgiendo la concepción de Historia del mundo actual o del tiempo presente que, por su especifidad en métodos y contenidos, podría convertirse en una nueva etapa en los futuros manuales de Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario